Gran ci­ne in­vi­si­ble

La Mor­te Rou­ge nos alum­bra so­bre el po­der es­pe­cu­lar del ci­ne, so­bre los me­ca­nis­mos de la fic­ción.

Tiempo - - VISIONES - VI­CEN­TE MO­LI­NA FOIX

la me­jor pe­lí­cu­la del año no ha si­do es­tre­na­da en los ci­nes, pe­ro es­tá vi­si­ble. Ha­ce más de tres lus­tros, pa­ra con­me­mo­rar el cen­te­na­rio del sép­ti­mo ar­te, una edi­to­rial fran­ce­sa pu­bli­có en un be­llí­si­mo li­bro de gran for­ma­to una Ant­ho­lo­gie du ci­né­ma in­vi­si­ble, que se com­po­nía de guio­nes es­cri­tos, en­tre vi­vos y muer­tos, por fi­gu­ras de la ta­lla de Ar­taud, Pa­ve­se, Brecht, Ma­grit­te, Gó­mez de la Ser­na, Gar­cía Lor­ca, Du­champ, Zweig, Maia­kovs­ki, Sar­tre, en­tre otros mu­chos has­ta com­ple­tar la ci­fra de cien. Eran guio­nes nun­ca rea­li­za­dos, o más bien sue­ños fíl­mi­cos de poe­tas, pin­to­res, dra­ma­tur­gos y no­ve­lis­tas que usa­ban la li­te­ra­tu­ra pa­ra ima­gi­nar el ci­ne.

La pe­lí­cu­la La Mor­te Rou­ge pa­só por suerte del pa­pel a la ima­gen, del sue­ño a la reali­dad, y cons­ti­tu­ye el úl­ti­mo tra­ba­jo ex­ten­so de Víctor Eri­ce, el ma­yor ci­neas­ta es­pa­ñol con­tem­po­rá­neo y, des­de 1992, el más in­vo­lun­ta­ria­men­te se­cre­to. En ese año se es­tre­nó su ex­ce­len­te lar­go­me­tra­je so­bre la la­bor pic­tó­ri­ca de An­to­nio López, El sol del mem­bri­llo, aunque no ha des­can­sa­do des­de en­ton­ces; hi­zo y si­gue ha­cien­do pe­que­ños fil­mes in­de­pen­dien­tes, tra­ba­jó lar­ga­men­te en una frus­tra­da adap­ta­ción de la no­ve­la de Mar­sé El em­bru­jo de Shangai, de la que que­da pu­bli­ca­do su ex­tra­or­di­na­rio guion, in­ter­cam­bió con el di­rec­tor ira­ní Kia­ros­ta­mi una co­rres­pon­den­cia en vídeo y reali­zó dos en­car­gos que re­sul­ta­ron ser dos obras maes­tras, Alum­bra­mien­to, que da­ta de 2002, y La Mor­te Rou­ge, fil­ma­da en 2006. Aho­ra se han dis­tri­bui­do por la fir­ma Ro­se­bud (en co­la­bo­ra­ción con FNAC), en un DVD de con­te­ni­do y ca­li­dad ex­cep­cio­na­les, con un par de ex­tras muy in­tere­san­tes y una ex­ten­sa y elo­cuen­te con­ver­sa­ción de Eri­ce con el crí­ti­co Ma­nuel Asín.

Alum­bra­mien­to dura 11 mi­nu­tos, La Mor­te Rou­ge, 34, pe­ro en esos tres cuar­tos de ho­ra en­con­tra­mos in­nu­me­ra­bles mo­men­tos de gran ci­ne, y, en el ca­so del me­dio­me­tra­je, tal vez la obra más per­so­nal y re­ve­la­do­ra del di­rec­tor do­nos­tia­rra.

Eri­ce es el ma­yor ci­neas­ta es­pa­ñol con­tem­po­rá­neo y, des­de 1992, el más in­vo­lun­ta­ria­men­te se­cre­to

Alum­bra­mien­to for­mó par­te de un lar­go­me­tra­je di­fun­di­do en las sa­las co­mer­cia­les de al­gu­nos paí­ses con po­ca re­so­nan­cia, pe­se a ser sus au­to­res Wer­ner Her­zog, Jim Jar­musch, Chen Kai­ge, Spi­ke Lee, Aki Kau­ris­mä­ki y Wim Wen­ders, ade­más de Eri­ce. Con una be­llí­si­ma fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro de gran ri­que­za cro­má­ti­ca, de otro mag­ní­fi­co se­miol­vi­da­do, Ángel Luis Fernández, es un poe­ma lí­ri­co so­bre el na­ci­mien­to de un ni­ño, una guerra, una can­ción po­pu­lar, una man­cha de san­gre y el com­pás de un tiem­po que ad­quie­re los per­fi­les de una epopeya pri­va­da.

Cua­tro años des­pués de aquel film co­lec­ti­vo (de muy de­sigual ca­li­dad, to­do hay que de­cir­lo), Eri­ce reali­zó con pro­duc­ción del CCC de Bar­ce­lo­na y La ca­sa en­cen­di­da de Ma­drid La Mor­te Rou­ge, ex­hi­bi­da so­lo en las ex­po­si­cio­nes allí ce­le­bra­das. Es­cri­ta y na­rra­da por el di­rec­tor, con una ca­den­cia vo­cal que a ra­tos lle­ga a ser una hip­nó­ti­ca sal­mo­dia, La Mor­te Rou­ge, nom­bre de la ciu­dad mis­te­rio­sa de un film de te­rror, La garra es­car­la­ta, que ob­se­sio­nó al ni­ño Eri­ce es­pec­ta­dor del sun­tuo­so y hoy des­apa­re­ci­do Kur­saal de San Sebastián, nos alum­bra so­bre el po­der es­pe­cu­lar del ci­ne, so­bre la intrahistoria de nues­tro país, so­bre los me­ca­nis­mos de la fic­ción, to­do con la tex­tu­ra de un re­la­to de ini­cia­ción que in­tri­ga tan­to co­mo con­mue­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.