LOS HI­JOS IN­VI­SI­BLES DE LOS FA­MO­SOS

Mien­tras ce­le­bri­ties al­gu­nas pre­su­men de pa­ter­ni­dad, otros pre­fie­ren que sus pe­que­ños vi­van en el ano­ni­ma­to.

Tiempo - - SOCIEDAD - MA­CU LLO­REN­TE tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Fren­te a Su­ri, Mad­dox o Brooklyn, es­tán tam­bién otros hi­jos de fa­mo­sos a los que sus pa­dres man­tie­nen apar­ta­dos de los flas­hes de los pa­pa­raz­zi. A es­tos nos cues­ta po­ner­les ca­ra, y a ojos de la opi­nión pú­bli­ca son prác­ti­ca­men­te in­vi­si­bles, aunque en la ma­yo­ría de los ca­sos lo tie­nen com­pli­ca­do pa­ra pro­te­ger su in­ti­mi­dad. Es el ca­so del pre­si­den­te fran­cés, Ni­co­las Sar­kozy, y Car­la Bru­ni, quie­nes han lu­cha­do pa­ra es­qui­var a la pren­sa y apar­tar a su hi­ja Giu­lia de los fo­tó­gra­fos. La pri­me­ra da­ma ya ha­bía avi­sa­do que ha­ría to­do lo po­si­ble pa­ra que no co­no­cié­ra­mos a su be­bé cuan­do na­cie­ra: “Com­pren­do el in­te­rés me­diá­ti­co, pe­ro nun­ca mos­tra­ré sus fo­tos, nun­ca la ex­pon­dré”. Pe­ro la fo­to más es­pe­ra­da sí se con­si­guió unos días des­pués. No pu­di­mos ver su ca­ri­ta, pe­ro los fo­tó­gra­fos sí cap­ta­ron la es­tam­pa fa­mi­liar en uno de los pri­me­ros pa­seos de Giu­lia por la ca­pi­tal del Se­na. Es­ta po­lí­ti­ca se­gui­da por Sar­kozy es nue­va pa­ra él, ya que los tres hi­jos de su pri­mer ma­tri­mo­nio han apa­re­ci­do ha­bi­tual­men­te en la pren­sa. El que tam­bién ha querido pro­te­ger a sus hi­jas del ojo pú­bli­co ha si­do Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, aunque con po­ca for­tu­na, ya que a raíz de un en­cuen­tro fa­mi­liar con los Oba­ma en la Ca­sa Blan­ca, y a con­se­cuen­cia de un des­pis­te, se dis­tri­bu­ye­ron unas fo­tos de las hi­jas del pre­si­den­te es­pa­ñol que no es­tu­vie­ron exen­tas de po­lé­mi­ca. Y no era la pri­me­ra vez: du­ran­te las pri­me­ras va­ca­cio­nes de Za­pa­te­ro co­mo pre­si­den­te una re­vis­ta pu­bli­có unas imá­ge­nes de las ni­ñas en un bar­co. Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y su mu­jer ex­pre­sa­ron su “pro­fun­do ma­les­tar” y pi­die­ron a la pu­bli­ca­ción que se abs­tu­vie­se de di­fun­dir imá­ge­nes de sus hi­jas me­no­res de edad. No son los úni­cos per­so­na­jes pú­bli­cos que es­con­den a sus hi­jos de los pa­pa­raz­zi. Ac­to­res co­mo Javier Bar­dem y Pe­né­lo­pe Cruz in­clu­so es­tán dis­pues­tos a acu­dir a la Jus­ti­cia pa­ra pro­te­ger la in­ti­mi­dad de su hi­jo Leo. Pe­ro a pe­sar de su em­pe­ño, los pa­pa­raz­zi han lo­gra­do en va-

rias oca­sio­nes cap­tar a los protagonistas de Vicky Cris­ti­na Bar­ce­lo­na jun­to a su re­to­ño. Fue du­ran­te un paseo por Los Án­ge­les don­de pu­di­mos ver por pri­me­ra vez la ca­ra del ni­ño. Tras la pu­bli­ca­ción de las fo­tos el pa­sa­do abril, la re­vis­ta tu­vo que pe­dir dis­cul­pas por “vio­lar el de­re­cho a la in­ti­mi­dad fa­mi­liar”. In­clu­so se han lle­ga­do a pu­bli­car fo­tos de Leo en va­rias webs ame­ri­ca­nas sin pi­xe­lar­le la ca­ra, ya que en EEUU no exis­te una ley que prohi­ba pu­bli­car imá­ge­nes de me­no­res sin el con­sen­ti­mien­to paterno. La pos­tu­ra de man­te­ner su in­ti­mi­dad fa­mi­liar le­jos de la pren­sa se pu­so una vez más de ma­ni­fies­to ha­ce un par de me­ses du­ran­te el des­can­so de un ro­da­je de Pe­né­lo­pe en Sa­ra­je­vo. “Te co­noz­co. Pu­bli­cas­te fo­tos con mi hi­jo, aunque el acuer­do era que no se hi­cie­ra eso. ¡Qué ver­güen­za!”, le re­cri­mi­nó la ac­triz a un re­por­te­ro gráfico mien­tras da­ba un paseo con su ma­ri­do y su hi­jo.

Tam­bién el can­tan­te Ale­jan­dro Sanz evi­ta la ex­po­si­ción pú­bli­ca de sus hi­jos y ha op­ta­do por man­te­ner­los le­jos de las por­ta­das de las re­vis­tas. Al igual que Hugh Grant, que in­clu­so ha ido más allá pro­te­gien­do a su hi­ja y ha con­se­gui­do una or­den de ale­ja­mien­to pa­ra los fo­tó­gra­fos. Se­gún la sen­ten­cia los pa­pa

raz­zi ten­drán que es­tar ale­ja­dos de la pe­que­ña al me­nos 100 me­tros. En ca­so de con­tra­ve­nir la or­den, que po­dría crear ju­ris­pru­den­cia en el Reino Uni­do, los pro­fe­sio­na­les po­drían ver in­cau­ta­do su ma­te­rial fo­to­grá­fi­co, ser mul­ta­dos o in­clu­so en­fren­tar­se a pe­nas de cár­cel. La cria­tu­ra a la que su pa­dre in­ten­ta sal­va­guar­dar na­ció ha­ce al­go más de un mes y es fru­to de una re­la­ción fu­gaz que tu­vo el pro­ta­go­nis­ta de Not­hin Hill con una jo­ven ac­triz chi­na, Tin­glan Hong.

Ex­pues­tos a los flas­hes.

Fran Rivera ha re­cu­rri­do al ase­so­ra­mien­to le­gal an­te el aco­so de los pa­pa

raz­zi, aunque es fre­cuen­te que el to­re­ro dé la vuel­ta al ruedo con su hi­ja Ca­ye­ta­na en al­gu­na de sus co­rri­das, ale­gan­do que es li­bre de ex­po­ner­la an­te los me­dios cuan­do quie­re. Sin em­bar­go la ac­ti­tud de otros pa­dres fa­mo­sos es muy dis­tin­ta res­pec­to a la pren­sa y sus hi­jos. A es­tos pe­que­ños les he­mos vis­to na­cer y so­mos tes­ti­gos de su cre­ci­mien­to ca­si mi­nu­to a mi­nu­to. El ca­so más im­pac­tan­te es el de Su­ri, hi­ja de Tom Crui­se y Ka­tie Hol­mes, que tam­po­co se que­da atrás en atraer los fo­cos de los pa­pa­raz­zi. Ha na­ci­do ba­jo los flas­hes y ha he­re­da­do de sus fa­mo­sos pa­pás, no so­lo la be­lle­za y el ta­len­to, sino tam­bién la fa­ma. Des­de pe­que­ñi­ta la ni­ña ya apun­ta ma­ne­ras y a sus 4

Hugh Grant ha con­se­gui­do una or­den pa­ra que los fo­tó­gra­fos se ale­jen 100 me­tros de su hi­ja

años es to­do un re­fe­ren­te pa­ra la mo­da in­fan­til: la he­mos vis­to lu­cien­do za­pa­tos con pe­que­ños ta­co­nes e in­clu­so con los la­bios pin­ta­dos. Co­mo una pe­que­ña

ce­le­bri­tie, su ar­ma­rio, re­ple­to de pren­das de pri­me­ras mar­cas, es­tá es­ti­ma­do en más de tres mi­llo­nes de dó­la­res (2,25 mi­llo­nes de eu­ros). Pe­se a su cor­ta edad, Su­ri tie­ne muy cla­ro que no quie­re pa­sar des­aper­ci­bi­da an­te las cá­ma­ras. Con 5 años ha si­do ya por­ta­da de las re­vis­tas más im­por­tan­tes, la pri­me­ra vez con so­lo 5 me­ses, cuan­do An­nie Lei­bo­vitz, la fo­tó­gra­fa más fa­mo­sa de las ce­le­bri­ties, la re­tra­tó pa­ra Va­nity Fair. Por si fue­ra po­co, la pe­que­ña apa­re­ce en la lis­ta For

bes de 2008 co­mo la ni­ña más in­flu­yen­te del mun­do.

Tam­bién la pre­sen­cia en la pren­sa de la nu­me­ro­sa pro­le de An­ge­li­na Jo­lie y Brad Pitt es apa­bu­llan­te. No hay se­ma­na que Mad­dox, Zaha­ra, Pax, Shi­loh, Knox y Vi­vien­ne no pro­ta­go­ni­cen al­gún reportaje de la pren­sa ro­sa. En es­te ca­so, co­mo en otros, la ex­po­si­ción de los pe­que­ños a los me­dios les sa­le muy ren­ta­ble a sus pro­ge­ni­to­res. Los protagonistas de Mr

and Mrs Smith co­bra­ron diez mi­llo­nes de eu­ros por la exclusiva del na­ci­mien­to de sus ge­me­los, Knox y Vi­vien­ne. Jen­ni­fer López y Marc Ant­hony son otros que mos­tra­ron a gol­pe de ta­lón a sus me­lli­zos Max y Em­me en la re­vis­ta OK!. Por su par­te, Paz Ve­ga y su ma­ri­do Or­son Sa­la­zar tam­po­co tie­nen re­pa­ros en pre­sen­tar a sus vás­ta­gos a la pren­sa. De

he­cho, al mes de na­cer su hi­jo Le­non, lo mos­tra­ban or­gu­llo­sos en la por­ta­da de una re­vis­ta del co­ra­zón. La pa­re­ja ha lle­ga­do in­clu­so a em­bol­sar­se ca­si 200.000 eu­ros por po­sar con sus tres hi­jos: Or­son, Ve­ga y Le­non. Tam­bién Da­vid y Vic­to­ria Beck­ham pa­re­cen en­can­ta­dos de que sus fans co­noz­can a sus re­to­ños. Ade­más, Brooklyn, el ma­yor, ha si­do un re­fe­ren­te de mo­da des­de tem­pra­na edad al usar ro­pa de di­se­ña­do­res co­mo Pra­da y Ch­ris­tian Dior.

Hay otros per­so­na­jes po­pu­la­res a los que no so­lo no les im­por­ta que los fo­tó­gra­fos to­men ins­tan­tá­neas de sus hi­jos, sino que, ade­más, se en­car­gan ellos mis­mos de re­tra­tar­les y col­gar sus imá­ge­nes en la Red. Es el ca­so del can­tan­te Jua­nes, quien no ha de­ja­do de com­par­tir los me­jo­res mo­men­tos de sus hi­jos Lu­na, Pa­lo­ma y Dan­te con sus se­gui­do­res. Y no es el úni­co, la ac­triz Ka­te Hud­son y el roc­ke­ro Matt Be­llamy han mos­tra­do a to­do el mun­do en es­ta red so­cial có­mo es su pri­mer hi­jo, Bing­ham, col­gan­do una ima­gen del pe­que­ño en bra­zos de su ma­má. En nues­tro país, el ca­so más po­lé­mi­co de ex­po­si­ción in­fan­til a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo pro­ta­go­ni­zó Be­lén Es­te­ban. In­clu­so tu­vo que in­ter­ve­nir el De­fen­sor del Me­nor pa­ra in­ves­ti­gar si la

Prin­ce­sa del pue­blo se es­ta­ba lu­cran­do con su hi­ja An­drea. La co­la­bo­ra­do­ra te­le­vi­si­va ha re­co­no­ci­do siem­pre sin nin­gún re­pa­ro: “Yo ha­blo de la vi­da de mi hi­ja”. Y pien­sa se­guir ha­cién­do­lo.

Su pri­me­ra fo­to Car­la Bru­ni sa­lió de la clí­ni­ca con su hi­ja en bra­zos e im­pi­dió que se la re­tra­ta­ra ta­pán­do­le la ca­ra con una man­ta.

No a mi hi­jo. A pe­sar de su em­pe­ño, Pe­né­lo­pe Cruz y Javier Bar­dem no han lo­gra­do evi­tar la ex­po­si­ción de

Leo en la pren­sa.

Fran Rivera Las re­vis­tas del co­ra­zón es­tán

obli­ga­das a pi­xe­lar la ca­ra de Ca­ye­ta­na, la hi­ja

del to­re­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.