Chi­cas dul­ces y hom­bres ma­ci­zos

Des­pués de equi­pa­rar­se en de­re­chos le­ga­les, las mu­je­res tie­nen que se­guir com­ba­tien­do pre­jui­cios se­xis­tas.

Tiempo - - SOCIEDAD - NATIIVEL PRECIIADO

La ad­mi­ra­ción por la per­fec­ción fí­si­ca re­cuer­da a la hi­gie­ne ra­cial y a la se­lec­ción de la es­pe­cie

una jo­ven ar­qui­tec­ta en pa­ro bus­ca tra­ba­jo de­ses­pe­ra­da­men­te. Me cuen­ta una de sus en­tre­vis­tas de tra­ba­jo. El se­lec­cio­na­dor de per­so­nal de una gran em­pre­sa se que­da mi­ran­do la fo­to que acom­pa­ña el cu­rrícu­lo de la can­di­da­ta y di­ce. “Es­ta fo­to no te ha­ce jus­ti­cia. Yo que tú la cam­bia­ría. Eres mu­cho más gua­pa en per­so­na. Ga­nas bas­tan­te al na­tu­ral. Va­mos, que eres gua­pí­si­ma...”. La jo­ven le in­te­rrum­pe pa­ra mar­car dis­tan­cias: “Qui­zá se es­té equi­vo­can­do, bus­co tra­ba­jo co­mo ar­qui­tec­ta”. El ti­po res­pon­de: “¿Qué hay de ma­lo en su­ge­rir­te que cam­bies la fo­to? La que te equi­vo­cas eres tú; se­gu­ro que ten­drías más fu­tu­ro co­mo mo­de­lo”. La aspirante al pues­to de tra­ba­jo se da me­dia vuel­ta y sa­le del des­pa­cho. Inú­til de­nun­ciar di­cho com­por­ta­mien­to.

Des­pués de equi­pa­rar­se en de­re­chos le­ga­les, las mu­je­res tie­nen que se­guir com­ba­tien­do pre­jui­cios se­xis­tas. Da la im­pre­sión de que el pro­gre­so se ha in­te­rrum­pi­do y, de pron­to, se malogra el es­fuer­zo de va­rias ge­ne­ra­cio­nes por al­can­zar la igual­dad de tra­to. Los es­te­reo­ti­pos ma­chis­tas per­vi­ven en las pa­re­jas adolescentes, se­gún re­ve­la­ban los da­tos de una re­cien­te encuesta ela­bo­ra­da por la Fe­de­ra­ción de Mu­je­res Pro­gre­sis­tas. Tres de ca­da diez adolescentes en­cues­ta­dos con­si­de­ran que una mu­jer se sien­te “rea­li­za­da” cuan­do tie­ne no­vio, más del 40% cree que “el chi­co de­be pro­te­ger a su chi­ca” y seis de ca­da diez con­si­de­ran que los ce­los son “nor­ma­les” en una re­la­ción de pa­re­ja. Co­mo si se hu­bie­ra de­te­ni­do el tiem­po ha­ce un si­glo. A ellas les gus­tan los hom­bres con­tro­la­do­res, agre­si­vos, atlé­ti­cos y va­lien­tes, y a ellos las mu­je­res su­mi­sas, tier­nas, dul­ces y com­pren­si­vas.

¿Por qué se per­pe­túan esas imá­ge­nes equí­vo­cas de la mas­cu­li­ni­dad y la fe­mi­ni­dad? Es­ta­mos po­ten­cian­do lo peor de am­bos se­xos. Cul­pa­mos a la pu­bli­ci­dad, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, las pe­lí­cu­las y, so­bre to­do, a esos bo­drios que in­va­den la te­le­vi­sión, don­de las mu­je­res des­equi­li­bra­das bus­can de­ses­pe­ra­da­men­te hom­bres ma­ci­zos. La ob­se­sión por el cul­to al cuer­po me pa­re­ce una mo­da ti­rá­ni­ca con un so­te­rra­do to­que ra­cis­ta. No qui­sie­ra dis­pa­ra­tar, pe­ro esa ad­mi­ra­ción por la fuer­za y la per­fec­ción fí­si­ca me re­cuer­da a la hi­gie­ne ra­cial y a la se­lec­ción de la es­pe­cie. Cuan­do pa­so por la ma­dri­le­ña pla­za del Mar­qués de Sa­la­man­ca y veo el edi­fi­cio que al­ber­ga la se­de de una fa­mo­sa fir­ma ame­ri­ca­na (que, por cier­to, en más de una oca­sión ha si­do boi­co­tea­da por ac­ti­vis­tas de­fen­so­res de los de­re­chos de la mu­jer y de mi­no­rías ra­cia­les) me acuer­do del do­cu­men­tal de Le­ni Rie­fens­tahl so­bre los Jue­gos Olím­pi­cos de Ber­lín de 1936; las olim­pia­das de Hitler. Con esa mez­cla de per­fec­ción, reclamo se­xual y gla­mour de los atle­tas olím­pi­cos, unos jó­ve­nes mo­de­los, con el tor­so des­nu­do pa­ra lu­cir la ta­ble­ta de cho­co­la­te, re­ci­ben a la clien­te­la en la puer­ta. Los jó­ve­nes que han res­pon­di­do a la encuesta sue­ñan, pro­ba­ble­men­te, con te­ner esos cuer­pos es­cul­tu­ra­les y dis­fra­zar­se de pi­jos. Creo que es una mo­da no­ci­va pa­ra la ca­be­za de los adolescentes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.