Una mon­ta­ña pro­te­gi­da ba­jo el mar

El Ca­chu­cho, mon­ta­ña sub­ma­ri­na del mar Can­tá­bri­co, ha si­do de­cla­ra­da co­mo la pri­me­ra Área Ma­ri­na Pro­te­gi­da en Es­pa­ña.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - POR LU­CÍA REY

se ele­va brus­ca­men­te des­de los más de 4.000 me­tros de pro­fun­di­dad de la lla­nu­ra abi­sal del gol­fo de Viz­ca­ya has­ta los 425 me­tros de su cum­bre. Es­tá si­tua­da en el mar Can­tá­bri­co, a unos 65 km de la cos­ta as­tu­ria­na de Ri­ba­de­se­lla, y se en­cuen­tra se­pa­ra­da por una cuenca in­ter­na. Su fau­na, de gran bio­di­ver­si­dad eco­ló­gi­ca, la com­po­nen tan­to es­pe­cies tí­pi­cas de las mon­ta­ñas sub­ma­ri­nas oceá­ni­cas co­mo otras más pro­pias de los fon­dos de la pla­ta­for­ma. La mon­ta­ña de El Ca­chu­cho, que así es co­mo se lla­ma, ha si­do de­cla­ra­da Área Ma­ri­na Pro­te­gi­da, la pri­me­ra en Es­pa­ña, tras la apro­ba­ción de un Real De­cre­to por el Con­se­jo de Mi­nis­tros el pa­sa­do 11 de no­viem­bre. Asi­mis­mo, es­te es­pa­cio se ha de­cla­ra­do Zo­na Es­pe­cial de Con­ser­va­ción (ZEC) de la Red Na­tu­ra 2000 y, por con­si­guien­te, se han apro­ba­do las co­rres­pon­dien­tes me­di­das de con­ser­va­ción.

El Ca­chu­cho es un ca­la­de­ro tra­di­cio­nal de pes­ca de la flo­ta del Can­tá­bri­co que, de­bi­do a la pes­ca de fon­do, ha ido pau­la­ti­na­men­te dis­mi­nu­yen­do su pro­duc-

El Ca­chu­cho tam­bién ha si­do de­cla­ra­da Zo­na de Es­pe­cial Con­ser­va­ción de la Red Na­tu­ra 2000

ti­vi­dad pes­que­ra y per­dien­do los va­lo­res am­bien­ta­les por los que des­ta­ca.

Es­te eco­sis­te­ma, por los há­bi­tats y es­pe­cies que con­tie­ne, es con­si­de­ra­do de im­por­tan­cia in­ter­na­cio­nal tan­to por anexos de di­rec­ti­vas co­mu­ni­ta­rias co­mo por con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les re­la­ti­vos a la pro­tec­ción del me­dio ma­rino ra­ti­fi­ca­dos por Es­pa­ña, co­mo el Con­ve­nio Ospar de París 1992 pa­ra la Pro­tec­ción del Me­dio Am­bien­te Ma­rino del Atlán­ti­co Nor­des­te.

Por su ri­que­za na­tu­ral, la zo­na de El Ca­chu­cho, que de­be su nom­bre a la pa­lo­me­ta ro­ja de la cor­ni­sa can­tá­bri­ca, cum­plía los cri­te­rios pa­ra su ini­cial pro­pues­ta co­mo Lu­gar de Im­por­tan­cia Co­mu­ni­ta­ria (LIC) y su de­cla­ra­ción co­mo Zo­na de Es­pe­cial Con­ser­va­ción de la Red Na­tu­ra 2000, así co­mo los ne­ce­sa­rios pa­ra ha­ber si­do in­clui­da, des­de 2009, en la Red de Áreas Ma­ri­nas del Con­ve­nio Ospar.

Im­pac­to po­si­ti­vo en la zo­na.

El plan de ges­tión pre­vis­to re­per­cu­ti­rá po­si­ti­va­men­te so­bre la ac­ti­vi­dad pes­que­ra, ya que se protegerán los com­ple­jos há­bi­tats pre­sen­tes en la zo­na. Por otra par­te, las ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas y de ob­ser­va­ción de es­pe­cies sil­ves­tres se po­drán lle­var a ca­bo siem­pre que se ga­ran­ti­ce el es­ta­do de con­ser­va­ción fa­vo­ra­ble de los re­cur­sos na­tu­ra­les. Pa­ra ase­gu­rar que es­to sea así, es­tas ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas es­tán su­je­tas a la dis­po­si­ción de au- to­ri­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va ex­pe­di­da por el di­rec­tor ge­ne­ral de Me­dio Na­tu­ral y Po­lí­ti­ca Fo­res­tal.

Las or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas han ce­le­bra­do la de­no­mi­na­ción de la pri­me­ra Área Ma­ri­na Pro­te­gi­da en Es­pa­ña. Una de ellas, World Wi­de Fund For Na­tu­re (WWF) ya ela­bo­ró en 2006 un lis­ta­do con los 20 es­pa­cios sub­ma­ri­nos más im­por­tan­tes de Es­pa­ña por sus va­lo­res am­bien­ta­les con el fin de que fue­ran ur­gen­te­men­te pro­te­gi­dos. De en­tre esas 20 zo­nas, y gra­cias al tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ocea­no­gra­fía (IEO), ya des­ta­ca­ba el ban­co de El Ca­chu­cho. Cin­co años des­pués ya ha si­do re­co­no­ci­do y su bio­di­ver­si­dad pue­de res­pi­rar por fin tran­qui­la.

Pro­te­gi­da. Re­pre­sen­ta­ción en tres di­men­sio­nes de la mon­ta­ña sub­ma­ri­na de El Ca­chu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.