La in­ten­sa vi­da de Iña­ki Ur­dan­ga­rín en Washington

El ca­so en el que se ha vis­to im­pli­ca­do el du­que de Pal­ma ha he­cho que la fa­mi­lia del Rey evi­te de­jar­se ver don­de pue­dan ato­si­gar­la con pre­gun­tas fue­ra de tono.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

La ex­pa­re­ja de Iña­ki Ur­dan­ga­rín se en­te­ró de su com­pro­mi­so con la in­fan­ta Cris­ti­na por la pren­sa

Son dos po­los opues­tos, el con­tra­pun­to a la fa­ma. Lo que Javier Bar­dem tie­ne de bor­de, apa­ren­te re­bel­día o des­pre­cio res­pec­to a la pren­sa es­pa­ño­la en­cuen­tra en An­to­nio Ban­de­ras la otra ca­ra de la mo­ne­da. Siem­pre es­tá cor­dial, des­bor­dan­do sim­pa­tía y ge­ne­ro­si­dad, so­bre to­do si tie­ne co­mo pa­re­ja a una Sal­ma Ha­yek igual­men­te pre­dis­pues­ta al buen ro­lli­to. Lo que se di­ce muy en­can­ta­do­res, ac­tua­ron con es­pon­ta­nei­dad Ban­de­ras y Ha­yek, mul­ti­mi­llo­na­ria por ma­tri­mo­nio fran­cés, pro­mo­cio­nan­do El ga­to con bo­tas, que es una de las atrac­cio­nes na­vi­de­ñas de la gran pan­ta­lla. No es­ca­ti­ma­ron en­tre­ga, de­di­ca­ción y su­do­res pro­mo­cio­nan­do al­go en lo que so­lo po­nen la voz, que no es po­co. No es­ca­ti­ma­ron tiem­po cons­cien­tes de lo que su­po­ne lan­zar un nue­vo pro­duc­to en el que tam­bién es­tán im­pli­ca­dos co­mo co­pro­duc­to­res apor­tan­do, no di­ne­ro sino tra­ba­jo per­so­nal. A Ban­de­ras se le ve res­pi­rar dis­tin­to cuan­do es­tá en­tre no­so­tros. Bur­bu­jea.

Fue óp­ti­mo men­sa­je­ro de las fies­tas na­vi­de­ñas ya en puer­tas, igual que el spot de Frei­xe­net que siem­pre es he­ral­do de Pas­cua y des­can­so in­ver­nal. Com­po­ne tra­di­ción, aunque ya sin el im­pac­to de fi­gu­ras in­ter­na­cio­na­les opí­pa­ra­men­te re­mu­ne­ra­das co­mo en tiem­pos lo fue­ron Li­za Min­ne­lli, Ge­ne Kelly, Paul New­man o Mon­tse­rrat Ca­ba­llé. Sa­ra Ba­ras y su bai­le re­apa­re­cie­ron pa­ra es­te Fe­li­ces pas­cuas del ca­va ca­ta­lán que mar­có un hi­to en cam­pa­ñas pro­mo­cio­na­les, cuán­tos re­cuer­dos a su am­pa­ro: las dos ho­ras de en­tre­vis­ta que Kim Ba­sin­ger, en au­ge por Nue­ve se­ma­nas y me­dia, nos con­ce­dió en San Fran­cis­co o la an­ti­pa­tía de la aho­ra nue­va­men­te di­vor­cia­da De­mi Moo­re en Ber­lín re­cién ca­sa­da en­ton­ces con su jo­ven­cí­si­mo apro­ve­cha­do.

Una tra­di­ción muy na­vi­de­ña.

Re­cuer­do que no hu­bo ma­ne­ra de ha­cer­les bai­lar, al­go que en Palm Beach com­par­tió el ás­pe­ro y de­caí­do Pierce Bros­nan ne­gán­do­se a em­pa­re­jar­se con la se­ño­ra Glo­ria Fe­rrer, re­fi­na­da an­fi­trio­na. Son ges­tos, ac­ti­tu­des y pos­tu­ras que re­tra­tan mo­da­les, igual que el re­tra­so ve­ne­ciano de Mar Flo­res que sul­fu­ró al tem­pe­ra­men­tal Ant­hony Quinn, pro­ta­go­nis­ta del anun­cio con su hi­jo Lorenzo. Com­par­tían con Jun­cal Ri­ve­ro y So­fía Ma­za­ga­tos y Mar de­mo­ró ca­si una ho­ra su pre­sen­cia en la rue­da de pren­sa. Col­mó la pa­cien­cia siem­pre cris­pa­da del inol­vi­da­ble Zor­ba fíl­mi­co que dio or­den de ini­ciar sin la tar­do­na gua­pa que no lle­gó co­mo pre­ten­dió en dos in­ten­tos a fi­gu­ra del ci­ne, tu­vo el mis­mo fra­ca­so que la en al­gún tiem­po su ín­ti­ma y ce­les­ti­na So­fía Ma­za­ga­tos.

Chis­pean­do y muy en plan es­pu­mo­so, to­do se re­cor­dó es­tos días pró­di­gos en pho­to­call, pa­sa­re­las y es­ca­pa­ra­tes mon­ta­dos co­mo an­ti­ci­po na­vi­de­ño. Echan ca­sa y pre­ten­sio­nes por la ven­ta­na lo mis­mo yen­do de es­tre­nos que ofre­cién­do­se ya en pa­que­te fa­mi­liar co­mo los Go­ya­nes-la­pi­que. Me ima­gino que en lo­te ha­rán pre­cio, por­que con­cu­rren co­lec­ti­va­men­te: Cary, su gua­pí­si­ma hi­ja ma­yor tan enor­me de sim­pa­tía y pe­so bien ad­mi­nis­tra­do des­de que es ima­gen de Du­kan, el que qui­ta y po­ne; y la ame­ri­ca­ni­za­da Car­la, ya en pe­ren­ne puen­te aé­reo Mia­miMa­drid. Por­que no es co­sa de per­der ga­nan­cias, se ven­den jun­tas, tro­cea­das y con ca­te­ri­ng in­clui­do, lo nun­ca vis­to, se las vio en la apertura de la tien­da Khields, com­par­tien­do con una en­do­min­ga­da por en­ca­jes Ana ex Bono, con su hi­ja Ame­lia y la bo­nan­za de Ma­nuel Mar­tos. Nuria Ro­ca, siem­pre lu­mi­no­sa, tam­bién es­tá en los ca­tá­lo­gos ofer­ta­do­res jun­to a Aman­da Hearts que tie­ne por me­jor mé­ri­to ha­ber si­do “una más” de Luis Me­di­na.

Jes­se John­son, hi­jo de Don, pri­mer es­po­so de Me­la­nie, es viva ima­gen de lo que su pa­dre fue en sus años mo­zos, na­da que ver con lo que ofre­ce en la se­rie te­le­vi­si­va. O tal opi­na­ron an­te un Juan Jo­sé Lu­cas ca­da día más ren­di­do a Sandra Iba­rra que, si­guien­do lo que se lle­va, tam­bién se apun­tó a in­du­men­ta­ria gris hu­mo mien­tras Aman­da Hearts to­ca ma­de­ra cuan­do le nom­bran al hi­po­té­ti­co no­vie­te opor­tu­nis­ta que fue el pe­que­ño de una Na­ti con freno y mar­cha atrás en bus­ca de la eterna ju­ven­tud. Pac­ta­ron ven­der su ruptura “por cul­pa de la dis­tan­cia” y aho­ra ella nie­ga lo que an­tes ase­gu­ró, acaso por­que bus­ca cla­ri­fi­car­se. El ni­ña­to Fe­ria siem­pre an­da exi­gien­do más y más por anun­ciar pro­duc­tos, ma­ra­cas o ins­tan-

tes. Es su mo­dus vi­ven­di y bien lo sa­be una Alejandra de Ro­jas nue­va­men­te es­plén­di­da y ra­dian­te des­de que rom­pie­ron de­fi­ni­ti­va­men­te. Pa­lo­mo Linares

Jr., sin suerte to­re­ra don­de tan so­lo lo pre­ten­dió sin re­ma­tar fae­na, adop­tó un ai­re bohe­mio y co­mo de­ja­do tras can­ce­lar su his­to­ria con Oli­via de Bor

bón mien­tras An­ne Igar­ti­bu­ru re­fuer­za lo su­yo con Car­los que ya dura lo que no con­si­guie­ron otros. Alain Cor­ne­jo, mien­tras tan­to, adop­ta pos­tu­ras com­pun­gi­das in­ten­tan­do ol­vi­dar a una Che

noa re­lan­za­da con nue­vo dis­co y con un gran éxi­to en El hor­mi­gue­ro.

Igua­li­to que la mo­di­fi­ca­ción que Frei­xe­net in­tro­du­jo en su tí­pi­co spot na­vi­de­ño, don­de las do­ra­das bur­bu­jas se trans­for­man en ba­rro­cas y en­vol­ven­tes pom­pas de ja­bón co­mo las que tras el es­treno mar­ca­ron el ca­mino en­tre la Es­cue­la Rei­na So­fía, es­ce­na­rio de la

pre­miè­re, y el Tea­tro Real en que les sir­vie­ron el ban­que­te ca­si fes­te­ja­dor don­de no fal­ta­ron ma­ni­tas de cer­do y un lo­mo de ve­na­do exal­ta­do por el due­ño del res­tau­ran­te, el em­pre­sa­rio

Ar­tu­ro Fernández, re­cién lle­ga­do del via­je prin­ci­pes­co a Chi­le don­de via­jó con 200 em­pre­sa­rios ma­dri­le­ños. “Ha si­do es­plén­di­do y Le­ti­zia no es­ta­ba tan del­ga­da co­mo re­fle­ja la fo­to­gra­fía di­fun­di­da”, pre­ci­só an­te Jo­sep y Glo­ria Fe­rrer, pa­triar­cas oc­to­ge­na­rios de la fir­ma que in­ter­na­cio­na­li­zó el ca­va ca­ta­lán.

No quie­ren aban­do­nar tan bu­lli­cio­sa pro­mo­ción, ca­si un ta­lis­mán co­mo las es­me­ral­das tam­bién lo son, y se no­ta, pa­ra la ba­ro­ne­sa re­cep­to­ra del tí­pi­co, cas­ti­zo y po­ta­je­ro pre­mio Gar­ban­zo de Pla­ta en do­ble con­me­mo­ra­ción al me­dio si­glo de su tí­pi­ca pe­ña otor­ga­do­ra. El pre­mio fue en­tre­ga­do en el mí­ti­co res­tau­ran­te To­rres Ber­me­jas. Es un alar­de de ar­qui­tec­tu­ra mo­ris­ca ca­si

kitsch; los Re­yes lo vi­si­ta­ron pa­ra ser in­ves­ti­dos co­mo los úni­cos Gar­ban­zos de Oro y has­ta la prin­ce­sa Le­ti­zia lo re­co­gió. Lo co­men­ta­ba Ál­va­rez del

Man­zano a Ar­tu­ro Fernández, de­vo­ta­men­te mo­nár­qui­co sin es­con­der­lo.

Iña­ki Ur­dan­ga­rín, in­ves­ti­ga­do.

Pu­so ai­re com­pun­gi­do an­te lo que di­cen, run­rún inaca­ba­ble, so­bre Iña­ki

Ur­dan­ga­rín y con hi­po­té­ti­co apro­ve­cha­mien­to pa­re­ce que re­de­mos­tra­do.

“Pues so­lo es­tá em­pe­zan­do, se­gui­da­men­te, cuan­do re­ma­ten el te­ma Pal­ma

Are­na, em­pe­za­rán a sa­car tra­pos su­cios de su his­to­ria inaca­ba­da con Car­men

Ca­min, la ca­ta­la­na con la que es­ta­ba a pun­to de ca­sar­se cuan­do co­no­ció a la

La mo­de­lo Aman­da Hearst tie­ne co­mo ma­yor mé­ri­to ha­ber si­do la ex­pa­re­ja de Luis Me­di­na

in­fan­ta Cris­ti­na. Ella se en­te­ró por la pren­sa del no­viaz­go de su pro­me­ti­do, lo nun­ca vis­to. In­clu­so hi­zo al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes mos­tran­do in­dig­na­da sor­pre­sa y lue­go la qui­ta­ron de en me­dio, ¡lo que po­dría con­tar!”, pre­su­po­nían ca­si re­go­ci­ja­dos co­mo otros de­ta­llan­do al­gún ex­ce­so del du­que de Pal­ma en la em­ba­ja­da es­pa­ño­la de Washington, lo sa­ben to­do: “No de­ja­ba de so­li­ci­tar ser­vi­cio de co­ches ofi­cia­les y has­ta la or­ga­ni­za­ción de reunio­nes pa­ra pro­pi­ciar sus con­tac­tos, los embajadores aca­ba­ban har­tos”, re­su­mían an­te ca­ras tan sor­pren­di­das co­mo an­te la de­ser­ción de la in­fan­ta Pi­lar, en­car­ga­da de im­po­ner la dis­tin­ción a su ín­ti­ma Ti­ta. La fa­mi­lia del Rey evi­ta de­jar­se ver don­de pue­dan ato­si­gar­la con pre­gun­tas fue­ra de tono. Hay que en­ten­der­los co­mo al­gu­nos no com­pren­die­ron la ca­si des­ban­da­da re­pre­sen­ta­do­ra en es­te ho­me­na­je gas­tro­nó­mi­co y so­cial con es­ca­sa con­cu­rren­cia vip de lo que

Agus­tín La­ra de­fi­nió co­mo “cre­ma de la in­te­lec­tua­li­dad” en su “Ma­drid, Ma­drid, Ma­drid”. De­ser­ta­ron co­mo

Bor­ja y Blan­ca, que si­guen lle­van­do de ca­be­za a es­ta ma­ter do­lo­ro­sa to­da­vía es­pe­ran­za­da con un re­con­ci­lia­ción.

“A ver si es­ta Na­vi­dad dan el pa­so y la pa­sa­mos jun­tos”, me di­jo lan­zan­do un sus­pi­ro que hi­zo re­bri­llar las tres enor­mes es­me­ral­das de su gar­gan­ti­lla bien com­ple­men­ta­das por las de cua­dra­dos de los pen­dien­tes. Con­jun­ta­ban su tra­je

ca­qui co­mo de gue­rri­lle­ra co­lom­bia­na. Ella tie­ne su lu­cha par­ti­cu­lar y a pun­to es­tu­vo de atra­gan­tár­se­le el Gar­ban­zo, re­pi­tió has­ta dos pla­tos. Ti­ta na­da opi­na­ba, se li­mi­tó a son­reír es­cu­rri­di­za an­te Laura Va­len­zue­la, pre­si­den­ta de es­ta reunión por aban­dono de An­to­nio

Min­go­te de 90 años pe­ro con in­ge­nio vein­tea­ñe­ro, mien­tras Enrique de

Agui­na­ga y Ángel del Río loa­ba a Ti­ta equi­pa­rán­do­la a la Cha­ta o Ca­ye­ta­na

de Al­ba, que ya es­tá re­pues­ta. Qui­zá por eso, te­nién­do­la en pie de guerra y pres­ta al bailoteo y las sa­li­das in­ce­san­tes, el re­cién es­tre­na­do du­que ha pos­pues­to so­li­ci­tar ex­ce­den­cia en el Mi­nis­te­rio de Sanidad don­de aún es pro­bo fun­cio­na­rio de la Se­gu­ri­dad So­cial.

Alain De­lon, pre­mia­do en Se­vi­lla.

Al­fon­so es­pe­ra­rá a enero, cuan­do cum­ple 38 años en el tra­ba­jo, y así so­li­ci­ta­rá la pre­ju­bi­la­ción. Tra­ta de evi­tar que­dar­se sin pen­sión, no de­ja de es­tar pre­pa­ra­do y ser pre­ve­ni­do. Al­go en­co­mia­ble in­clu­so con su nue­vo al­tí­si­mo es­ta­tus, que po­si­bi­li­ta su ac­ce­so a va­rios con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción afi­nes a los Al­ba, co­men­ta­ron an­te la adel­ga­za­da Án­ge­la Ca­rras­co y Paco Va­lla

da­res. Cuer­po se­rrano en la du­que­sa inago­ta­ble –es­tar 15 días en­jau­la­da en Due­ñas fue co­mo la cár­cel leo­ne­sa de Que­ve­do agrián­do­le el ca­rác­ter, no le gus­ta la ca­ma por más que pro­pa­leny re­apa­re­ció co­mo sím­bo­lo sevillano

An­to­nio Ban­de­ras y Sal­ma Ha­yek des­bor­da­ron sim­pa­tía y ge­ne­ro­si­dad en el es­treno de su pe­lí­cu­la

en­tre­gán­do­le un pre­mio al tam­bién ve­tus­to Alain De­lon, na­da que ver con el enamo­ra­dor de Lu­chino Vis­con­ti en

El ga­to­par­do. Co­sas de tiem­pos me­jo­res, sus­pi­ran vien­do sus 76 años muy ma­cha­ca­dos por una se­rie de ro­man­ces tor­men­to­sos en­tre los que so­bre­sa­lió el de Romy Sch­nei­der.

Aunque pa­ra cuer­po fi­bro­so y nue­va­men­te jun­cal, el de es­ta Sa­ra Ba­ras pre­go­ne­ra bur­bu­jean­te de ca­ra do­ra­da for­man­do tán­dem con el dan­zan­te clá­si­co

Jo­sé Car­los Mar­tí­nez. Es nue­vo pe­ro ca­si des­co­no­ci­do di­rec­tor de la com­pa­ñía na­cio­nal de dan­za clá­si­ca. Re­em­pla­za a Dua­to. Com­bi­nan fla­men­co y ba­llet con­for­man­do el nue­vo es­ti­lo pro­pa­gan­dís­ti­co del bur­bu­jeo ya em­ble­má­ti­co con los tu­rro­nes, el vi­llan­ci­co o las zam­bom­bas. Trein­ta y nue­ve en la bai­lao­ra ga­di­ta­na y 42 pa­ra quien fue es­co­gi­do por Nu­re­yev co­mo pri­mer bai­la­rín de la ope­ra Gar­nier. Rom­pe mol­des con su 1,90 de al­tu­ra, al­go in­só­li­to en­tre los bai­la­ri­nes, que nun­ca dan esa ta­lla fí­si­ca co­mo des­equi­li­bra­do­ra de ar­mo­nía. Al­go in­fre­cuen­te vien­do las me­di­das de

Nu­re­yev, Barysh­ni­kov o Víctor Ulla­te, ya no di­ga­mos Jor­ge Domm (RIP) pa­ra quien Bé­jart creó sus me­jo­res co­reo­gra­fías. Sa­ra re­apa­re­ció cin­co me­ses des­pués de ser ma­dre, su hi­jo ca­si a cues­tas. “Es que le doy el pe­cho”, re­ve­ló an­te su lu­mi­no­sa y ga­di­ta­na ma­dre y maes­tra que de­ja­ba aro­ma a un ali­mo­na­do Guc­ci de úl­ti­ma hor­na­da. Pa­só la ca­ra an­ti­ci­pan­do que su pró­xi­mo ba­llet se­rá so­bre La Pe­pa con motivo del 200 aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción ga­di­ta­na. Con­tó chis­tes que enar­ca­ron una ce­ja de la siem­pre ex­pec­tan­te

Pa­lo­ma O’shea, que ce­dió la se­de de su fun­da­ción mu­si­cal ale­da­ña al Pa­la­cio de Orien­te por­que Frei­xe­net es uno de sus pa­tro­nes. Com­par­tie­ron pan, sal y ce­na co­pio­sa so­fis­ti­ca­da de hue­vo es­cal­fa­do con peus de porc re­du­ci­dos a la mí­ni­ma ex­pre­sión, pez li­món en sal­sa de ma­ra­cu­yá -tam­bién co­no­ci­da co­mo fru­ta de

la pa­sión- y el más in­di­ges­to lo­mo de ve­na­do al aro­ma de ce­bo­lla. Ex­qui­si­tez gas­tro­nó­mi­ca y for­mas de otro tiem­po co­mo acaso adop­ta­rán en La no­ria pa­ra se­guir ade­lan­te.

No cau­sa ba­ja co­mo mu­chos pro­nos­ti­ca­ban, go­za de bue­na sa­lud y so­lo des­can­sa­rá la No­che­bue­na sus­ti­tui­da por el pri­mer es­pe­cial de Isa­bel Pantoja en su re­con­ci­lia­ción mul­ti­mi­llo­na­ria, cien mi­llo­nes de las an­ti­guas pe­se­tas por cin­co pro­gra­mas -una pas­ta- con Te­le-5. Bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra más bur­bu­jas. Es lo que ca­be en es­tos an­ti­ci­pos na­vi­de­ños.

Ana Ro­drí­guez Mos­que­ra con su hi­ja Ame­lia Bono y Ra­fael Mar­tos

Juan Ra­món Lu­cas con Sandra Iba­rra

Mónica Mar­tín Lu­que

Aman­da Hearst

Jo­sé Car­los Mar­tí­nez con Sa­ra Ba­ras

y Jo­sep Fe­rrer

Sal­ma Ha­yek con An­to­nio Ban­de­ras

Jes­se John­son

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.