“Re­co­mien­do par­ti­ci­par en un des­nu­do co­lec­ti­vo”

Lu­cía Jiménez (Se­go­via, 1978) es un des­cu­bri­mien­to de Da­vid True­ba, que se la en­con­tró mien­tras ha­cía las prue­bas pa­ra ‘La bue­na vi­da’ en 1996. De aque­llo han pa­sa­do más de 15 años y Jiménez acu­mu­la ya múl­ti­ples ex­pe­rien­cias. Úl­ti­ma­men­te ha co­se­cha­do gran

Tiempo - - LA ÚLTIMA - LU­CÍA JIMÉNEZ

Es­ta es la pri­me­ra vez que abor­da un gran mu­si­cal y en­ci­ma en­ca­be­za un re­par­to de 29 per­so­nas. Me­nu­da res­pon­sa­bi­li­dad, ¿no? Sí, es una res­pon­sa­bi­li­dad tre­men­da, pe­ro es­tá sien­do una ex­pe­rien­cia bue­ní­si­ma. En­tre sus com­pa­ñe­ros hay gran­dí­si­mos can­tan­tes y bai­la­ri­nes. ¿No le dio mie­do al prin­ci­pio no es­tar a la mis­ma al­tu­ra? Al prin­ci­pio sí que te­nía ese mie­do, pe­ro cuan­do lle­gué al pri­mer en­sa­yo en­se­gui­da se me pa­só. Son to­dos muy buenos pro­fe­sio­na­les y nos ayu­da­mos mu­tua­men­te.

¿Por qué tie­ne que ir la gen­te a ver Hair? Por­que es un mu­si­cal clá­si­co y lle­va mu­cho tiem­po sin re­pre­sen­tar­se en Es­pa­ña. Y los que no lo co­noz­can se lo van a pa­sar muy bien y en­con­tra­rán un buen re­tra­to de los años 60 y 70. La épo­ca hippie siem­pre ha lla­ma­do la aten­ción. Se es­tre­nó en 1967, pe­ro mu­chos de los men­sa­jes si­guen sien­do vá­li­dos hoy. ¿He­mos he­cho al­go mal pa­ra que 45 años des­pués el mun­do ha­ya cam­bia­do tan po­co? Yo creo que sí. Es muy tris­te, no apren­de­mos. Si cam­bias cier­tos nom­bres y en vez de la guerra de Viet­nam ha­blas de otra,

Hair po­dría es­tar con­tan­do una his­to­ria de hoy mis­mo.

¿Qué tie­ne us­ted de hippie? Pues que creo en el amor y en su po­der pa­ra al­can­zar­lo to­do.

¿Los del 15-M son los hip­pies del si­glo XXI? No lo creo. En el 15-M hay gen­te muy mez­cla­da en cuan­to a ideo­lo­gías, eda­des, es­ta­tus… y, sin em­bar­go, el mo­vi­mien­to

hippie era otra co­sa, al­go más de los jó­ve­nes y me­nos po­lí­ti­co que el 15-M. Cuan­do re­pre­sen­ta­ron la obra en Bar­ce­lo­na hu­bo quien les de­nun­ció por­que fu­ma­ban en­ci­ma del es­ce­na­rio, al­go que la nue­va ley prohí­be. ¿Si no es ta­ba­co, qué es lo que fu­man aho­ra? No, no, no es ta­ba­co. Fu­ma­mos ci­ga­rros de hier­ba­lui­sa, al­baha­ca y ho­jas de ro­ble.

¿Y eso sa­be bien? Sa­ben muy ra­ro, pe­ro hay al­gu­nos com­pa­ñe­ros a los que les gus­tan. Pues le ten­go que de­cir que des­de el pa­tio de bu­ta­cas hue­len co­mo la ma­rihua­na… Sí, es que hue­len pa­re­ci­do. De he­cho, hay gen­te que pien­sa que echa­mos flús-flús de porro pa­ra que hue­la así du­ran­te la re­pre­sen­ta­ción. Pe­ro no hay na­da de eso, es­tá com­ple­ta­men­te prohi­bi­do fu­mar po­rros. No­so­tros so­mos pro­fe­sio­na­les.

Es de­cir, que no hay do­pa­je en es­ta obra. Pa­ra na­da, se­ría de lo­cos. Al pri­me­ro que vea fu­man­do un porro le echo una bron­ca. Uno de los mo­men­tos más in­ten­sos de

Hair es cuan­do se des­nu­dan to­dos los ac­to­res a la vez… ¿Le cues­ta esa es­ce­na? Es muy cor­tan­te, la ver­dad. Siem­pre que hay que des­nu­dar­se pa­so ver­güen­za, pe­ro, co­mo lo ha­ce­mos en gru­po, la ver­güen­za se lle­va me­jor. Se tra­ta de un mo­men­to de re­be­lión y sin nin­gu­na ten­sión se­xual, así que in­clu­so me apor­ta una sen­sa­ción de li­be­ra­ción muy in­tere­san­te. Se lo re­co­mien­do a to­do el mun­do. ¿Có­mo? Me temo que pa­ra ex­pe­ri­men­tar esa mis­ma sen­sa­ción de un des­nu­do co­lec­ti­vo ten­dría­mos que ac­tuar en Hair... No, no, el pú­bli­co que vie­ne al es­pec­tácu­lo tam­bién pue­de des­nu­dar­se al mis­mo tiem­po que no­so­tros. To­do es po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.