La III Gran Guerra y Pe­ro Gru­llo

La re­fun­da­ción del eu­ro, di­se­ña­da por Mer­kel y Sar­kozy, a la que Ra­joy es­tá obli­ga­do a su­mar­se a pe­sar de los sa­cri­fi­cios que su­pon­ga pa­ra Es­pa­ña, es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de evi­tar el caos eco­nó­mi­co.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El ita­liano Mon­ti ha in­di­ca­do el ca­mino: “Fue­ra del eu­ro so­lo es­tán el abis­mo y la po­bre­za”

enrique fuen­tes quin­ta­na, ya des­apa­re­ci­do, fue el ar­tí­fi­ce de los aho­ra tan an­he­la­dos Pac­tos de la Mon­cloa, fir­ma­dos el 25 de oc­tu­bre de 1977 por to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas, des­de la UCD de Adol­fo Suá­rez, al PCE de San­tia­go Ca­rri­llo, sin ol­vi­dar al PSOE de Felipe Gon­zá­lez, ni a los na­cio­na­lis­tas vas­cos y ca­ta­la­nes. Aquel mes la in­fla­ción al­can­zó el ¡28%! in­ter­anual y la eco­no­mía es­pa­ño­la se ju­ga­ba ser eu­ro­pea o la­ti­noa­me­ri­ca­na de la épo­ca de las hi­per­in­fla­cio­nes. El sin­di­ca­to CCOO, aunque a re­ga­ña­dien­tes, tam­bién sus­cri­bió los acuer­dos. UGT se negó. Es­pa­ña rom­pió la diabólica es­pi­ral de subidas en­lo­que­ci­das de pre­cios y sa­la­rios que se re­tro­ali­men­ta­ban y, con mu­chos sa­cri­fi­cios, sa­lió del ato­lla­de­ro. La his­to­ria no se re­pi­te, co­mo in­sis­tía Karl Pop­per, pe­ro Es­pa­ña ha vuel­to a en­fren­tar­se al di­le­ma de ser Eu­ro­pa o no, cues­te lo que cues­te y sin que sean pre­ci­sos -aunque al­gu­nos los re­cla­ma­ran con Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y otros los pi­dan con Ma­riano Ra­joy- otros Pac­tos de La Mon­cloa. La elec­ción, co­mo ha­ce siete lus­tros, es obvia. “Más Eu­ro­pa es la so­lu­ción”, es el ar­gu­men­to re­pe­ti­do una y mil ve­ces. Pa­ra to­dos, pa­ra Es­pa­ña y tam­bién pa­ra Ale­ma­nia. Ma­rio Mon­ti, el nue­vo pri­mer mi­nis­tro ita­liano, in­mer­so en la in­gra­ta ta­rea que tam­bién de­be aco­me­ter Ra­joy, ha si­do sen­ci­llo y contundente: “Fue­ra del eu­ro so­lo que­da el abis­mo y la po­bre­za”.

Fuen­tes Quin­ta­na, que fue el economista más in­flu­yen­te de su ge­ne­ra­ción, de­cla­ró en su épo­ca la guerra a la in­fla­ción, cul­pa­ble de mu­chos de los ma­les de la eco­no­mía es­pa­ño­la. En­ton­ces, a fi­na­les de los años se­ten­ta y prin­ci­pios de los ochen­ta del si­glo pa­sa­do, Fuen­tes Quin­ta­na de­cía que “una guerra se ha­ce con ba­las y una in­fla­ción con di­ne­ro”. Bas­tan­tes años des­pués, en­tra­da la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI, qui­zá el economista que se que­ja­ba del “mo­de- lo cas­ti­zo de eco­no­mía es­pa­ño­la” -ya su­pe­ra­do- no hu­bie­ra pen­sa­do lo mis­mo an­te la cri­sis del eu­ro y la que pa­ra mu­chos es la III Gran Guerra eu­ro­pea, aho­ra so­bre to­do mo­ne­ta­ria. No hay ba­las y el di­ne­ro es es­ca­so, pe­ro las víc­ti­mas son nu­me­ro­sas y pue­den au­men­tar. Ale­ma­nia y su can­ci­ller, la se­ve­ra An­ge­la Mer­kel, apa­re­cen pa­ra la Eu­ro­pa me­ri­dio­nal, des­de Ate­nas has­ta Lis­boa, con Ro­ma y Ma­drid en me­dio, co­mo los ma­los de la pe­lí­cu­la. Los pro­ble­mas, sin em­bar­go, no em­pe­za­ron en Ale­ma­nia, pe­ro los ale­ma­nes tam­bién echa­ron le­ña al fue­go. La Eu­ro­pa me­nos desa­rro­lla­da que­ría di­ne­ro pa­ra sus pro­yec­tos, pa­ra sus in­ver­sio­nes, pa­ra sus ale­grías. Y los ban­cos de to­das par­tes, pe­ro so­bre to­do los ale­ma­nes y tam­bién los fran­ce­ses, lo pres­ta­ron con ale­gría y con po­cos mi­ra­mien­tos. Lle­gó la cri­sis y em­pe­za­ron los pro­ble­mas -so­bre to­do en Gre­cia- pa­ra pa­gar las deu­das. La his­to­ria en­se­ña que du­ran­te si­glos los go­ber­nan­tes arrui­na­dos li­qui­dan sus deu­das con gran­des in­fla­cio­nes -pér­di­da del va­lor del di­ne­ro- y con de­va­lua­cio­nes enor­mes -más de lo mis­mo-. Aho­ra, en Eu­ro­pa, el eu­ro im­pi­de las de­va­lua­cio­nes y los ale­ma­nes abo­mi­nan la in­fla­ción. Y co­mo Ale­ma­nia es el país más po­de­ro­so y próspero de la Unión Mo­ne­ta­ria, im­po­ne sus con­di­cio­nes, que son tan du­ras co­mo in­fle­xi­bles, lo que ha ge­ne­ra­do un pe­que­ño tsu­na­mi an­ti­ger­má­ni­co en el sur del con­ti­nen­te y que se ex­tien­de has­ta los lí­mi­tes his­tó­ri­cos del im­pe­rio aus­trohún­ga­ro pa­ra unos y pa­ra otros has­ta las lí­neas del fren­te de la I Guerra Mun­dial o la fron­te­ra lin­güís­ti­ca en­tre las len­guas ger­má­ni­cas y la­ti­nas.

Ale­ma­nia ne­ce­si­ta tan­to a Eu­ro­pa co­mo Eu­ro­pa a Ale­ma­nia, aunque mu­chos ale­ma­nes no lo en­tien­dan así, y ese sea el gran pro­ble­ma de Mer­kel, que quie­re vol­ver a ga­nar las elec­cio­nes. Por eso la can­ci­ller, más o me­nos de hie­rro, ten­sa la cuer­da a sus so­cios, ve­ci­nos y deu­do­res del Sur. Sa­be que la rui­na de la Eu­ro­pa me­ri­dio­nal -so­bre to­do de Ita­lia y Es­pa­ña- se­ría una ca­tás­tro­fe pa­ra Ale­ma­nia, pe­ro tie­ne que ser dura con los su­re­ños ale­gres an­te su pro­pia clien­te­la, mien­tras pro­cla­ma: “Ale­ma­nia no quie­re do­mi­nar Eu­ro­pa”. El pro­ble­ma, co­mo ex­pli­ca un ex­ban­que­ro es­pa­ñol, que re­cu­rre a un ejem­plo po­co afor­tu­na­do, es que “Ale­ma­nia pue­de ha­cer el pa­pel del po­li­cía que en un in­te­rro­ga­to­rio gol­pea al de­te­ni­do, se le va la mano, y lo mata”. El pac­to in ex­tre­mis, al­can­za­do en­tre Mer­kel y Sar­kozy, que su­po­ne una re­fun­da­ción par­cial del eu­ro, apa­re­ce en el ho­ri­zon­te co­mo la pe­núl­ti­ma es­pe­ran­za de la mo­ne­da úni­ca. No hay mu­chas más opciones y los paí­ses del eu­ro, con Ita­lia y Es­pa­ña a la ca­be­za, no tie­nen más re­me­dio que su­bir­se a un tren que qui­zá nun­ca vuel­va a pa­sar por sus es­ta­cio­nes o, al me­nos, en dé­ca­das. El pre­cio son los enor­mes sa­cri­fi­cios que mu­chas so­cie­da­des ten­drán que ha­cer, en­tre otras co­sas, pa­ra pa­gar sus deu­das. En Es­pa­ña, tras el eterno pa­rén­te­sis elec­to­ral, el

pri­mer ob­je­ti­vo de Ra­joy, in­clu­so an­tes de to­mar po­se­sión, ha si­do con­ven­cer a Mer­kel y Sar­kozy de que es­tá de­ci­di­do a ha­cer lo que sea pa­ra su­mar­se a la re­fun­da­ción del eu­ro. To­do in­di­ca que el fu­tu­ro nue­vo pre­si­den­te es­pa­ñol ce­rra­rá 2011 con un du­ro y exi­gen­te de­cre­toley de prórroga de los pre­su­pues­tos con me­di­das adi­cio­na­les de aus­te­ri­dad. Es de­cir, más re­cor­tes y sa­cri­fi­cios. No hay re­ce­tas má­gi­cas y el ita­liano Mon­ti, al­guien te­nía que de­cir­lo, vuel­ve a ser el más cla­ro: “La deu­da na­cio­nal no es cul­pa de Eu­ro­pa, sino de las na­cio­nes”. El mis­mí­si­mo Pe­ro Gru­llo re­di­vi­vo. Sin em­bar­go, el pro­yec­to de re­fun­da­ción del eu­ro de Mer­kel-sar­kozy, que de­ben asu­mir e im­pul­sar el res­to de lí­de­res eu­ro­peos, sa­cri­fi­cios in­clui­dos, es qui­zá la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de que la III Gran Guerra, tan mo­ne­ta­ria co­mo des­truc­ti­va -en la que Ale­ma­nia es­ta­ría ca­si so­la-, que­de en es­ca­ra­mu­za in­có­mo­da. Ade­más, la his­to­ria, se re­pi­ta o no, re­cuer­da que en las gran­des gue­rras tam­bién par­ti­ci­pa­ron el Reino Uni­do y EEUU, y fue­ron de­ci­si­vos. El tiem­po se aca­ba, el mun­do mi­ra in­quie­to a Eu­ro­pa y Es­pa­ña es­pe­ra a Ra­joy. Las deu­das hay que pa­gar­las, que di­ría Pe­ro Gru­llo.

Apo­yo. El pri­mer ob­je­ti­vo de Ra­joy,

in­clu­so an­tes de to­mar po­se­sión, ha

si­do con­ven­cer a Mer­kel y Sar­kozy de que es­tá de­ci­di­do a ha­cer lo que sea pa­ra con­ti­nuar en

el eu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.