Lá­gri­mas de po­lí­ti­cos

Tiempo - - EL BUZÓN -

es­tos días nos es­tán de­jan­do imá­ge­nes iné­di­tas, co­mo las lá­gri­mas de la mi­nis­tra de Tra­ba­jo ita­lia­na o el pri­mer mi­nis­tro Mon­ti re­nun­cian­do a par­te de su suel­do. Son reac­cio­nes que mues­tran el la­do más hu­mano de los po­lí­ti­cos. Pe­ro, ¿qué ocu­rre en Es­pa­ña? En­tien­do que re­nun­ciar a un suel­do es al­go que muy po­cos se pue­den per­mi­tir. Sin em­bar­go, ¿no creen que los po­lí­ti­cos tam­bién de­ben ha­cer al­gún es­fuer­zo adi­cio­nal? Po­drían em­pe­zar por su­pri­mir los suel­dos vi­ta­li­cios, por tri­bu­tar el 100% de su suel­do o por via­jar en cla­se tu­ris­ta. Se aca­ba­ron las tar­je­tas de cré­di­to sin fon­do y las co­mi­das pa­ga­das por los con­tri­bu­yen­tes. Son me­di­das que, aunque no su­po­nen un aho­rro sig­ni­fi­ca­ti­vo, acer­can a los po­lí­ti­cos a la Es­pa­ña de a pie. las lá­gri­mas de la mi­nis­tra ita­lia­na de Tra­ba­jo, El­sa For­ne­ro, al anun­ciar los re­cor­tes so­cia­les, han mos­tra­do al pue­blo la gra­ve­dad de la si­tua­ción y que hay po­lí­ti­cos hu­ma­nos.

En Es­pa­ña llo­ró, sí, Mo­ra­ti­nos, pe­ro cuan­to le des­pi­die­ron por sus fra­ca­sos en el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res; y tam­bién llo­ró – se­gún re­ve­ló Bono- una mi­nis­tra, al anun­ciar Za­pa­te­ro en Con­se­jo de Mi­nis­tros su ce­se, con­si­guien­do así evi­tar­lo. Es de­cir, llo­ra­ron so­lo por sus pro­ble­mas, no por los de los de­más. Co­mo Za­pa­te­ro en per­so­na, quien, des­pués de re­cor­tar las pen­sio­nes, con­tra to­das sus pro­me­sas, ba­jó in­clu­so la ayu­da con­tra el ham­bre del Ter­cer Mun­do, llo­ri­quean­do que eso le do­lía “co­mo cor­tar­se un bra­zo”… pa­ra vol­ver a re­cor­tar­la de nue­vo po­co des­pués, y lla­mar en­ci­ma be­lla­cos a quie­nes di­je­ran que ha­cía re­cor­tes; con ra­zón, ya de ni­ños, sin leer a Freud, can­tu­rreá­ba­mos: “El que lo di­ce lo es”.

Aho­ra, el úl­ti­mo je­fe de esos “so­cia­lis­tas obre­ros” (¡!), des­pués de lle­var a su gru­po al ma­yor y más me­re­ci­do fra­ca­so, in­ten­ta man­te­ner su em­pleo, -“Ru­bal­ca­ba pa­ra siem­pre”-, sin ha­ber­se preo­cu­pa­do ape­nas en su cam­pa­ña, si­quie­ra fue­ra de bo­qui­lla, por el des­em­pleo de cin­co mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. Por eso en Es­pa­ña so­mos los de aba­jo los que he­mos llo­ra­do de ra­bia y da­do ya par­te de su me­re­ci­do a esos ego­cén­tri­cos e in­dig­nos po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.