Tro­pa de éli­te

Tiempo - - ZOOM -

es­pa­ña vuel­ve a ser una mar­ca desea­da y pres­ti­gio­sa gra­cias a sus de­por­tis­tas. No to­do es un desas­tre. Siem­pre hay al­guien es­for­za­do que tra­ba­ja por sa­car lus­tre a los vie­jos y mal­tra­ta­dos sím­bo­los. El te­nis es­pa­ñol con­quis­ta su quin­ta co­pa Da­vis y ofre­ce al mun­do una ima­gen de aguan­te, tes­ta­ru­dez y con­fian­za. El Rey, en­tre­tan­to, ob­ser­va con se­reno or­gu­llo el jú­bi­lo de los campeones. El so­be­rano es muy cons­cien­te de que es­tos te­nis­tas for­man par­te de su me­jor ejér­ci­to. Un ejér­ci­to de atle­tas sim­pá­ti­cos y de­ci­di­dos que han lo­gra­do re­for­mu­lar el pa­trio­tis­mo es­pa­ñol sin re­cu­rrir a con­sig­nas al­dea­nas y ex­clu­yen­tes. Son una au­tén­ti­ca tro­pa de éli­te. Pa­re­ce po­co pro­ba­ble, sin em­bar­go, que el ejem­plo de es­tos gigantes cun­da en otros ám­bi­tos de la vi­da pú­bli­ca y so­cial. La es­tra­te­gia del tra­pi­cheo se en­cuen­tra muy arrai­ga­da en nues­tra ra­za. Y na­da más opues­to a la ac­tual cul­tu­ra cí­ni­ca y uti­li­ta­ris­ta que el es­pí­ri­tu ge­ne­ro­so y gue­rre­ro de un ju­ga­dor de te­nis. No obs­tan­te, hay que dar tiem­po al tiem­po. Cuan­do to­do el sis­te­ma sal­te por los ai­res y ya no que­de nin­gún re­fu­gio pa­ra los opor­tu­nis­tas y pa­ra los fin­gi­do­res, qui­zá no nos que­de otro re­me­dio que imi­tar a los de­por­tis­tas y echar mano de su fi­lo­so­fía del es­fuer­zo y de la pa­cien­cia. Des­gra­cia­da­men­te to­da es­ta ar­gu­men­ta­ción nos re­cuer­da bas­tan­te al cur­si y te­dio­so idea­rio de Walt Dis­ney o de una li­ga an­tial­cohó­li­ca. Pe­ro, ¿acaso se ha des­cu­bier­to otra re­ce­ta pa­ra sa­lir del pozo?

15

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.