Euskadi sin la ame­na­za de ETA

Han pa­sa­do 50 días del ce­se de­fi­ni­ti­vo del te­rro­ris­mo por par­te de la ban­da, un tiem­po muy cor­to pa­ra las mi­les de per­so­nas que du­ran­te años lo han su­fri­do en sus car­nes sin mo­rir. Los ame­na­za­dos em­pie­zan aho­ra a vi­vir sin es­col­ta, a pa­sear por sus lu­ga­re

Tiempo - - ZOOM - POR AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ FO­TOS: MA­NUEL DÍAZ DE RA­DA aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La lis­ta de su­fri­mien­tos es “inaca­ba­ble” pa­ra la fa­mi­lia de Jo­se­ba Mar­kai­da, con­ce­jal so­cia­lis­ta en Get­xo des­de 2002 has­ta ma­yo de es­te año y des­de en­ton­ces en la lo­ca­li­dad ve­ci­na de Be­ran­go. ETA le co­lo­có en­tre sus ob­je­ti­vos ha­ce ya diez años, y sus jó­ve­nes ca­cho­rros se en­car­ga­ron de ha­cer­le la vi­da im­po­si­ble des­de en­ton­ces. Su cal­va­rio em­pe­zó con ame­na­zas de muer­te, men­sa­jes in­ti­mi­da­to­rios en los bu­zo­nes de su ca­sa y del ayun­ta­mien­to, per­se­cu­cio­nes en co­che y una vi­gi­lan­cia “per­pe­tua” en su ca­lle que desem­bo­có en pin­ta­das ase­si­nas por do­quier. Pri­me­ro las alu­si­vas de ti­po ge­né­ri­co –ci­pa­yo muer­to-, lue­go las es­pe­cí­fi­cas y más do­lo­ro­sas –Mar­kai­da es­tás

muer­to-, pa­ra aca­bar con dia­nas so­fis­ti­ca­das co­mo la que col­ga­ron un día de­trás de su ca­sa, en la pa­red del de­pó­si­to de agua, con su nom­bre en una te­la blan­ca de trein­ta me­tros de lar­go por diez de an­cho. Pa­ra que se vie­ra bien.

La voz de Mar­kai­da se quie­bra cuan­do re­cuer­da otros mo­men­tos, los más du­ros: los tres in­ten­tos de que­mar­le el ca­se­río con cóc­te­les mo­lo­tov, la vez que en­ve­ne­na­ron a sus pe­rros y ra­pa­ron a sus ca­ba­llos co­mo ha­cían los na­zis con los ju­díos, aque­lla tar­de en que a uno de sus hi­jos le die­ron una pa­li­za en el co­le­gio por­que su pa­dre era un “vas­co trai­dor que no tra­ga y vo­ci­fe­ra”, o aque­lla ma­ña­na en la que su otro vás­ta­go se en­con­tró en los ba­jos del co­che un pa­que­te bom­ba si­mu­la­do. ¿Se pue­de ser más in­hu­mano a la ho­ra de in­fun­dir te­rror? Pe­ro eso no fue to­do. ¿Se ima­gi­nan dor­mir to­das las no­ches con es­co­pe­tas car­ga­das jun­to a la ca­ma pa­ra res­pon­der a un ata­que? ¿Y evi­tar las ha­bi­ta­cio­nes que dan a la ca­lle por mie­do a que te me­tan cóc­te­les por las ven­ta­nas? Pues en ese in­fierno han vi­vi­do Mar­kai­da y su fa­mi­lia du­ran­te una dé­ca­da.

Co­la­bo­ra­dor de ETA.

“Me po­día ha­ber ido, pe­ro con una in­dig­ni­dad enor­me y el ra­bo en­tre las pier­nas. De­ci­dí que­dar­me de re­sis­ten­te be­li­ge­ran­te. Pa­ci­fis­ta sí, pe­ro acrí­ti­co, por­que es­toy has­ta los hue­vos de la re­tó­ri­ca”, di­ce es­te ma­rino mer­can­te sin pe­los en la len­gua, que tra­ba­ja en la de­le­ga­ción de Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo en Bil­bao y que en 2009 fun­dó Zai­tu, una aso­cia­ción de ayu­da a los per­se­gui­dos, ame­na­za­dos y exi­lia­dos por la ETA en cu­ya ger­mi­na­ción él mis­mo par­ti­ci­pó en el fran­quis­mo. Por­que Mar­kai­da fue co­la­bo­ra­dor de la ban­da en­tre 1969 y 1972, de los 16 a los 18 años de edad, co­mo mu­chos otros du­ran­te la dic­ta­du­ra. “Eran otros tiem­pos y otra ma­ne­ra de pen­sar, has­ta que en un ti­ro­teo mue­re un com­pa­ñe­ro de pu­pi­tre

que me en­te­ro que es guar­dia ci­vil y lo ha­bía ocul­ta­do to­da su vi­da. Eso me hi­zo re­plan­tear­me mu­chas co­sas”, re­me­mo­ra de aque­lla épo­ca.

Su lu­cha an­ti­fran­quis­ta ter­mi­nó con la an­sia­da “li­ber­tad, am­nis­tía y Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía” que tra­jo la Tran­si­ción, y por ello in­ten­tó con­ven­cer a va­rios di­ri­gen­tes de ETA de que se ha­bían cum­pli­do los ob­je­ti­vos fun­da­cio­na­les de la ban­da. “Un día fui al mon­te y me di­je­ron que lo que man­da­ban eran las pi­pas, no los ce­re­bros. No pu­di­mos re­con­du­cir a los re­cal­ci­tran­tes y que­dó ese ger­men que vol­vió a bro­tar”, se la­men­ta con un po­so de amar­gu­ra mien­tras su mu­jer le pa­sa una bo­te­lla de ca­va pa­ra que la abra. Tras el so­ni­do del des­cor­che, cam­bia de ca­ra y brin­da por un fu­tu­ro es­pe­ran­za­dor. “Des­pués de siete tre­guas, pien­so que es­ta es la de­fi­ni­ti­va y la fi­nal, por­que las cir­cuns­tan­cias han cam­bia­do. Ellos re­co­no­cen que su tác­ti­ca, tal y co­mo es­tá la cues­tión, es ne­ga­ti­va con su guerra ab­sur­da”, ase­gu­ra más cal­ma­do.

Mar­kai­da es, jun­to a su mu­jer y un chó­fer de au­to­bús, uno de los úni­cos tes­ti­gos que han de­cla­ra­do en los úl­ti­mos años en la Au­dien­cia Na­cio­nal por la ka­le bo­rro­ka, el te­rro­ris­mo callejero por el que so­lo se ha po­di­do impu­tar a una de­ce­na de cha­va­les, en­tre otras co­sas por­que no hay na­die que les quie­ra acu­sar. “To­do el pue­blo les ha vis­to ha­cien­do fe­cho­rías, pe­ro la omer­tà aquí es igual de com­pren­si­ble que en Si­ci­lia. Un si­len­cio cóm­pli­ce, en­ten­di­do co­mo una cier­ta neu­tra­li­dad del que no quie­re pro­ble­mas, pe­ro in­mo­ral”, sub­ra­ya es­te con­ce­jal al que ha­ce unos me­ses le re­ti­ra­ron sus es­col­tas de dia­rio y que aho­ra so­lo los ne­ce­si­ta pa­ra ac­tos del PSE o reunio­nes pú­bli­cas.

El am­bien­te en su pue­blo es­tá más tran­qui­lo des­de que la ban­da de­cla-

ró el ce­se de­fi­ni­ti­vo de sus ac­ti­vi­da­des, el pa­sa­do 20 de oc­tu­bre, pe­ro le cues­ta lan­zar las cam­pa­nas al vue­lo. “To­dos los in­di­ca­ti­vos que ten­go, que son mu­chos, me di­cen que sí, que es­ta­mos me­jor, pe­ro la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca me di­ce que hay que te­ner cui­da­do. Con to­do, no me quiero jo­der la ale­gría con una des­con­fian­za per­ma­nen­te. Los del pue­blo han cam­bia­do la ac­ti­tud, se me acer­can más. El que an­tes so­lo me lla­ma­ba por te­lé­fono, aho­ra vie­ne a mi ca­sa sin pro­ble­ma. In­clu­so mu­chos de Ba­ta­su­na se me arri­man con ma­la con­cien­cia. Pa­ra mu­chos de ellos tam­bién es un es­ca­pe es­te mo­men­to, que­rían des­pe­gar­se de la vio­len­cia, pe­ro en una guerra tú eres mi­li­tar y no pue­des de­ser­tar”, pro­si­gue.

De es­ta contienda im­pues­ta por una mi­no­ría, en la que un ban­do ha pues­to las ar­mas y el otro, los muer­tos y ame­na­za­dos co­mo Mar­kai­da, hay que sa­car, a su jui­cio, dos lec­cio­nes. La pri­me­ra, con­ver­tir es­ta trau­má­ti­ca ex­pe­rien­cia en con­cien­cia po­pu­lar, “por eso el re­la­to y la me­mo­ria, apar­te de ser un de­ber, es fun­da­men­tal”. La se­gun­da es no ta­par las he­ri­das pa­ra no in­ci­dir en el mis­mo error: “¿Có­mo se re­pa­ra to­do el da­ño fí­si­co, psí­qui­co, mo­ral, so­cial y ma­te­rial? Veo el prin­ci­pio del fin, pe­ro no por su vo­lun­tad”, di­ce so­bre los eta­rras, “sino por los tiem­pos que co­rren con es­te ab­sur­do te­rro­ris­mo del si­glo XXI”.

Con Zai­tu ha querido de­fen­der “al po­lí­ti­co ame­na­za­do, al em­pre­sa­rio ex­tor­sio­na­do, al pe­rio­dis­ta aco­jo­na­do”, a aque­llos que se han te­ni­do que mar­char al exi­lio, unos 200.000 se­gún va­rios es­tu­dios, en un País Vas­co en el que “un 3% de la po­bla­ción es­ta­ba jo­dien­do, otro 3% ca­gado y el res­to, un no­ven­ta y tan­tos por cien­to, pen­san­do ‘que no me to­que’. Aquí so­lo los bo­ca­zas es­tá­ba­mos en la dia­na”, sub­ra­ya con vehe­men­cia. Su aso­cia­ción ase­so­ra a unas 150 per­so­nas, la ma­yo­ría de ellas con­ce­ja­les del PP, el PNV y el PSOE, pe­ro tam­bién cuen­ta con miem­bros de los Le­gio­na­rios de Cris­to Rey o de ex­tre­ma iz­quier­da... por­que ETA “no ha­cía distinciones en­tre sus ad­ver­sa­rios”.

Exi­lio pas­to­ral.

En­tre esos ad­ver­sa­rios es­tá el sa­cer­do­te Jai­me La­rrí­na­ga, na­ci­do en Yu­rre (Viz­ca­ya) en 1940 y que re­ci­ta con or­gu­llo sus pri­me­ros 28 ape­lli­dos de ori­gen vas­co. Es­te cu­ra fun­dó jun­to con otros dos je­sui­tas el Fo­ro el Salvador, una ini­cia­ti­va sur­gi­da en mar­cha en 1999 en ple­na tre­gua de ETA con la que se que­ría de­mos­trar que la Igle­sia vas­ca no era mo­no­lí­ti­ca en su de­fen­sa del na­cio­na­lis­mo y que, al me­nos, una par­te de los re­li­gio­sos vas­cos con­de­na­ba a ETA en to­das sus ma­ni­fes­ta­cio­nes. Sus más de 30 años

de vi­da pas­to­ral al fren­te de la pa­rro­quia de Ma­ru­ri de po­co le sir­vie­ron. En 2002 se con­vir­tió en el pri­mer cu­ra en Es­pa­ña que te­nía que lle­var es­col­ta en la ca­lle por la ame­na­za del te­rro­ris­mo, des­pués de que su nom­bre apa­re­cie­se en una lis­ta de ob­je­ti­vos de un co­man­do de ETA des­ar­ti­cu­la­do en Tar­bes (Fran­cia).

Nun­ca uti­li­zó el púl­pi­to con otros fi­nes que no fue­ran los re­li­gio­sos, pe­ro mu­chos de sus fe­li­gre­ses de­ja­ron de asis­tir a mi­sa tras co­no­cer los po­si­cio­na­mien­tos del pa­dre La­rrí­na­ga. Unos, por mie­do, le de­cían “no te acer­ques a mi ca­sa”, “no quiero que nos vean ha­blan­do”. Otros le die­ron la es­pal­da con el ar­gu­men­to de que “ha­bía he­cho da­ño al pue­blo”. El col­mo del des­pre­cio y odio lle­gó el día en el que no pu­do en­trar en ca­sa de una se­ño­ra en­fer­ma pa­ra dar­le la co­mu­nión. ¿El motivo? La ne­ga­ti­va de su hi­jo aber­za­le.

La­rrí­na­ga lle­gó a su­frir con­cen­tra­cio­nes en su con­tra a la puer­ta de la igle­sia du­ran­te va­rios do­min­gos, pe­ro lo más di­fí­cil de di­ge­rir fue cuan­do vio que mu­chos de sus com­pa­ñe­ros je­sui­tas le ne­ga­ban la paz, o el día que su vi­ca­rio le cas­ti­gó sin ofi­ciar bau­ti­zos ni bo­das. To­do por con­de­nar a ETA. “Cuan­do se po­ne a Euskadi por en­ci­ma de Dios se pue­de ha­cer cual­quier co­sa... co­mo ma­tar”, ad­vier­te. Tras un año de te­ner que mo­ver­se con es­col­ta por las ca­lles de Ma­ru­ri, de vi­vir en sus car­nes el boi­cot na­cio­na­lis­ta, de­ci­dió ti­rar la toa­lla. Des­pués de con­sul­tar­lo con el en­ton­ces obis­po de Bil­bao, Ricardo Bláz­quez, mar­chó al exi­lio, y des­de 2003 vi­ve en una re­si­den­cia re­li­gio­sa en el cen­tro de Ma­drid.

En es­tos úl­ti­mos años ha des­cu­bier­to la vi­da de mi­sio­ne­ro en una pe­que­ña co­mu­ni­dad in­dí­ge­na de Ve­ne­zue­la, don­de pa­sa cua­tro o cin­co me­ses al año, aunque a sus 71 no hay día que no año­re su tie­rra, su dió­ce­sis y el “ca­lor fa­mi­liar” de los do­min­gos y fes­ti­vos. En sep­tiem­bre se reunió con el su­ce­sor de Bláz­quez, el obis­po Ma­rio Ice­ta, pa­ra ver si po­día vol­ver al País Vas­co, pe­ro su su­pe­rior je­rár­qui­co se lo des­acon­se­jó. To­da­vía hay mu­cho odio sem­bra­do.

No le­jos de Ma­ru­ri se en­cuen­tra la lo­ca­li­dad de Elo­rrio, don­de hay otro re­sis­ten­te mo­dé­li­co: Car­los Gar­cía, de 33 años y con­ce­jal del Par­ti­do Po­pu­lar en es­ta lo­ca­li­dad des­de los co­mi­cios de ma­yo. Lle­va con es­col­ta des­de 1999, tras la de­no­mi­na­da tre­gua-tram­pa de ETA, cuan­do es­ta­ba en la uni­ver­si­dad y se ha­bía con­ver­ti­do en uno de los con­ce­ja­les más jó­ve­nes del PP vas­co des­pués del vil ase­si­na­to de Miguel Ángel Blan­co dos años an­tes. Su de­ci­sión, el pa­sa­do mes de ju­nio, de apo­yar a la can­di­da­ta del PNV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.