“La gen­te vuel­ve a ha­blar de po­lí­ti­ca en los ba­res del País Vas­co”

pe­rio­dis­ta

Tiempo - - PORTADA -

Su mi­ra­da des­con­fia­da es fru­to de dé­ca­das de mie­do. Hi­jo de re­pu­bli­ca­nos vas­cos que mar­cha­ron al exi­lio, a An­der Lan­dá­bu­ru le cues­ta son­reír. Du­ran­te la Tran­si­ción fue la ex­tre­ma de­re­cha la que pri­me­ro le ame­na­zó, pe­ro pron­to lle­gó ETA a su vi­da. De 1984 a 1997 tu­vo que tra­ba­jar fue­ra del País Vas­co, y cuan­do vol­vió pa­ra abrir la de­le­ga­ción vas­ca de El País lle­ga­ron los mo­men­tos más du­ros. La ban­da em­pe­zó a apun­tar a los pe­rio­dis­tas en su es­tra­te­gia de so­cia­li­zar el su­fri­mien­to: una de sus re­dac­to­ras, Au­ro­ra Int­xaus­ti, se sal­vó de mi­la­gro en un aten­ta­do y en 2001, po­co des­pués de em­pe­zar a vi­vir con es­col­ta, su her­mano Gor­ka, tam­bién pe­rio­dis­ta, abrió un pa­que­te bom­ba que a pun­to es­tu­vo de cos­tar­le la vi­da. Le aca­ban de qui­tar la pro­tec­ción y ha vuel­to a pi­sar la ca­lle en so­li­ta­rio. Ve un nue­vo cli­ma tras el ce­se de­fi­ni­ti­vo de ETA: “Por lo pron­to, la gen­te ya ha­bla de po­lí­ti­ca en los ba­res, al­go im­pen­sa­ble has­ta ha­ce bien po­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.