Em­pie­za la cuen­ta atrás de M.R.

An­tes de su in­ves­ti­du­ra co­mo pre­si­den­te el 21 de di­ciem­bre, Ra­joy se ha reuni­do con re­pre­sen­tan­tes de la ban­ca, de la pa­tro­nal CEOE y de los dos prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

es­ta se­ma­na co­mien­za la cuen­ta atrás del re­co­rri­do cons­ti­tu­cio­nal que lle­va­rá a la in­ves­ti­du­ra de Ma­riano Ra­joy co­mo pre­si­den­te del Go­bierno, de su ju­ra an­te el Rey el día 21 de di­ciem­bre y de la con­vo­ca­to­ria de su pri­mer Con­se­jo de Mi­nis­tros la vís­pe­ra de No­che­bue­na, des­pués de ha­ber he­cho pú­bli­ca su com­po­si­ción, al­go que es­tá lle­van­do a ca­bo en el más es­tric­to de los se­cre­tos.

En­ce­rra­do en su des­pa­cho de la ca­lle Gé­no­va, en con­tac­to per­ma­nen­te con So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, que se es­tá en­car­gan­do de los de­ta­lles del tras­pa­so de po­de­res con el mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia en fun­cio­nes, Ra­món Jáuregui, pen­dien­te de la evo­lu­ción de los mer­ca­dos, de la si­tua­ción de la deu­da y, so­bre to­do, de la pri­ma de ries­go, que días des­pués de las elec­cio­nes lle­gó a ba­tir un nue­vo y preo­cu­pan­te ré­cord, Ma­riano Ra­joy, ha querido po­ner du­ran­te es­tos días pre­vios a su in­ves­ti­du­ra las ba­ses de lo que se­rá su fu­tu­ra po­lí­ti­ca, en unos mo­men­tos crí­ti­cos des­de el pun­to de vista eco­nó­mi­co y alar­man­te des­de el pun­to de vista europeo, en los que la Eu­ro­zo­na si­gue su­mi­da en la peor cri­sis des­de la im­plan­ta­ción del eu­ro co­mo mo­ne­da úni­ca.

Sin que­rer com­pa­re­cer an­te la pren­sa des­de su triun­fo el pa­sa­do 20 de no­viem­bre (esa no­che so­lo hi­zo una de­cla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal mi­ran­do di­rec­ta­men­te a cá­ma­ra, di­ri­gién­do­se a los es­pa­ño­les y sin ad­mi­tir nin­gún ti­po de pre­gun­ta), Ra­joy se ha reuni­do, es­tos úl­ti­mos días, con los prin­ci­pa­les re­pre­sen­tan­tes del sec­tor ban­ca­rio pa­ra re­fle­xio­nar, en­tre otros te­mas, so­bre la po­si­bi­li­dad de crear un ban­co ma­lo en el que se me­te­rían to­dos los ac­ti­vos tó­xi­cos in­mo­bi­lia­rios que tie­ne la to­ta­li­dad del sec­tor y que su­ma­rían, se­gún el ban­co de in­ver­sión Mor­gan Stan­ley, un to­tal de 178.000 mi­llo­nes de eu­ros que, jun­to con los prés­ta­mos mo­ro­sos, po­drían lle­gar a los 338.000 mi­llo­nes.

Pe­ro pa­ra él, tan im­por­tan­te es el sec­tor ban­ca­rio en una si­tua­ción alar­man­te de es­ca­sez ab­so­lu­ta de cré­di­to, co­mo el com­pro­mi­so que ya ha ad­qui­ri­do con la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, de abor­dar una re­for­ma la­bo­ral en pro­fun­di­dad, esa re­for­ma la­bo­ral que el Ban­co Cen­tral Europeo (BCE) le ha­bía pe­di­do a Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, y que el ac­tual pre­si­den­te

del Go­bierno en fun­cio­nes no se en­con­tró con fuer­zas pa­ra lle­var a ca­bo des­pués de los re­cor­tes y me­di­das de ajus­te que pu­so en mar­cha en ma­yo del año pa­sa­do, por im­po­si­ción del di­rec­to­rio fran­co-ale­mán.

Ra­joy ha querido cum­plir el ex­pe­dien­te reunién­do­se por se­pa­ra­do con el pre­si­den­te de la pa­tro­nal CEOE, Juan Ro­sell, y con los res­pon­sa­bles de los dos prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos, Cán­di­do Mén­dez, de la Unión Ge­ne­ral de Tra­ba­ja­do­res, e

Ignacio Fernández To­xo, de Co­mi­sio­nes Obre­ras, ad­vir­tién­do­les que tie­nen so­lo de pla­zo has­ta des­pués de Re­yes pa­ra lle­gar a un acuer­do. De lo con­tra­rio, se­rá el Go­bierno el que de­ci­di­rá. la ter­ce­ra pa­ta de su es­tra­te­gia pa­sa por un ma­yor ri­gor en el ma­ne­jo de las cuen­tas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, cau­san­tes de que las pre­vi­sio­nes de dé­fi­cit acor­da­das en el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad se ha­yan dis­pa­ra­do y con­di­cio­nen, se­gún ha co­mu­ni­ca­do a los pre­si­den­tes de las au­to­no­mías del Par­ti­do Po­pu­lar con los que tam­bién se ha reuni­do, los com­pro­mi­sos que hay que ad­qui­rir pa­ra el pró­xi­mo año que si­túan el dé­fi­cit ge­ne­ral del Es­ta­do en un 4,4% del PIB.

Sin em­bar­go, el pro­ble­ma in­me­dia­to que se le pre­sen­ta a Ma­riano Ra­joy, en cuan­to ha­ga su en­tra­da en el pa­la­cio de la Mon­cloa, es el fu­tu­ro de Es­pa­ña en la Eu­ro­zo­na, de acuer­do con las de­ci­sio­nes que es­te fin de se­ma­na (días 8 y 9 de di­ciem­bre) tie­ne que to­mar la Cum­bre de Je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno, se­gún el di­se­ño pre­vio que ha he­cho el dúo Mer­kozy (An­ge­la Mer­kel y Ni­co­las Sar­kozy) y que pa­sa por in­ten­tar sen­tar las ba­ses de una unión fis­cal en­tre los 17 paí­ses del eu­ro, que su­pon­drá una su­per­vi­sión en co­mún de los pre­su­pues­tos na­cio­na­les y du­ras sanciones po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas pa­ra los paí­ses que no aca­ten las de­ci­sio­nes co­mu­nes.

Los lí­de­res de la Eu­ro­zo­na ten­drán que de­ci­dir has­ta dón­de es­tán dis­pues­tos a ce­der en so­be­ra­nía, te­nien­do en cuen­ta que si hay un pac­to fis­cal, el Ban­co Cen­tral Europeo ac­tua­rá co­mo la Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se o el Ban­co de In­gla­te­rra, y com­ba­ti­rá la es­pe­cu­la­ción con­tra la deu­da pú­bli­ca, com­prán­do­la ma­si­va­men­te

En es­te as­pec­to, Ra­joy ya ha de­ci­di­do que Es­pa­ña tie­ne que es­tar en el nú­cleo du­ro del eu­ro, en esa unión fis­cal, aunque el ca­mino a re­co­rrer se­rá un ca­mino lleno de di­fi­cul­ta­des, sa­cri­fi­cios, re­cor­tes y re­for­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.