La dé­ci­ma le­gis­la­tu­ra tras la Cons­ti­tu­ción

Un dipu­tado que na­ció en ple­na Guerra Ci­vil y otro que pro­ce­de del 15-M con­tras­tan su ex­pe­rien­cia y sus ex­pec­ta­ti­vas jus­to cuan­do ini­cia sus tra­ba­jos el Con­gre­so.

Tiempo - - ESPAÑA - POR JAVIER OTE­RO Y CLA­RA PINAR

Han pa­sa­do más de 32 años des­de que el 23 de mar­zo de 1979 em­pe­zó la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra del ac­tual pe­rio­do de­mo­crá­ti­co. Igual que en­ton­ces, el trá­mi­te em­pie­za con la cons­ti­tu­ción de la Me­sa de edad, for­ma­da por el dipu­tado más jo­ven y el más ma­yor. En ella coin­ci­di­rán es­ta vez, con 25 y 74 años, Al­ber­to Gar­zón y Juan Ma­nuel Al­ben­dea, dipu­tados de la nue­va y la vie­ja hor­na­da.

Al­ber­to Gar­zón, dipu­tado de IU por Má­la­ga, es el más jo­ven. Tie­ne 25 años. Sus pri­me­ros re­cuer­dos so­bre al­go que ten­ga que ver con la po­lí­ti­ca se re­mon­tan a los tra­ba­jos y la ce­le­bra­ción del Día de la Cons­ti­tu­ción en el co­le­gio, y los va­lo­res que le trans­mi­tie­ron sus pa­dres. Tam­bién re­cuer­da que de pe­que­ño, “cuan­do veía el te­le­dia­rio”, le preo­cu­pa­ba “el con­flic­to pa­les­tino”. “Sen­tía cu­rio­si­dad y pre­gun­ta­ba”, afir­ma. Hoy ac­ce­de al Con­gre­so con la idea de que su tra­ba­jo sea “trans­pa­ren­te y al ser­vi­cio del pro­yec­to de trans­for­mar la so­cie­dad”, lo que pre­ten­de po­ten­ciar a tra­vés de una web. Con ello tam­bién quie­re evi­tar un pro­ce­so de “ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción” de su ac­ti­vi­dad. “Ya me es­cu­cha­réis. Voy a de­cir la ver­dad siem­pre, las co­sas cla­ras”, pro­me­te. Gar­zón ya cuen­ta con un blog (www.agar­zon.net), que tie­ne 10.000 vi­si­tas, y 15.500 se­gui­do­res en Twit­ter.

En la uni­ver­si­dad, Al­ber­to Gar­zón em­pe­zó a dar sus pri­me­ros pa­sos en la po­lí­ti­ca cuan­do, se­gún cuen­ta, des­cu­brió que no com­par­tía la “pers­pec­ti­va úni­ca” de lo que se en­se­ña­ba en su ca­rre­ra de Eco­nó­mi­cas, “en la que so­lo ca­bían res­pues­tas del ti­po que ha­bía que ba­jar los sa­la­rios o que los sin­di­ca­tos eran un pro­ble­ma”. Se afi­lió a IU y hoy si­gue sien­do mi­li­tan­te de base. Vi­vió su pri­me­ra vez an­te las ur­nas en el con­vul­so 14 de mar­zo de 2004, tras los aten­ta­dos del 11-M. De­fen­sor de la ne­go­cia­ción pa­ra aca­bar con el te­rro­ris­mo, en la ma­ni­fes­ta­ción tras los aten­ta­dos le “ta­cha­ron de eta­rra”: “Me tu­ve que ir de la ma­ni­fes­ta­ción. Lue­go se su­po que no era ETA”.

Gar­zón per­te­ne­ce a una ge­ne­ra­ción que no vo­tó la Cons­ti­tu­ción, que ha cre­ci­do en de­mo­cra­cia y que no tie­ne “los te­mo­res” de la ge­ne­ra­ción de sus pa­dres so­bre “su re­for­ma”. Con IU com­par­te la idea de que la Tran­si­ción “no fue mo­dé­li­ca, fue di­ri­gi­da por las éli­tes del fran­quis­mo” y eso tra­jo con­se­cuen­cias que con­si­de­ra he­ren­cias in­jus­tas co­mo la ley elec­to­ral o que “no ha­ya ha­bi­do una tran­si­ción eco­nó­mi­ca; los mul­ti­mi­llo­na­rios si­guen sien­do los mis­mos, pro­vie­nen del fran­quis­mo”. Por ello defiende “una se­gun­da tran­si­ción”.

Pro­ta­go­nis­ta en el mo­vi­mien­to del 15M, ex­pli­ca el con­tras­te del eslogan Que no nos re­pre­sen­tan que gri­ta­ban a los po­lí­ti­cos con su con­di­ción ac­tual de dipu­tado: “No exis­te la cla­se po­lí­ti­ca, exis­ten po­lí­ti­cos de dis­tin­tas cla­ses, los que han go­ber­na­do con las gran­des em­pre­sas y ban­cos y los que, co­mo en IU, tra­ba­ja­mos con los de aba­jo”. Por eso defiende con­ti­nuar con el tra­ba­jo sin­di­cal y la mo­vi­li­za­ción en la ca­lle.

El más vie­jo.

Pa­ra Juan Ma­nuel Al­ben­dea, la X Le­gis­la­tu­ra es su quin­ta per­so­nal y, a sus 74 años, vol­ve­rá a ser miem­bro de la me­sa de edad. Por se­gun­da vez, por­que en 2008 ya era el más vie­jo del Con­gre­so de los Dipu­tados. Na­tu­ral de Cór­do­ba y dipu­tado del PP por Se­vi­lla, es un po­lí­ti­co tar­dío y por vo­ca­ción. Lle­gó a la po­lí­ti­ca de la mano de Javier Are­nas, que a los 57 años le in­clu­yó por pri­me­ra vez en la lis­ta se­vi­lla­na. Co­mo buen afi­cio­na­do a los to­ros, has­ta en­ton­ces ha­bía vis­to la

po­lí­ti­ca des­de la ba­rre­ra. Su vi­da pro­fe­sio­nal se ha­bía desa­rro­lla­do en el sec­tor fi­nan­cie­ro, en el BBVA, y cuan­do le lle­gó la edad de pre­ju­bi­lar­se se de­ci­dió a dar el sal­to. “Le di­je al pre­si­den­te del ban­co que que­ría de­di­car­me a la po­lí­ti­ca, que mis hi­jos ya se ha­bían eman­ci­pa­do y no te­nía que man­te­ner­los, por­que de dipu­tado no pue­des man­te­ner a ocho hi­jos”.

La edad me­dia de los dipu­tados ron­da los 50. Él los su­pera, igual que ca­da vez hay más trein­ta­ñe­ros y dipu­tados en la vein­te­na. Cree que la combinación de jó­ve­nes y ma­yo­res es bue­na, por­que une “fuer­za” y “ex­pe­rien­cia”. Pe­ro tam­bién que el pa­so por el Con­gre­so de­be ser tem­po­ral. “Hay que te­ner cui­da­do pa­ra que [los jó­ve­nes] no se crean que se pue­de ser dipu­tado to­da la vi­da. Me pa­re­ce bien que un se­ñor que ha ter­mi­na­do la ca­rre­ra y quie­re ser dipu­tado lo sea du­ran­te unos años y lue­go se mar­che a su ca­sa. En mi ca­so, al con­tra­rio, he es­ta­do to­da mi vi­da tra­ba­jan­do en la em­pre­sa pri­va­da y apor­to mi ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal. Las dos co­sas son ne­ce­sa­rias, pe­ro eter­ni­zar­se, no”. A los 74, afron­ta la le­gis­la­tu­ra con “mu­chas ga­nas de tra­ba­jar” y aho­ra pien­sa en co­mi­sio­nes. Le in­tere­san Jus­ti­cia y Eco­no­mía. Tam­bién Cul­tu­ra, “pa­ra de­fen­der la fies­ta de los to­ros”.

En 16 años de par­la­men­ta­rio no re­cuer­da mo­men­tos ma­los. Sí tie­ne gra­ba­dos los dos me­jo­res: cuan­do en 1996 Are­nas le in­clu­yó por pri­me­ra vez en la lis­ta de Se­vi­lla y ha­ce unos me­ses, cuan­do le re­no­va­ron co­mo can­di­da­to. “Aho­ra me ha he­cho mu­cha ilu­sión, creía que por mi edad ya no me iban a po­ner otra vez”.

Al­ben­dea sa­be lo que es ser dipu­tado del par­ti­do del Go­bierno, con ma­yo­ría ab­so­lu­ta y re­la­ti­va, y es­tar en la opo­si­ción, co­mo en los úl­ti­mos ocho años. Pa­de­ce el des­pres­ti­gio de los po­lí­ti­cos -le pa­re­ce “in­jus­to”, por­que el “99,9%” se de­di­can a tra­ba­jar por el bien co­mún- y no ve mal de­cla­rar pú­bli­ca­men­te su pa­tri­mo­nio. Aunque lo im­por­tan­te es ver “có­mo em­pe­zó y có­mo ter­mi­na”.

La X Le­gis­la­tu­ra, con una “ma­yo­ría tan hol­ga­da”, se­rá “muy bue­na”, pe­ro con si­tua­cio­nes com­pli­ca­das. La pri­me­ra, de­ci­dir si Amaiur ten­drá gru­po -él era dipu­tado cuan­do HB ob­tu­vo dos es­ca­ños, en 1996, que no ocu­pó pe­ro aho­ra, “es­tos van a ve­nir se­gu­ro”–. Y, en ge­ne­ral, la cri­sis: “Es­ta­mos en una si­tua­ción muy com­pli­ca­da y sa­lir va a ser di­fí­cil, pe­ro lo con­se­gui­re­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.