Un go­bierno pa­ra sal­var Es­pa­ña

Has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to Ra­joy no da­rá a co­no­cer su equi­po. Re­sur­ge con fuer­za el nom­bre de Ro­dri­go Ra­to.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Sue­na a le­yen­da ur­ba­na, pe­ro no lo es: Ma­riano Ra­joy no tie­ne com­pro­mi­sos po­lí­ti­cos de pri­mer ran­go con na­die. Ha lle­ga­do a don­de ha lle­ga­do a pe­sar de, co­mo él mis­mo gus­ta de­cir cuan­do en las so­bre­me­sas se re­la­ja con un buen ha­bano en­tre los de­dos. La úni­ca cer­te­za de sus más alle­ga­dos es que de­ci­di­rá el Go­bierno en el úl­ti­mo sus­pi­ro, cuan­do no ten­ga más re­me­dio, jus­to en el mi­nu­to an­te­rior a que sal­ga el mo­to­ris­ta con los nombramientos ca­mino del Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do. Si es que los mo­to­ris­tas es­tán to­da­vía pa­ra eso. Ra­joy es así. Y no va a cam­biar. Cuan­do es­tas lí­neas to­man for­ma, 6 de di­ciem­bre de 2011, ni los pro­ba­bles mi­nis­tros sa­ben más allá de las es­pe­cu­la­cio­nes que les su­su­rra­mos al oí­do los pe­rio­dis­tas, ex­per­tos en qui­nie­las sin pre­mio, ávi­dos con­su­mi­do­res de am­bi­cio­nes no siem­pre sa­tis­fe­chas.

Ra­joy ca­lla. Y pro­ba­ble­men­te ha­ce bien. Lo pri­me­ro es lo pri­me­ro y, pa­ra em­pe­zar, el fu­tu­ro de Es­pa­ña pa­sa por la cum­bre del Par­ti­do Po­pu­lar Europeo de Mar­se­lla. El pre­si­den­te in péc­to­re se ha cen­tra­do en esa ci­ta. Uno de sus es­cu­de­ros, Ál­va­ro Na­dal, con su im­pe­ca­ble do­mi­nio del ale­mán, se ha ocu­pa­do de alla­nar el te­rreno. Hay que con­ven­cer a Mer­kel –y en me­nor me­di­da, pe­ro tam­bién, a Sar­kozy– de que Es­pa­ña va a ha­cer sus de­be­res. To­dos. De que se ha­rá to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra es­tar en el nú­cleo du­ro de la Unión. Sa­cri­fi­cios, sa­cri­fi­cios y sa­cri­fi­cios. So­lo así nos se­rán pres­ta­dos los ca­si 400.000 mi­llo­nes de eu­ros que Es­pa­ña ne­ce­si­ta pa­ra so­bre­vi­vir al año 2012.

Así es­tá el pa­tio. Y a pe­sar de to­do aún hay quien as­pi­ra a ser mi­nis­tro; quien no pue­de re­sis­tir­se a la tre­men­da atrac­ción que ejer­ce en los pu­ra­san­gre de la po­lí­ti­ca la hi­pó­te­sis de for­mar par­te del “Go­bierno que sal­vó a Es­pa­ña”. En la­ti­tu­des más al Nor­te a es­tos es­pe­cí­me­nes se les ca­ta­lo­ga co­mo sui­ci­das, y la pre­gun­ta que al­gu­nos en el PP to­da­vía se ha­cen es: ¿se sui­ci­da­rá Ro­dri­go Ra­to? El pre­si­den­te de Ban­kia no es­tá des­car­ta­do. En el seno del PP hay quie­nes pre­sio­nan pa­ra que acep­te la vi­ce­pre­si­den­cia eco­nó­mi­ca (o pa­ra que Ra­joy se lo pro­pon­ga, que no es lo mis­mo): “Con la agen­da de Ro­dri­go no per­de­ría­mos ni un mi­nu­to. Pa­ra un po­lí­ti­co de pri­me­ra co­mo él sal­var Ban­kia es un tro­feo me­nor. Otra co­sa es sal­var Es­pa­ña. Si Ra­joy se lo pro­po­ne no tie­ne fá­cil de­cir que no”.

Hom­bre, de­pen­de. Si Ra­to su­pera el pron­to pa­trió­ti­co, ana­li­za la si­tua­ción con frial­dad y echa nú­me­ros, la res­pues­ta no es fá­cil, es fa­ci­lí­si­ma: “Ma­riano, bús­ca­te otro can­di­da­to a la ho­gue­ra”. Y es que se tra­ta de eso, de mu­je­res y hom­bres dis­pues­tos a in­mo­lar­se. Lo que se ave­ci­na va a ser du­rí­si­mo, y de se­gu­ro que ha­brá quie­nes pre­ten­dan que la pri­me­ra ron­da la pa­guen otros. Una vez nom­bra­do el Go­bierno, Ra­joy de­be­ría con­tar quié­nes re­cha­za­ron la ofer­ta. Los es­pa­ño­les te­ne­mos de­re­cho a sa­ber los nom­bres de los que no es­tu­vie­ron a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias.

Pe­ro tam­bién es­tán los más fie­les, aque­llos que no pue­den de­cir que no en nin­gún ca­so, por­que son lo que son gra­cias al pa­trón. Es­tos con­for­man el nú­cleo du­ro, el de los que ni pue­den de­cir que no ni tie­nen la me­nor in­ten­ción de ha­cer­lo. Hay cua­tro nom­bres fi­jos en to­das las qui­nie­las: So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, Ana Pastor, Jo­sé Ma­nuel So­ria y Cris­tó­bal Mon­to­ro. Lue­go es­tá el gru­po de can­di­da­tos con al­tas po­si­bi­li­da­des, en­tre los que des­ta­can Al­ber­to Ruiz-ga­llar­dón, Jor­ge Fernández (el que de los dos no sea mi­nis­tro pue­de pre­si­dir el Con­gre­so), Miguel Arias Ca­ñe­te y Ana Ma­to. Y por úl­ti­mo, una le­gión de as­pi­ran­tes cu­yas opciones os­ci­lan en­tre el 50-50 y el 1090. Aquí ci­ta­re­mos a Gon­zá­lez-pons (a quien se le ubi­ca en la por­ta­vo­cía par­la­men­ta­ria: “En ese pues­to va a ha­cer fal­ta al­guien con mu­cha ma­la le­che”), a Jo­sep Pi­qué (que ha per­di­do opciones en las úl­ti­mas se­ma­nas) y a Joan Pu­jol. ¿Y Cos­pe­dal? El PP no pue­de ha­cer­le un nue­vo feo a Cas­ti­lla-la Man­cha. (Con­ti­nua­rá)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.