LOS DIEZ DE AMAIUR

Quién es quién en­tre los siete dipu­tados y tres se­na­do­res que ha con­se­gui­do la iz­quier­da aber­za­le en las elec­cio­nes del 20 de no­viem­bre.

Tiempo - - ESPAÑA - BOR­JA VEN­TU­RA tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Qué tie­nen en co­mún un exin­ter­na­cio­nal con la se­lec­ción es­pa­ño­la de balonmano, un nu­me­ra­rio del Opus Dei, un sin­di­ca­lis­ta y un ca­te­drá­ti­co? Amaiur es un con­glo­me­ra­do tan he­te­ro­gé­neo en su for­ma­ción que da pa­ra eso y más. Acu­cia­dos por la ne­ce­si­dad de pre­sen­tar can­di­da­tu­ras que no es­tu­vie­ran man­cha­das pa­ra evi­tar que la Jus­ti­cia ile­ga­li­za­ra sus lis­tas, los res­pon­sa­bles de la iz­quier­da aber­za­le han te­ni­do que com­po­nér­se­las y ti­rar de su am­plia base so­cial pa­ra for­mar las lis­tas con las que han con­se­gui­do los me­jo­res re­sul­ta­dos de su his­to­ria en lo que a es­ca­ños se re­fie­re.

He­te­ro­gé­neos en la com­po­si­ción, pe­ro ho­mo­gé­neos en la ideo­lo­gía: de los diez, siete vie­nen de la iz­quier­da aber­za­le de to­da la vi­da, la de HB, EH y ANV, y so­lo tres bi­lle­tes pa­ra las Cor­tes lle­van el nom­bre de al­guno de sus so­cios de coa­li­ción. En con­cre­to, dos pa­ra Eus­ko Al­kar­ta­su­na (EA) y uno pa­ra Ara­lar. Al­ter­na­ti­ba, la es­ci­sión de la IU vas­ca, se ha que­da­do sin re­pre­sen­ta­ción a pe­sar del éxi­to co­se­cha­do des­pués de que el pa­sa­do 20 de no­viem­bre la nue­va mar­ca aber­za­le con­si­guie­ra su­mar siete dipu­tados y tres se­na­do­res y des­pla­zar al PNV co­mo la pri­me­ra fuer­za vas­ca en las Cor­tes na­cio­na­les.

Él éxi­to le lle­gó a la iz­quier­da aber­za­le en una fe­cha de in­faus­to re­cuer­do pa­ra el so­be­ra­nis­mo vas­co: si en 2011 ce­le­bra­ron la no­che elec­to­ral sal­tan­do y son­rien­do an­te su his­tó­ri­ca ha­za­ña, en 1989 HB llo­ra­ba el ase­si­na­to a ti­ros de Jo­su Mu­gu­ru­za. Aquel 20 de no­viem­bre de ha­ce 22 años fue la úl­ti­ma vez que los re­pre­sen­tan­tes de la iz­quier­da aber­za­le se pre­pa­ra­ban pa­ra ini­ciar una le­gis­la­tu­ra en el Con­gre­so de los Dipu­tados. En­ton­ces fue­ron cua­tro dipu­tados y tres se­na­do­res, aho­ra son siete dipu­tados y tres se- na­do­res. Es­tos diez son los miem­bros de Amaiur que re­co­gen el tes­ti­go de aque­lla iz­quier­da aber­za­le en Ma­drid:

Iña­ki An­ti­güe­dad. Bil­baíno de 56 años, es­te ca­te­drá­ti­co de Hidrogeología de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co es­tá lla­ma­do a ser el por­ta­voz de la for­ma­ción en el Con­gre­so da­das sus do­tes de ora­to­ria. Con­si­de­ra­do un mo­de­ra­do den­tro de la iz­quier­da aber­za­le de to­da la vi­da, en breve vi­vi­rá una de esas es­ce­nas pa­ra­dó­ji­cas que lle­nan por­ta­das: se­rá re­ci­bi­do por el Rey co­mo dipu­tado elec­to cuan­do fue juz­ga­do en 1990 por in­ju­rias con­tra la Co­ro­na por un ar­tícu­lo es­cri­to en el dia­rio Deia. Por aque­lla épo­ca era dipu­tado au­to­nó­mi­co de HB, de don­de fue a las Jun­tas Ge­ne­ra­les pa­ra re­gre­sar al Par­la­men­to Vas­co con EH. Fer­vien­te mi­li­tan­te de AHT Gel­ti­du, la pla­ta­for­ma aber­za­le con­tra la al­ta ve­lo­ci­dad, con­de­nó pú­bli­ca­men­te el ase­si­na­to a ma­nos de ETA de Ignacio Uría, uno de los em­pre­sa­rios que tra­ba­ja­ba pre­ci­sa­men­te en la cons­truc­ción del tra­za­do fe­rro­via­rio.

Jon Iña­rri­tu. Bil­baíno de 32 años, es el res­pon­sa­ble del área in­ter­na­cio­nal de Ara­lar, par­ti­do del que fue co­fun­da­dor jun­to a Pat­xi Za­ba­le­ta en 2001. A pe­sar de que has­ta aho­ra ha­bía te­ni­do un pa­pel des­ta­ca­do en lo pú­bli­co - en las úl­ti­mas elec­cio­nes fue co­mo su­plen­te-, ya ha em­pe­za­do a mo­ver­se en su nue­vo rol de dipu­tado: es el úni­co car­go elec­to de Amaiur que ha com­par­ti­do me­sa con miem­bros del PP vas­co en una reunión pa­ra nor­ma­li­zar re­la­cio­nes en­tre am­bas fuer­zas, al me­nos de for­ma ofi­cial.

Mai­te Aris­te­gi. Fue la ca­be­za de lis­ta al Con­gre­so por Gui­púz­coa, el feu­do más fa­vo­ra­ble de los in­de­pen­den­tis­tas, lo que in­vi­ta a pen­sar que ju­ga­rá un pa­pel im­por­tan­te. Na­ci­da en Ber­ga­ra ha­ce 49 años, es­ta son­rien­te dipu­tada vie­ne del co­lec­ti­vo In­de­pen­tis­tak y del mun­do del sin­di­ca­lis­mo agra­rio, en el que par­ti­ci­pó co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral de EHNE en­tre 1997 y 2002 y des­de don­de fi­gu­ró co­mo fir­man­te del Pac­to de Li­za­rra. Dos años an­tes ha­bía si­do ele­gi­da con­ce­jal de HB en su pue­blo, y se dio a co­no­cer por ges­tos co­mo la huel­ga de ham­bre que man­tu­vo du­ran­te tres días pa­ra pe­dir el acer­ca­mien­to de pre­sos de ETA. Tu­vo un pa­pel des­ta­ca­do co­mo por­ta­voz en de­fen­sa de los acu­sa­dos en el su­ma­rio 18/98 y, más re­cien­te­men­te, se ha vin­cu­la­do a pla­ta­for­mas co­mo Na­zio Ez­ta­ba­dia Gu­ne o la Ini­cia­ti­va So­cial Mi­la­ka­bi­la­ka. Pa­ra acer­car­se a sus raí­ces na­da me­jor que al­qui­lar La­maino Et­xe­be­rri, el im­pre­sio­nan­te ca­se­río con ca­pa­ci­dad pa­ra 14 per­so­nas que ofre­ce co­mo ca­sa ru­ral en las afue­ras de su pue­blo na­tal.

Ra­fa La­rrei­na. Se­gun­do en la lis­ta al Con­gre­so por Gui­púz­coa, es un vie­jo co­no­ci­do de la po­lí­ti­ca vas­ca: dipu­tado au­to­nó­mi­co por EA du­ran­te 19 años, per­dió su es­ca­ño por un pu­ña­do de vo­tos del ex­tran­je­ro. Miem­bro nu­me­ra­rio del Opus Dei, en va­rias oca­sio­nes ha in­ten­ta­do ex­pli­car que sus creen­cias re­li­gio­sas no cho­can con su fi­lia­ción po­lí­ti­ca, es­pe­cial­men­te en lo re­fe­ren­te al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual o el abor­to. Es­te economista vi­to­riano de 55 años se ma­ne­ja en la Red con cier­ta sol­tu­ra: en su blog hay te­mas des­de el año 1999 y lle­va más de tres años en Twit­ter. Xa­bier Mi­kel Erre­kon­do. Ter­ce­ro en la lis­ta al Con­gre­so por Gui­púz­coa, fue uno de los me­jo­res ju­ga­do­res de la li­ga Aso­bal de balonmano. In­ter­na­cio­nal con la se­lec­ción es­pa­ño­la, hi­zo bue­nas migas con otro do­nos­tia­rra con el que com­par­tía ban­qui­llo y za­ga, pe­ro los orí­ge­nes y sus fi­na­les fue­ron bien dis­tin­tos. Él, na­ci­do en Usur­bil y de 47 años es in­for­má­ti­co de pro­fe­sión y da aho­ra el sal-

to a la po­lí­ti­ca na­cio­nal tras ha­ber si­do al­cal­de de su lo­ca­li­dad na­tal des­de las fi­las de ANV. Su com­pa­ñe­ro se ca­só con una in­fan­ta de Es­pa­ña y aho­ra es­tá en el ojo del hu­ra­cán por sus tur­bios ne­go­cios al fren­te de una ONG. Ni lo de de­fen­der los co­lo­res es­pa­ño­les ni lo de al­ter­nar con Iña­ki Ur­dan­ga­rín pa­re­cían co­sas he­chas pa­ra un hom­bre que vie­ne de una fa­mi­lia pro­fun­da­men­te aber­za­le: su her­ma­na Gar­bi­ñe fue con­ce­jal de HB en su pue­blo y ac­tual­men­te es dipu­tada de Ad­mi­nis­tra­ción Fo­ral en las Jun­tas Ge­ne­ra­les de Gui­puz­koa con Bil­du, ade­más de ser una de las con­se­je­ras ge­ne­ra­les de la Kut­xa; su her­mano Iña­ki es­tu­vo pre­so por co­la­bo­rar con el co­man­do Do­nos

ti de ETA a fi­na­les de los años 80.

Iker Ur­bi­na. Vi­to­riano de 34 años y abo­ga­do de

for­ma­ción, es uno de los ros­tros más re­co­no­ci­bles de la for­ma­ción ya que ha de­fen­di­do a los miem­bros de Ja­rrai, Jai­ka y Se­gi, así co­mo a te­rro­ris­tas co­mo

Ma­ca­rio o Hen­ri Pa­rot. De he­cho, su ac­ti­vi­dad ju­rí­di­ca con­tra la ar­gu­men­ta­ción de la co­no­ci­da co­mo doc­tri­na Pa­rot le ha co­lo­ca­do co­mo una fi­gu­ra emer­gen­te en la iz­quier­da aber­za­le. Es­te nue­vo dipu­tado tam­bién fir­mó un es­cri­to pi­dien­do que se re­con­si­de­ra­ra la am­plia­ción de con­de­na de De Jua­na Chaos cuan­do es­te es­ta­ba en huel­ga de ham­bre. Sa­bino Cua­dra. Na­ci­do en Amu­rrio ha­ce 62 años, el úni­co re­pre­sen­tan­te de Amaiur en Na­va­rra. Pi­sa­rá el Con­gre­so sin te­ner ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca pre­via más allá de su pa­sa­do co­mo sin­di­ca­lis­ta, pri­me­ro en CCOO y des­pués en el sin­di­ca­to aber­za­le LAB, don­de si­gue a día de hoy, y de su par­ti­ci­pa­ción en mo­vi­mien­tos so­cia­les co­mo LKI, Zu­tik y Bat­za­rre. Des­pués de la fir­ma del Pac­to de Li­za­rra in­gre­só en Eus­kal He­rri­ta­rrok, pe­ro nun­ca ocul­tó sus crí­ti­cas a la es­tra­te­gia de vio­len­cia de ETA des­de sus ha­bi­tua­les co­lum­nas en

Ga­ra con fra­ses co­mo “Llevo más de 30 años en los que de for­ma pri­va­da y pú­bli­ca he cri­ti­ca­do la ac­ti­vi­dad de ETA” o “ETA es res­pon­sa­ble de sus ac­cio­nes y por eso de­be ser cri­ti­ca­da, fal­ta­ría más”.

Ama­lur Men­di­za­bal, ca­be­za de lis­ta al Se­na­do por

Gui­púz­coa, es po­si­ble­men­te la ca­ra me­nos re­co­no­ci­ble de to­das y una de las se­na­do­ras más jó­ve­nes de la his­to­ria de la de­mo­cra­cia. Abo­ga­da de 32 años, has­ta aho­ra tra­ba­ja­ba por un suel­do sim­bó­li­co co­mo se­cre­ta­ria en el juz­ga­do de paz de Anoe­ta, un pe­que­ño pue­blo cer­ca de su Zi­zur­kil na­tal, en pleno co­ra­zón in­dus­trial to­lo­sa­rra. Quien sí es muy co­no­ci­da es su her­ma­na Mai­der, una de las me­jo­res ju­ga­do­ras de pe­lo­ta vas­ca de los úl­ti­mos tiem­pos.

Al­ber­to Una­mun­za­ga. Na­ci­do en Ei­bar ha­ce 36

años, es el se­gun­do miem­bro de EA que ha con­se­gui­do ha­cer­se un hue­co en Ma­drid con Amaiur. Es­te li­cen­cia­do en So­cio­lo­gía y Po­lí­ti­ca por la Uni­ver­si­dad de Deus­to sal­ta a la pri­me­ra lí­nea po­lí­ti­ca tras ocu­par un im­por­tan­te car­go or­gá­ni­co en su par­ti­do que en las pe­núl­ti­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas so­lo le va­lió pa­ra con­cu­rrir co­mo nú­me­ro 18 en las lis­tas que en­ton­ces com­par­tía el PNV con EA y que­dar­se fue­ra de es­tas en 2009. La ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca de es­te re­cién ele­gi­do se­na­dor se li­mi­ta a car­gos de ase­sor en los ayun­ta­mien­tos de su lo­ca­li­dad na­tal y San Sebastián, así co­mo en la Jun­ta Ge­ne­ral de Gui­púz­coa de la mano de Mar­tín Ga­ri­tano, má­xi­ma re­pre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal de Bil­du. Ur­ko Aiar­tza. Abo­ga­do do­nos­tia­rra de 41 años, lle­gó a pa­sar por KAS, l a can­te­ra de ETA, cuan­do te­nía 26 años, pe­ro fi­nal­men­te de­ci­dió op­tar por la vía po­lí­ti­ca y con­cu­rrió en las lis­tas de EH a las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de 1999 des­pués de ha­ber de­fen­di­do a Ba­ta­su­na en el pro­ce­so de ile­ga­li­za­ción. El úl­ti­mo se­na­dor de Amaiur es un co­no­ci­do co­la­bo­ra­dor de la ra­ma in­ter­na­cio­nal de Ba­ta­su­na que ha par­ti­ci­pa­do en los in­ten­tos de la iz­quier­da aber­za­le pa­ra lla­mar la aten­ción de otros paí­ses: en 2004 via­jó con Per­nan­do Barrena a Su­dá­fri­ca, en 2006 pre­sen­tó una po­nen­cia en Ber­lín y un año des­pués re­pi­tió via­je con Barrena, es­ta vez pa­san­do tam­bién por Ir­lan­da. Sus la­bo­res di­plo­má­ti­cas en el ex­te­rior le co­lo­ca­ron co­mo uno de los ne­go­cia­do­res pre­vios pa­ra la rea­li­za­ción de la Con­fe­ren­cia de Paz que la iz­quier­da aber­za­le es­ce­ni­fi­có en San Sebastián el pa­sa­do mes de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.