Desa­yu­nar un sa­po

Tiempo - - OPINIÓN - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

Pa­ra mu­chos, qui­zá la ma­yo­ría, la pre­sen­cia de Amaiur en las Cor­tes es el triun­fo de los ma­los so­bre los buenos

la pre­sen­cia de los in­de­pen­den­tis­tas vas­cos de Amaiur en las Cor­tes Ge­ne­ra­les se­rá la no­ve­dad en el pai­sa­je hu­mano de la nue­va le­gis­la­tu­ra. La de­mo­cra­cia exi­ge desa­yu­nar un sa­po ca­da ma­ña­na, lo que a al­gu­nos les produce náu­seas y a otros les re­fuer­za el sis­te­ma di­ges­ti­vo. El he­cho de que quie­nes son per­ci­bi­dos por bue­na par­te de la so­cie­dad es­pa­ño­la co­mo cer­ca­nos a los te­rro­ris­tas eta­rras es­tén pre­sen­tes en el Con­gre­so y en el Se­na­do es lla­ma­ti­vo. Se han con­su­ma­do los he­chos, tras de­ci­sio­nes ju­di­cia­les tan dis­cu­ti­bles co­mo fir­mes, y me­jor mi­rar ha­cia de­lan­te que per­sis­tir en el debate so­bre si en el País Vas­co se vo­tó con li­ber­tad o se acu­dió a las ur­nas ba­jo la dic­ta­du­ra del mie­do.

La pre­sen­cia de Amaiur en las cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas es, pa­ra los más in­ge­nuos, un pre­mio si­mi­lar al del hi­jo pró­di­go que re­gre­sa a ca­sa y la vuel­ta es ce­le­bra­da por el pa­dre con una gran fies­ta, que produce in­co­mo­di­dad y en­vi­dia en otros miem­bros de la fa­mi­lia. “A ver si apren­den pa­ra siem­pre que, sin las ar­mas, hay si­tio pa­ra to­dos en los es­ca­ños de la so­be­ra­nía po­pu­lar”, di­cen. Pe­ro otros, qui­zá la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les, que se­gún las en­cues­tas no se creen que ETA es­té a pun­to de des­apa­re­cer, son más es­cép­ti­cos y has­ta pien­san que las ar­tes de los ma­los han triun­fa­do so­bre la de­bi­li­dad de los buenos.

En to­do ca­so, la pre­sen­cia de Amaiur en el par­la­men­to es­pa­ñol, sien­do mu­cho más que una anéc­do­ta, no se pue­de cons­ti­tuir en el pre­tex­to pa­ra un debate ma­ni­queo que nos dis­trai­ga del ver­da­de­ro pro­ble­ma de Es­pa­ña, que es el pa­ro de­ri­va­do de la ca­tás­tro­fe eco­nó­mi­ca. La mus­cu­la­tu­ra de las res­tan­tes fuer­zas po­lí­ti­cas tie­ne su­fi­cien­te po­ten­cia pa­ra res­pe­tar la vo­lun­tad po­pu­lar y pa­ra im­pe­dir que na­die uti­li­ce la tri­bu­na co­mo la opor­tu­ni­dad pa­ra dis­po­ner de un altavoz pa­ra la pro­pa­gan­da y la de­ma­go­gia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.