El hom­bre que ne­go­ció con ETA

El pre­si­den­te de los so­cia­lis­tas vas­cos, Je­sús Egui­gu­ren, cuen­ta en un li­bro los prin­ci­pa­les de­ta­lles de su acer­ca­mien­to a la ban­da y a Ba­ta­su­na pa­ra aca­bar con el te­rro­ris­mo. De esos con­tac­tos man­tie­ne una hon­da amis­tad con Ar­nal­do Ote­gi.

Tiempo - - ESPAÑA - POR SANTI ETXAUZ

ETA, las cla­ves de la paz, es el su­ge­ren­te tí­tu­lo del li­bro que ha es­cri­to Je­sús Egui­gu­ren con la ayu­da del pe­rio­dis­ta Luis R. Aizpeolea. En él, el lí­der so­cia­lis­ta que du­ran­te una dé­ca­da ha si­do el en­car­ga­do de me­diar an­te los eta­rras y de son­dear y ten­der puen­tes con Ba­ta­su­na, po­ne en ne­gro so­bre blan­co el pro­ce­so de ne­go­cia­ción con ETA ava­la­do por Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, al tiem­po que re­fle­ja la in­tran­si­gen­cia de la ban­da te­rro­ris­ta y el dis­tan­cia­mien­to de Ar­nal­do Ote­gi de la tu­te­la de ETA.

Egui­gu­ren ha de­ci­di­do rom­per el si­len­cio, la­var su de­te­rio­ra­da ima­gen y con­tar sin pe­los en la len­gua el la­do os­cu­ro de las ne­go­cia­cio­nes y con­ver­sa­cio­nes con la ban­da te­rro­ris­ta ETA y los prin­ci­pa­les lí­de­res de la iz­quier­da aber­za­le. El ce­se de­fi­ni­ti­vo de la vio­len­cia eta­rra el pa­sa­do 20 de oc­tu­bre le ha li­be­ra­do de guar­dar los se­cre­tos, del con­tra­to de con­fi­den­cia­li­dad y de la cláu­su­la de dis­cre­ción que es­ta­ba obli­ga­do a man­te­ner. Fue­ron los si­len­cios de un co­rre­dor de fon­do, un hé­roe y un vi­llano, que se ha gran­jea­do las iras de sus pro­pios co­rre­li­gio­na­rios y de sus ad­ver­sa­rios. Quie­nes le han vis­to lu­char a con­tra­co­rrien­te sa­ben que su úni­ca ta­bla de sal­va­ción, a lo lar­go de los úl­ti­mos siete años, ha si­do Za­pa­te­ro.

Es­te doc­tor en De­re­cho y par­la­men­ta­rio vas­co vi­vía en enero del año 2000 los peo­res mo­men­tos de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca y gra­ves pro­ble­mas per­so­na­les, cuan­do Fran­cis­co Egea, ex­con­se­je­ro so­cia­lis­ta de Jus­ti­cia y Tra­ba­jo del Go­bierno vas­co, le pro­pu­so abrir una di­fu­sa e in­con­cre­ta lí­nea de con­tac­tos con Ar­nal­do Ote­gi, lí­der de Ba­ta­su­na. La de­no­mi­na­da lí­nea vas­quis­ta den­tro del PSE, de la que fue uno de sus prin­ci­pa­les ideó­lo­gos jun­to a Odón Elorza y Ra­món Jáuregui, se ha­bía vis­to re­le­ga­da por Ni­co­lás Re­don­do Te­rre­ros, par­ti­da­rio de una uni­dad de ac­ción de los so­cia­lis­tas vas­cos con el Par­ti­do Po­pu­lar de Jai­me Ma­yor Ore­ja. Am­bos par­ti­dos ins­tau­ra­ron el fren­te cons­ti­tu­cio­na­lis­ta co­mo ré­pli­ca a la con­jun­ción de in­tere­ses na­cio­na­lis­tas que li­de­ró el len­da­ka­ri Juan Jo­sé Iba­rret­xe y que­dó plas­ma­do en el fra­ca­sa­do pac­to de Li­za­rra.

Dos años an­tes ETA ha­bía ro­to la tre­gua que ha­bía pro­pi­cia­do las con­ver­sa­cio­nes en­tre los emi­sa­rios de Jo­sé Ma­ría Az­nar y los de­le­ga­dos de la ban­da te­rro­ris­ta en Sui­za. Aquel fra­ca­so dio pa­so a una nue­va po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta cu­yos prin­ci­pa­les ejes fue­ron el ais­la­mien­to so­cial y po­lí­ti­co del bra­zo po­lí­ti­co de ETA, la ile­ga­li­za­ción de la iz­quier­da aber­za­le y su ex­pul­sión de las ins­ti­tu­cio­nes, jun­to con una pre­sión po­li­cial, ju­di­cial e in­ter­na­cio­nal so­bre el en­tra­ma­do te­rro­ris­ta. Tam­bién se des­car­tó cual­quier acer­ca­mien­to y ne­go­cia­ción con la ban­da y sus ter­mi­na­les po­lí­ti­cas. En aquel pe­rio­do el PSE ca­re­cía de con­tac­tos di­rec­tos con el en­torno aber­za­le y no dis­po­nía de in­for­ma­ción de pri­me­ra mano so­bre las di­si­den­cias en ETA, de mo­do que los cau­ces es­ta­ban obturados.

Fran­cis­co Egea fue ami­go de in­fan­cia de Ote­gi, al ser ve­cino del mis­mo ba­rrio de El­goi­bar, y com­par­tía con el di­ri­gen­te aber­za­le la mis­ma so­cie­dad gas­tro­nó­mi­ca. To­ma­ban vi­nos jun­tos en el pue­blo, y en aque­llas con­ver­sa­cio­nes dis­ten­di­das en­tre po­tes y pint­xos am­bos ba­ra­ja­ron la po­si­bi­li­dad de que el má­xi­mo di­ri­gen­te de la iz­quier­da aber­za­le y emi­sa­rios del PSE en­ta­bla­sen cau­ces de tra­to per­so­nal y dis­cre­tos, sin agen­das ni te­ma­rios de por me­dio.

Fue en­ton­ces cuan­do Egea le plan­teó a Egui­gu­ren esa de­li­ca­da, no ofi­cial y di­fí­cil ta­rea. El aho­ra pre­si­den­te de los so­cia­lis­tas vas­cos ha­bía na­ci­do en Aizarna, una lo­ca­li­dad de la Gi­púz­coa pro­fun­da y ma­yo­ri­ta­ria­men­te aber­za­le, cer­ca­na a El­goi­bar, y era uno de los es­ca­sos di­ri­gen­tes del PSE que do­mi­na­ba el eus­ke­ra. Tras doc­to­rar­se, ha­bía da­do cla­ses de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal en la fa­cul­tad de San Sebastián y era ex­per­to en la his­to­ria y evo­lu­ción del car­lis­mo, de los fue­ros y el na­cio­na­lis­mo vas­co. Den­tro del so­cia­lis­mo vas­quis­ta ha­bía de­fen­di­do una pro­fun­di­za­ción en el au­to­go­bierno, den­tro de los cau­ces le­ga­les es­ta­ble­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tu­to, y con es­te ba­ga­je, uni­do a su ca­rác­ter re­ser­va­do y su es­ca­sa am­bi­ción po­lí­ti­ca, cum­plió con el per­fil re­que­ri­do pa­ra ten­der puen­tes con Ba­ta­su­na y ETA.

Con­tac­tos a tí­tu­lo per­so­nal.

Egui­gu­ren acep­tó el arries­ga­do re­to de si­tuar­se en el la­do os­cu­ro de la in­ter­me­dia­ción con la iz­quier­da aber­za­le “a tí­tu­lo per­so­nal”, pa­ra evi­tar per­ju­di­car al PSOE, y em­pe­zó a man­te­ner reunio­nes clan­des­ti­nas en la si­dre­ría-asa­dor Txi­lla­rre de El­goi­bar. Allí, los protagonistas se co­no­cie­ron en pro­fun­di­dad y lo­gra­ron una cohe­sión, un en­ten­di­mien­to, una com­pe­ne­tra­ción y amis­tad que, pe­se a las di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas y dis­cre­pan­cias po­lí­ti­cas, per­vi­ven en la ac­tua­li­dad.

Aque­llas pri­me­ras reunio­nes que­da­ron blin­da­das por sus protagonistas y su círcu­lo más ín­ti­mo. En el año 2002 Pat­xi López de­rro­tó a Re­don­do Te­rre­ros en la ca­rre­ra por la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas vas­cos y Egui­gu­ren res­pi­ró ali­via­do, por­que la nue­va eje­cu­ti­va ava­la­ba sus ges­tio­nes, en­mas­ca­ra­das co­mo “pri­va­das y per­so­na­les”, un mu­ro de con­ten­ción an­te po­si­bles fil­tra­cio­nes in­tere­sa­das. En es­te te­rreno, un re­du­ci­do gru­po de so­cia­lis­tas vas­cos se arries­gó

a man­te­ner abier­ta la vía de co­mu­ni­ca­ción con Ba­ta­su­na pe­se a que su uti­li­dad so­lo era in­for­ma­ti­va, te­nien­do en cuen­ta que el PP go­ber­na­ba en Es­pa­ña. Ade­más, Az­nar y Za­pa­te­ro ha­bían con­sen­sua­do la ley de par­ti­dos po­lí­ti­cos, que po­si­bi­li­tó la ile­ga­li­za­ción de la iz­quier­da aber­za­le y lle­vó a la cár­cel a los prin­ci­pa­les lí­de­res del mo­vi­mien­to ra­di­cal con­tro­la­do por ETA. Egui­gu­ren y Ote­gi, sin co­no­cer el al­can­ce fu­tu­ro de aque­llas reunio­nes, si­guie­ron con los con­tac­tos y de­ba­tes pe­rió­di­cos, mu­chos con­flic­ti­vos y cris­pa­dos, que se vie­ron in­te­rrum­pi­dos tem­po­ral­men­te cuan­do des­cu­brie­ron que el CNI espió al­gu­na de sus ci­tas.

Pe­se a to­do, Egui­gu­ren tu­vo la ha­bi­li­dad de per­ma­ne­cer fue­ra de los fo­cos has­ta que Za­pa­te­ro ga­nó las elec­cio­nes ge­ne­ra­les en mar­zo de 2004. Es en­ton­ces cuan­do in­for­mó al nue­vo pre­si­den­te de que man­te­nía abier­to un cau­ce de co­mu­ni­ca­ción con Ote­gi. El nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno le ani­mó a se­guir con los con­tac­tos, pe­ro des­de Mon­cloa le ad­vir­tie­ron de que si las ges­tio­nes fra­ca­sa­ban, se des­mar­ca­rían de las mis­mas. Es más, le con­mi­na­ron a ar­gu­men­tar que “tra­ba­ja­ba a su ai­re” y que sus con­tac­tos con Ba­ta­su­na se en­mar­ca­ban en el plano de las com­pli­ci­da­des per­so­na­les.

So­lo fren­te a las ad­ver­si­da­des.

Es­tos cón­cla­ves se man­tu­vie­ron con los te­rro­ris­tas de ETA ase­si­nan­do y ex­tor­sio­nan­do, y con un Egui­gu­ren que sin­tió por mo­men­tos que le de­ja­ban a los pies de los ca­ba­llos. So­lo fren­te a su par­ti­do, el Go­bierno y sus ad­ver­sa­rios, se re­sig­nó a re­pre­sen­tar el pa­pel de mu­ñe­co de fe­ria an­te las du­ras crí­ti­cas po­lí­ti­cas y per­so­na­les que re­ci­bió de la pren­sa y los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos.

Pe­ro su te­na­ci­dad, con­sis­ten­cia psí­qui­ca y la creen­cia de que ETA se ve­ría abo­ca­da a fi­ni­qui­tar sus in­nu­me­ra­bles crí­me­nes, le con­vir­tie­ron en el ele­men­to cla­ve de la tre­gua pro­cla­ma­da por ETA en el año 2006, y en la pie­za a ba­tir tras la ruptura de la mis­ma por par­te de los te­rro­ris­tas con la bom­ba de la T-4 de Ba­ra­jas. El pre­si­den­te del PSE com­pro­bó con pe­sar có­mo la ban­da que­ría sa­car ré­di­to po­lí­ti­co a sus ac­cio­nes te­rro­ris­tas, mien­tras su ami­go Ar­nal­do Ote­gi se afe­rra­ba al pro­gra­ma im­pues­to por la di­rec­ción eta­rra.

So­li­ta­rio en su em­pe­ño por lo­grar el ce­se de­fi­ni­ti­vo de la vio­len­cia eta­rra, aho­ra ha de­ci­di­do abrir la ca­ja de Pan­do­ra y con­tar sus con­ver­sa­cio­nes con los je­fes eta­rras, los di­ri­gen­tes de Ba­ta­su­na, los lí­de­res del PNV y los di­fe­ren­tes me­dia­do­res in­ter­na­cio­na­les que ha ha­bi­do en la úl­ti­ma eta­pa de ETA. Un li­bro que no de­ja­rá in­di­fe­ren­te a na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.