La en­cru­ci­ja­da del PSOE

La di­rec­ción que sal­ga del con­gre­so de fe­bre­ro ten­drá que ad­mi­nis­trar los tiem­pos, ser cons­cien­te de su pro­vi­sio­na­li­dad, abrir el debate y ha­cer po­si­ble la apertura a mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - GREGORIO PE­CES- BAR­BA

es in­du­da­ble que pa­ra el Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol co­rren ma­los tiem­pos des­pués de las dos elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, mu­ni­ci­pa­les y ge­ne­ra­les per­di­das con una gran san­gría de vo­tos. Es ne­ce­sa­rio un gran es­fuer­zo de re­fle­xión y de ima­gi­na­ción pa­ra in­ten­tar sa­lir de es­ta en­cru­ci­ja­da de de­rro­tas y de pér­di­da de ad­he­sión y de con­fian­za de mu­chos ciu­da­da­nos. Des­de IU y des­de el par­ti­do de Ro­sa Díez ya es­tán pen­san­do có­mo se re­par­ten los des­po­jos del so­cia­lis­mo. Es la prin­ci­pal po­si­bi­li­dad pa­ra su cre­ci­mien­to res­pec­ti­vo y, ade­más, gran par­te de su ra­zón de ser es­tá en unos sen­ti­mien­tos os­cu­ros que mez­clan el ren­cor y el re­sen­ti­mien­to con la en­vi­dia an­te una iz­quier­da desea­ble que ellos nun­ca al­can­za­rán. Por eso, un ám­bi­to es­pe­cí­fi­co que el PSOE de­be­rá pro­te­ger y evi­tar es pre­ci­sa­men­te el cai­nis­mo de sus más cer­ca­nos, que quie­ren he­re­dar­lo y sus­ti­tuir­lo. Es cier­to que no lo ten­drán fá­cil, por­que en la de­rro­ta se par­te de un nú­me­ro de vo­tos muy pró­xi­mo a los siete mi­llo­nes, que son el pun­to de par­ti­da pa­ra la re­cu­pe­ra­ción. Pa­ra ser op­ti­mis­ta, en es­tos tiem­pos de os­cu­ri­dad hay que re­cor­dar que los 110 es­ca­ños del PSOE en el Con­gre­so de los Dipu­tados re­pre­sen­tan el do­ble que los es­ca­ños de to­dos los de­más gru­pos de la opo­si­ción, que su­man 55. Tam­bién esa ven­ta­ja se re­fle­ja en el nú­me­ro de vo­tos po­pu­la­res.

Sin em­bar­go no po­de­mos que­dar­nos en un aná­li­sis sa­tis­fe­cho de una dul­ce de­rro­ta. Hay que en­trar en el fon­do y en to­dos los en­tre­si­jos del pro­ble­ma, con sen­ti­do crí­ti­co y sin bus­car sa­li­das fal­sas, y te­ne­mos que com­pro­me­ter en el aná­li­sis to­do lo me­jor y lo más lú­ci­do de nues­tra lar­ga his­to­ria de ser­vi­cio a los tra­ba­ja­do­res y a los ciu­da­da­nos más mo­des­tos. Pro­ba­ble­men­te, co­mo di­ce con sen­sa­tez To­más Gó­mez, en un mo­men­to u otro se­rá ne­ce­sa­rio es­cu­char a los mi­li­tan­tes de base, aunque el con­gre­so de fe­bre­ro mar­ca­rá pau­tas que se­rán vá­li­das, al me­nos, pa­ra el cor­to pla­zo.

Pe­ro si no que­re­mos ser co­mo es­ta­tuas de sal y pen­sa­mos que el con­gre­so, con sus so­lu­cio­nes, nos de­vol­ve­rá al ca­mino y a la gran­de­za que siem­pre han ca­rac­te­ri­za­do al PSOE, de­be­mos per­sis­tir en la re­fle­xión des­de los ám­bi­tos más am­plios, que de­ben al­can­zar la con­sul­ta di­rec­ta a los mi­li­tan­tes y, por qué no, a los sim­pa­ti­zan­tes. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ma­drid tie­ne ra­zón, y una con­sul­ta más am­plia es im­pres­cin­di­ble. La di­rec­ción que sal­ga del con­gre­so de fe­bre­ro ten­drá que ad­mi­nis­trar los tiem­pos y ser cons­cien­te de su pro­vi­sio­na­li­dad. Ade­más de tra­ba­jar en el día a día, la eje­cu­ti­va que sal­ga de fe­bre­ro de­be­rá abrir el debate y ha­cer po­si­ble la apertura a mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes que di­se­ñen el PSOE del fu­tu­ro y alum­bren nue­vas pers­pec­ti­vas de di­ri­gen­tes que hay en­tre los 30 y los 40 años, o qui­zás to­da­vía en las ju­ven­tu­des so­cia­lis­ta.

Es­ta apues­ta por el fu­tu­ro no de­be des­de­ñar las apor­ta­cio­nes de los ma­yo­res, ni si­quie­ra de los de mi ge­ne­ra­ción. Es­tá en ac­ti­vo una de nues­tras me­jo­res men­tes, de las más lú­ci­das e in­te­li­gen­tes, co­mo Al­fon­so Guerra, y en es­tas elec­cio­nes he sen­ti­do la fal­ta de no acu­dir a per­so­nas con jui­cio y con ex­pe­rien­cia y que te­ne­mos au­dien­cia, no so­lo en sec­to­res ma­yo­res, sino en las ge­ne­ra­cio­nes me­dias y en las más jó­ve­nes. Ha si­do un des­per­di­cio inex­pli­ca­ble, por­que to­dos te­ne­mos que hin­car el hom­bro an­te una ta­rea her­cú­lea y don­de nos ju­ga­mos mu­cho. De to­das for­mas, lo que po­da­mos apor­tar los ma­yo­res de­be ser con es­pí­ri­tu al­truis­ta y a la ma­yor glo­ria del ta­pa­do que te­ne­mos que des­cu­brir y sus co­la­bo­ra­do­res. Ten­go con­fian­za en que se­rá una ope­ra­ción con éxi­to y con buenos re­sul­ta­dos. Es­pa­ña y los es­pa­ño­les no pue­den pres­cin­dir del so­cia­lis­mo pa­ra pro­gre­sar en li­ber­tad. To­do lo que se ha he­cho en ese sen­ti­do so­cial y de de­re­chos y li­ber­ta­des se ha producido con go­bier­nos so­cia­lis­tas. El Go­bierno del PP crea­rá gran­des frus­tra­cio­nes en esos cam­pos. Por eso es tan im­por­tan­te re­cu­pe­rar el pul­so so­cia­lis­ta y la ilu­sión de con­tri­buir al desa­rro­llo de nues­tro pue­blo. Nin­gún es­fuer­zo de­be­rá de­jar de ser he­cho pa­ra al­can­zar esos ob­je­ti­vos, y te­ne­mos que con­tri­buir to­dos a ello, des­de la uni­dad de fi­nes de es­ta de­mo­cra­cia com­pues­ta e in­di­so­lu­ble que es Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.