Los tra­jes de Camps y el fu­tu­ro de Gür­tel

El jui­cio so­bre los tra­jes del ex­pre­si­den­te va­len­ciano Fran­cis­co Camps es el pri­me­ro del ca­so Gür­tel. El grue­so de las in­ves­ti­ga­cio­nes de la tra­ma es­tá aún sin con­cluir.

Tiempo - - ESPAÑA - JAVIER OTE­RO Y CLA­RA PINAR tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na Fran­cis­co Camps y el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP en es­ta re­gión Ricardo Cos­ta se sien­tan en el ban­qui­llo a par­tir del 12 de di­ciem­bre en el pri­mer jui­cio que se ce­le­bra co­mo con­se­cuen­cia del

ca­so Gür­tel. El grue­so del mis­mo, sin em­bar­go, se en­cuen­tra aho­ra en la Au­dien­cia Na­cio­nal en Ma­drid y el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Cas­ti­lla y León.

El fis­cal del ca­so ha so­li­ci­ta­do mul­tas de 41.250 eu­ros pa­ra ca­da acu­sa­do, mien­tras que la acu­sa­ción de los so­cia­lis­tas va­len­cia­nos pi­de tres años de cár­cel y ocho de in­ha­bi­li­ta­ción, ade­más de 46.000 eu­ros de mul­ta. Camps si­gue sien­do dipu­tado au­to­nó­mi­co y for­ma par­te, en su con­di­ción de ex­pre­si­den­te va­len­ciano, del Con­se­jo Ju­rí­di­co Con­sul­ti­vo de la Co­mu­ni­dad de Va­len­cia. Pre­via­men­te a la ce­le­bra­ción de es­te jui­cio, el ex­vi­ce­pre­si­den­te va­len­ciano Víctor Cam­pos y el ex­je­fe de ga­bi­ne­te de la Con­se­je­ría de Tu­ris­mo Ra­fael Be­to­ret acep­ta­ron su cul­pa­bi­li­dad y fue­ron con­de­na­dos a pa­gar 9.600 eu­ros y a de­vol­ver los tra­jes o su im­por­te. Cam­pos pa­gó 5.529 eu­ros y Be­to­ret de­vol­vió las pren­das. Fran­cis­co Camps, se­gún la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial, ha­bría re­ci­bi­do do­ce tra­jes, cua­tro ame­ri­ca­nas, cin­co pa­res de za­pa­tos y cua­tro cor­ba­tas, va­lo­ra­das en unos 14.000 eu­ros, mien­tras que Cos­ta ha­bría acep­ta­do cua­tro tra­jes y seis pan­ta­lo­nes de 7.325 eu­ros en to­tal.

Dos tri­bu­na­les.

Las úl­ti­mas po­lé­mi­cas al­re­de­dor del jui­cio se han cen­tra­do en las sim­pa­tías po­lí­ti­cas de al­gu­nos miem­bros del ju­ra­do y en la ma­ne­ra en que pue­de in­fluir en el he­cho de que otros acu­sa­dos ya ha­yan acep­ta­do su cul­pa­bi­li­dad. De­trás que­dan otras, co­mo el he­cho de que se va­ya a de­ci­dir so­bre la re­cep­ción de los tra­jes, pe­ro no so­bre los de­li­tos que pu­die­ron co­me­ter quie­nes los en­tre­ga­ron, o la re­la­ción que po­drían te­ner con la pre­sun­ta fi­nan­cia­ción ile­gal del PP y con ad­ju­di­ca­cio­nes pú­bli­cas, co­mo pre­ten­dían la Fis­ca­lía y la acu­sa­ción.

El grue­so de la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial de la tra­ma Gür­tel si­gue su cur­so en di­fe­ren­tes tri­bu­na­les. La par­te más im­por­tan­te vuel­ve al juz­ga­do nú­me­ro cin­co de la Au­dien­cia Na­cio­nal, don­de na­ció el ca­so de ma­nos del juez Gar­zón. Su sus­ti­tu­to aho­ra, el juez Ruz, lo ha re­ci­bi­do des­pués de las su­ce­si­vas re­nun­cias a sus car­gos de los po­lí­ti­cos afo­ra­dos, que obli­ga­ron a lle­var­lo en su mo­men­to por el Tri­bu­nal Su­pre­mo y el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ma­drid.

Otra par­te im­por­tan­te de la tra­ma se in­ves­ti­ga en el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Cas­ti­lla y León, don­de se han vis­to en­vuel­tos po­lí­ti­cos re­gio­na­les que go­zan de aforamiento. En es­ta ins­tan­cia se en­cuen­tra aún impu­tado, por ejem­plo, el ex­te­so­re­ro del PP Luis Bár­ce­nas, a quien se le ha­bía le­van­ta­do su impu­tación en Ma­drid, aunque es­ta de­ci­sión es­tá re­cu­rri­da.

El tra­ba­jo que que­da en la Au­dien­cia Na­cio­nal, se­gún quie­nes co­no­cen sus de­ta­lles, po­dría afec­tar a al­gún per­so­na­je im­por­tan­te, lo que su­pon­dría una es­pe­cie de guin­da al ca­so. El juez Ruz pue­de re­ci­bir un su­ma­rio (aún no le han lle­ga­do fí­si­ca­men­te los to­mos) al que, se­gún es­ti­man, po­dría fal­tar­le aún ca­si la cuar­ta par­te de su ins­truc­ción.

En se­gun­da fi­la.

La apertura del jui­cio su­pon­drá la reapa­ri­ción de Camps, que vi­ve ca­si to­tal­men­te apar­ta­do de la vi­da pú­bli­ca va­len­cia­na des­de que di­mi­tió de su car­go de pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat el 20 de ju­lio. “Es co­mo si se lo hu­bie­ra tra­ga­do la tie­rra”, di­ce un di­ri­gen­te sin la­zos con el ex­pre­si­den­te y que jun­to a otros mu­chos com­par­tió el “ali­vio” cuan­do Camps di­mi­tió. Den­tro del PP va­len­ciano tam­bién se le ve co­mo par­te del pa­sa­do. “Camps es­tá ya en una se­gun­da fi­la”, y sus pro­ble­mas con la Jus­ti­cia no ocu­pan ya las con­ver­sa­cio­nes de sus com­pa­ñe­ros.

En la for­ma, man­tie­ne su es­ca­ño en las Cor­tes va­len­cia­nas, don­de re­nun­ció al suel­do pa­ra ocu­par tam­bién el pues­to de con­se­je­ro na­to en el Con­se­jo Ju­rí­di­co Con­sul­ti­vo de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, con una re­tri­bu­ción de 53.500 eu­ros anua­les. En la prác­ti­ca, el Par­ti­do So­cia­lis­ta y Com­pro­mís se han que­ja­do en va­rias oca­sio­nes de su con­ti­nua­da au­sen­cia en el he­mi­ci­clo. En reali­dad, Camps so­lo acu­dió a su nue­vo es­ca­ño, fue­ra de la zo­na de Go­bierno, pa­ra asis­tir a la in­ves­ti­du­ra de Al­ber­to Fa­bra. No ha re­gre­sa­do des­de en­ton­ces.

Es­tá “mis­sing”, di­ce de él el por­ta­voz de Com­pro­mís, En­ric Mo­re­ra. La am­plia ma­yo­ría ab­so­lu­ta con la que cuen­ta el Par­ti­do Po­pu­lar ha­ce que no sea im­pres­cin­di­ble que va­ya a vo­tar. Ni si­quie­ra lo hi­zo pa­ra pro­nun­ciar­se, con el res­to de su gru­po, en con­tra de la pro­pues­ta pa­ra la mo­di­fi­ca­ción el es­ta­tu­to de los ex­pre­si­den­tes pa­ra pri­var­les de sus pri­vi­le­gios si son con­de­na­dos, tal y co­mo aho­ra po­dría pa­sar­le a él.

Tam­bién han cam­bia­do mu­chas co­sas en la re­la­ción de Camps con el PP. En cin­co me­ses sus com­pa­ñe­ros han ol­vi­da­do la de­fen­sa nu­man­ti­na de su inocen­cia que fue con­sig­na has­ta que la po­si­bi­li­dad de que el jui­cio coin­ci­die­ra con la cam­pa­ña de las ge­ne­ra­les y per­ju­di­ca­ra di­rec­ta­men­te a Ra­joy pu­so a Camps con­tra las cuer­das. Él pre­fi­rió di­mi­tir a de­cla­rar­se cul­pa­ble y evi­tar el jui­cio, tal y co­mo se le in­di­có des­de la di­rec­ción na­cio­nal y co­mo hi­cie­ron otros dos impu­tados en el ca­so de los tra­jes. Es­ta de­ci­sión apar­tó a Camps de la Ge­ne­ra­li­tat y le con­vir­tió ca­si en per­so­na non gra­ta en su par­ti­do. Aún hoy hay com­pa­ñe­ros que le lla­man por te­lé­fono de vez en cuan­do. Pe­ro son con­tac­tos pri­va­dos. En pú­bli­co, la fi­gu­ra de Camps ha des­apa­re­ci­do. Es­tá “cen­tra­do en su de­fen­sa” y no par­ti­ci­pa en las reunio­nes del par­ti­do, se­gún un dipu­tado re­gio­nal que di­ce tam­bién que el PP va­len­ciano “ha pa­sa­do pá­gi­na” y es­tá cen­tra­do en la pre­si­den­cia de Fa­bra, “muy mo­de­ra­da y mu­cho más tran­qui­la”. El cam­bio no so­lo afec­ta a la Ge­ne­ra­li­tat y al PP va­len­ciano, tam­bién a la opo­si­ción, que an­tes “se de­di­ca­ba so­lo” a cen­su­rar a Camps y “aho­ra tie­ne que de­di­car­se a otros te­mas”, aña­de.

El pre­si­dent Fa­bra ha si­do el úl­ti­mo en re­cor­dar­le en pú­bli­co, pa­ra de­di­car­le el ex­ce­len­te re­sul­ta­do del PP el 20-N. Le brin­dó los re­sul­ta­dos, pe­ro no le pi­dió que par­ti­ci­pa­ra en la cam­pa­ña. Ni si­quie­ra en el ac­to más im­por­tan­te en Va­len­cia, el 13 de no­viem­bre, cuan­do Ra­joy lle­nó jun­to a Fa­bra la mis­ma pla­za de to­ros en la que an­tes de las au­to­nó­mi­cas le di­jo a Camps aque­llo de “siem­pre es­ta­ré de­trás, de­lan­te o al la­do de ti”. Camps dis­cul­pó su au­sen­cia por es­tar de via­je con su fa­mi­lia, y así aho­rró a mu­chos com­pa­ñe­ros una si­tua­ción tan in­có­mo­da co­mo la que vi­vie­ron ha­ce me­ses, en la ce­na del PP va­len­ciano an­tes de las va­ca­cio­nes de ve­rano, con Al­ber­to Fa­bra ya pre­si­den­te. Aquel día sí es­tu­vo Camps, que in­clu­so ha­bló en el es­tra­do.

Javier Boix si­gue di­ri­gien­do la de­fen­sa de Camps. Ha­ce años con­si­guió la ab­so­lu­ción del ex­te­so­re­ro del PP pro­ce­sa­do por un de­li­to de fi­nan­cia­ción ile­gal, Ro­sen­do Na­sei­ro. Su de­fen­sa se cen­tra en lo­grar la anu­la­ción de las prue­bas y en im­pe­dir que el juez –en es­te ca­so el ju­ra­do- ten­ga ele­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra con­de­nar al acu­sa­do. ¿Y qué pa­sa­ría si Camps es ab­suel­to? En el PP va­len­ciano tie­nen cla­ro que la de­sig­na­ción de Fa­bra pa­ra su­ce­der­le “no tie­ne mar­cha atrás”, mien­tras que otros no des­car­tan que Ra­joy le reha­bi­li­ta­ría de al­gún mo­do, qui­zá con una em­ba­ja­da.

Re­nun­cia. El ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na Fran­cis­co Camps di­mi­tió el pa­sa­do ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.