Có­mo se­ría Es­pa­ña sin eu­ro

La ruptura de la mo­ne­da úni­ca ha­ría a los es­pa­ño­les en­tre un 40% y un 60% más po­bres. Pe­ro los ve­ci­nos, in­clui­dos los ri­cos, tam­po­co se irían de ro­si­tas.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Eu­ro o po­bre­za”. La fra­se la­pi­da­ria es de Ma­rio Mon­ti, pri­mer mi­nis­tro ita­liano, su­ce­sor de Sil­vio Ber­lus­co­ni por man­da­to europeo, pe­ro que de­fi­ne exac­ta­men­te la si­tua­ción. Que la Eu­ro­zo­na ex­plo­te des­de den­tro y aca­be fi­nal­men­te por rom­per­se ha pa­sa­do de ser un im­po­si­ble ca­si me­ta­fí­si­co a una po­si­bi­li­dad que más de un po­lí­ti­co y mu­chos ban­que­ros, em­pre­sa­rios y mi­llo­nes de ciu­da­da­nos han em­pe­za­do a sen­tir co­mo un pe­li­gro real. ¿Se­ría tan dra­má­ti­co aban­do­nar o ser ex­pul­sa­do de la mo­ne­da úni­ca?

Los po­cos es­ce­na­rios teó­ri­cos que se han he­cho, ca­si to­dos de mo­do pri­va­do en gran­des gru­pos ban­ca­rios o de mul­ti­na­cio­na­les, coin­ci­den en dos co­sas: los paí­ses que aban­do­na­ran la mo­ne­da co­mún su­fri­rían una de­va­lua­ción sin pre­ce­den­tes en sus nue­vas mo­ne­das na­cio­na­les. Los Es­ta­dos que se que­da­ran ten­drían muy di­fí­cil ven­der sus pro­duc­tos fue­ra y se en­fren­ta­rían a lar­gos años de di­fi­cul­ta­des pa­ra co­brar los prés­ta­mos con­ce­di­dos a em­pre­sas y ciu­da­da­nos de los paí­ses ex­pul­sa­dos. To­dos per­de­rían y to­dos lo sa­ben. Pe­ro, ¿qué di­cen los en­sa­yos teó­ri­cos so­bre las con­se­cuen­cias, por ejem­plo pa­ra Es­pa­ña, de una sa­li­da del eu­ro?

De las cri­sis an­te­rio­res en las que un país de una di­men­sión im­por­tan­te ha aban­do­na­do una mo­ne­da, la más co­no­ci­da es la de Ar­gen­ti­na, don­de du­ran­te años con­vi­vie­ron el pe­so y el dó­lar en igual­dad de con­di­cio­nes. En cual­quier co­mer­cio o en el ban­co se po­día pa­gar con pe­sos o con dó­la­res in­dis­tin­ta­men­te por­que va­lían lo mis­mo. Cuan­do ese sis­te­ma sal­tó por los ai­res, el va­lor del pe­so ca­yó un 60% y los ar­gen­ti­nos su­frie­ron un re­pen­tino ata­que de po­bre­za del que han tar­da­do mu­chos años en me­dio re­cu­pe­rar­se.

El día des­pués.

Pa­ra el ca­so es­pa­ñol, se­gún mu­chos ana­lis­tas, la si­tua­ción de la eco­no­mía do­més­ti­ca com­pa­ra­da con la del nú­cleo du­ro del eu­ro no tie­ne una dis­tan­cia tan gran­de co­mo la que los go­bier­nos ar­gen­ti­nos pro­vo­ca­ron con res­pec­to a la es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro na­die o ca­si na­die eli­mi­na la po­si­bi­li­dad de que la nue­va mo­ne­da es­pa­ño­la, si la zo­na se rom­pie­ra y Es­pa­ña que­da­ra fue­ra, su­frie­ra una pér­di­da de al­re­de­dor de un 40% de su va­lor com­pa­ra­da con el eu­ro que se­gui­ría vi­gen­te co­mo mo­ne­da co­mún de los paí­ses más fuer­tes.

Y eso, en tér­mi­nos reales, pa­ra el co­mún de los ciu­da­da­nos, ¿qué sig­ni­fi­ca? Apa­ren­te­men­te y sin pro­fun­di­zar mu­cho en la cues­tión, no mu­cho. El suel­do que aho­ra co­bran en eu­ros lo re­ci­bi­rían en la nue­va mo­ne­da. Al­guien que ga­na 1.000 eu­ros pa­sa­ría a ga­nar mil lo que fue­ra, da igual el nom­bre. Con ese di­ne­ro po­dría ir a com­prar el pan o al su­per­mer­ca­do, co­ger el au­to­bús, el tren y echar ga­so­li­na. La pri­me­ra ma­ña­na to­do se­ría prác­ti­ca­men­te igual, pe­ro las co­sas cam­bia­rían mu­cho con el pa­so de los días.

Las cer­ve­zas que cual­quier gran su­per­fi­cie ven­de en sus es­tan­te­rías a 50 cén­ti­mos, fa­bri­ca­das en Ho­lan­da, lle­ga­rían a Es­pa­ña con su pre­cio en eu­ros pe­ro la nue­va mo­ne­da val­dría un 40% me­nos co­mo mí­ni­mo. Eso quie­re de­cir que la mis­ma la­ta de cer­ve­za pa­sa­ría a cos­tar di­rec­ta­men­te 70 cén­ti­mos en la si­guien­te lle­ga­da de pro­duc­tos. Lo mis­mo ocu­rri­ría con la ga­so­li­na, con los ser­vi­cios de man­te­ni­mien­to que pres­tan las em­pre­sas ex­tran­je­ras a los tre­nes es­pa­ño­les y así con un sin­fín de pro­duc­tos y ser­vi­cios, que se­rían au­to­má­ti­ca­men­te un 40% más ca­ros de la no­che a la ma­ña­na. Co­mo los suel­dos no su­birían, los ciu­da­da­nos po­drían com­prar me­nos con su di­ne­ro y eso en eco­no­mía se lla­ma ser más po­bres.

Y eso no es lo peor. Bas­ta con echar un vis­ta­zo a las ci­fras del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol pa­ra que los pe­los se pon­gan co­mo au­tén­ti­cas es­car­pias con so­lo pen­sar

en una ruptura de la Eu­ro­zo­na. A 31 de oc­tu­bre pa­sa­do, las fa­mi­lias es­pa­ño­las de­bían a los ban­cos la frio­le­ra de 874.557 mi­llo­nes de eu­ros, de los que 668.847 mi­llo­nes co­rres­pon­den a hi­po­te­cas. El res­to son prés­ta­mos pa­ra com­prar co­ches, bie­nes de con­su­mo o pa­ra sa­lir de al­gún apu­ro. Esas can­ti­da­des es­tán pres­ta­das en eu­ros y en eu­ros de­ben ser de­vuel­tas. Y eso sig­ni­fi­ca que si la nue­va mo­ne­da va­le un 40% me­nos, la hi­po­te­ca es au­to­má­ti­ca­men­te un 40% más ca­ra.

Lo mis­mo pa­sa­ría con las em­pre­sas, cu­ya deu­da con los ban­cos se si­tua­ba a 31 de di­ciem­bre en 1,27 bi­llo­nes (con b) de eu­ros. Y de ellos, al­go más de 354.000 mi­llo­nes son prés­ta­mos con­ce­di­dos por ban­cos de fue­ra de Es­pa­ña. To­da esa deu­da se­ría un 40% más ca­ra y, ade­más, los ban­cos ex­tran­je­ros apre­ta­rían más las cla­vi­jas pa­ra co­brar cuan­to an­tes sus deu­das. La úni­ca for­ma de evi­tar el co­lap­so to­tal se­ría, pues, que los es­pa­ño­les fue­ran de un día pa­ra otro en­tre un 40% y un 60% más po­bres (de­pen­de de quién fir­me los es­tu­dios teó­ri­cos).

Sa­cri­fi­cios ra­zo­na­bles.

El aná­li­sis es ex­ten­si­ble a cual­quie­ra de los paí­ses de la zo­na más dé­bil del eu­ro (Gre­cia, Por­tu­gal, Ir­lan­da, Ita­lia, Es­pa­ña y Bél­gi­ca). Eso ex­pli­ca có­mo los go­bier­nos no han te­ni­do más re­me­dio que aco­me­ter re­for­mas en las que me­ses an­tes no creían (co­mo las em­pren­di­das en Es­pa­ña en 2010) o a acom­pa­ñar los ajus­tes con caí­das de pri­me­ros mi­nis­tros que pa­re­cían ina­mo­vi­bles, co­mo el ca­so de Ber­lus­co­ni en Ita­lia. La som­bra de la po­bre­za real ha­ce que cual­quier sa­cri­fi­cio pa­rez­ca más ra­zo­na­ble que an­tes.

Has­ta ahí, pa­re­ce que los úni­cos ga­na­do­res se­rían los paí­ses del Nor­te, los eri­gi­dos en nú­cleo du­ro del eu­ro, co­man­da­dos por Ale­ma­nia y Fran­cia, pe­ro don­de tam­bién hay al­gu­nos más pe­que­ños co­mo Ho­lan­da o Fin­lan­dia. Si la Eu­ro­zo­na se rom­pie­ra y ellos si­guie­ran com­par­tien­do la ac­tual mo­ne­da co­mún echan­do fue­ra a los dé­bi­les, au­to­má­ti­ca­men­te se pro­du­ci­ría una pri­me­ra con­se­cuen­cia. Los pro­duc­tos de los paí­ses ex­pul­sa­dos, al ser ven­di­dos en sus nue­vas mo­ne­das de­va­lua­das, se­rían en­tre un 40% y un 60% más ba­ra­tos. Ro­ta la ba­ra­ja, los más fuer­tes, los que per­ma­ne­ce­rían en el eu­ro, ten­drían que po­ner im­pues­tos es­pe­cia­les a la im­por­ta­ción de esos pro­duc­tos de sus ve­ci­nos, por­que de lo con­tra­rio arra­sa­rían su pro­pio mer­ca­do.

Esos nue­vos im­pues­tos es­pe­cia­les (los ol­vi­da­dos aran­ce­les) im­pe­di­rían que los paí­ses ex­pul­sa­dos del eu­ro apro­ve­cha­ran la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que les po­dría pro­por­cio­nar su mo­ne­da de­va­lua­da. Y eso a su vez ha­ría mu­cho más di­fí­cil que esos paí­ses que se que­da­rían fue­ra de la mo­ne­da co­mún re­cu­pe­ra­ran sus ta­sas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co apro­ve­chan­do el ti­po de cam­bio de sus di­vi­sas. El pa­no­ra­ma es de­sola­dor, pe­ro pa­ra to­dos, por­que esos paí­ses fuer­tes ven­den en­tre el 60% y el 80% de sus bie­nes y ser­vi­cios den­tro de la ac­tual Eu­ro­zo­na. Con unos ve­ci­nos tan po­bres y sin ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción, tam­bién su­fri­rían las con­se­cuen­cias y sus eco­no­mías cae­rían de for­ma dra­má­ti­ca (en­tre un 20% y un 25% de su PIB, se­gún cálcu­los re­cien­tes del ban­co sui­zo UBS).

To­dos jun­tos.

¿So­lu­ción? Tra­ba­jar to­dos jun­tos. Ale­ma­nia y Fran­cia han to­ma­do las rien­das en los úl­ti­mos me­ses, aunque el Go­bierno ga­lo es­tá en el gru­po de ca­be­za más por mie­do a en­trar en el gru­po de los pros­cri­tos que por mé­ri­tos pro­pios. De he­cho ha su­fri­do al­gún em­ba­te de los mer­ca­dos en los úl­ti­mos dos me­ses.

Tras los úl­ti­mos castigos de los mer­ca­dos y la ame­na­za de Stan­dard & Poors de re­ba­jar in­clu­so la ca­li­fi­ca­ción de la deu­da ale­ma­na, los dos gran­des han lle­ga­do a la con­clu­sión de que es im­por­tan­te una pos­tu­ra co­mún. So­lo que­da que to­dos sean ca­pa­ces de desa­rro­llar me­ca­nis­mos que ha­gan po­si­ble la mo­ne­da úni­ca den­tro del lío burocrático de la UE.

“Es­toy se­gu­ro de que el eu­ro nos obli­ga a in­tro­du­cir nue­vos ins­tru­men­tos de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Hoy es im­po­si­ble de pro­po­ner. Pe­ro al­gún día lle­ga­rá una cri­sis y esos nue­vos ins­tru­men­tos se­rán crea­dos”. La fra­se fue pro­nun­cia­da en di­ciem­bre de 2001 por el en­ton­ces pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el ita­liano Ro­mano Pro­di. El mo­men­to ha lle­ga­do.

Frank­furt. Ex­te­rior de la se­de del Ban­co

Cen­tral Europeo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.