Los Mer­kozy es­cri­ben el guion europeo

Apro­ve­chan­do la de­bi­li­dad de sus ins­ti­tu­cio­nes y con el pre­tex­to de sal­var el eu­ro, Mer­kel y Sar­kozy han co­gi­do las rien­das de la UE, mar­gi­nan­do a su pre­si­den­te, Van Rom­puy, al pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Du­rão Ba­rro­so, y a otras ins­ti­tu­cio­nes.

Tiempo - - ECONOMÍA - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Hay pa­la­bras que pron­to ha­cen for­tu­na, y a ve­ces en va­rios idio­mas, co­mo en es­te ca­so la de los Mer­kozy pa­ra re­fe­rir­se al fogoso ma­tri­mo­nio eco­nó­mi­co-po­lí­ti­co for­ma­do por An­ge­la Mer­kel y Ni­co­las Sar­kozy. Ha­ce po­cos me­ses la pro­nun­cia­ron en una emi­so­ra de ra­dio e in­me­dia­ta­men­te sal­tó a to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El ha­ber pren­di­do con tal ra­pi­dez en el len­gua­je se de­be a que esa pa­la­bra en­car­na­ba una con­cre­ta reali­dad sim­bó­li­ca im­por­tan­te.

Ha­ce ya tiem­po que la ale­ma­na y el fran­cés, por es­te or­den, de­ci­die­ron co­ger las rien­das de Eu­ro­pa, mar­gi­nan­do al pre­si­den­te de la UE, Her­man Van Rom­puy, y al pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jo­sé Ma­nuel Du­rão Ba­rro­so, y a otras ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas con el pre­tex­to de que ha­bía que sal­var el eu­ro, a sus ban­cos y a sus eco­no­mías. Les fue po­si­ble ha­cer­lo sin que las au­to­ri­da­des eu­ro­peas le­van­ta­ran la voz, por­que son de­ma­sia­do dé­bi­les, lo que es una fa­ta­li­dad. Obli­ga­ron a Gre­cia a do­tar­se de un Go­bierno pre­si­di­do por un téc­ni­co du­cho en sa­be­res ban­ca­rios, hi­cie­ron que los por­tu­gue­ses fue­ran a unas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias des­pués de obli­gar a los tres par­ti­dos con po­si­bi­li­da­des de go­ber­nar a fir­mar un acuer­do por el que se ajus­ta­rían a una de­ter­mi­na­da ges­tión eco­nó­mi­ca, a nues­tro Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro le pre­sio­na­ron pa­ra que hi­cie­ra re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios en los que no ha­bía pen­sa­do, que hi­zo con el fer­vor del con­ver­so, aunque la vís­pe­ra no cre­ye­ra en ellos. Lo de Sil­vio Ber­lus­co­ni re­sul­tó más lla­ma­ti­vo, los ita­lia­nos lle­va­ban me­ses que­rien­do des­ban­car­le por ser una ver­güen­za éti­ca y po­ner el país al bor­de de la quie­bra y la in­sol­ven­cia. Eu­ro­pa y el eu­ro no po­drían re­sis­tir­lo, ya que Ita­lia es la ter­ce­ra eco­no­mía eu­ro­pea.

Aho­ra ya no so­lo quie­ren evi­tar la in­ter­ven­ción de unos paí­ses, sino sal­var de ese ries­go a los 17 de la Eu­ro­zo­na em­pe­zan­do por ellos mis­mos, ya que es­tán con­ven­ci­dos de que el hun­di­mien­to de unos atrae­ría el de los otros, ter­mi­nan­do por aho­gar a to­dos si se des­tru­ye el eu­ro. Tan­to Mer­kel co­mo Sar­kozy se sin­tie­ron en la ne­ce­si­dad de ha­cer­lo cuan­do vie­ron que el in­cen­dio de la cri­sis ame­na­za­ba con que­mar­les se­ria­men­te, a pe­sar de su po­de­río.

La otra ca­ra de la mo­ne­da.

Ale­ma­nia, a la que ve­mos tan lus­tro­sa y desafian­te en apa­rien­cia, tie­ne, co­mo apun­ta el po­li­tó­lo­go fran­cés Jac­ques At­ta­li, va­rios ta­lo­nes de Aqui­les que ame­na­zan con da­ñar se­ria­men­te su eco­no­mía. En­tre ellos se­ña­la que uno de sus gran­des ban­cos es­tá al bor­de de la quie­bra, que otros diez han si­do de­gra­da­dos en su sol­ven­cia por las agencias ca­li­fi­ca­do­ras, que su deu­da pú­bli­ca sube al 82% del PIB y que aunque le co­bren muy ba­jos in­tere­ses es preo­cu­pan­te, co­mo pu­die­ron com­pro­bar ha­ce po­cas se­ma­nas los pro­pios ale­ma­nes, al no po­der co­lo­car en los mer­ca­dos bue­na par­te de sus emi­sio­nes de deu­da. Ade­más el cre­ci­mien­to se ha ra­len­ti­za­do y no da se­ña­les de re­cu­pe­rar el di­na­mis­mo. El cua­dro de Fran­cia es pa­re­ci­do, aunque más dé­bil, ya que la deu­da es la mis­ma y hay ban­cos que es­tán muy to­ca­dos. A pe­sar de to­do son las dos eco­no­mías más gran­des de la Eu­ro­zo­na.

Sar­kozy ha ma­ni­fes­ta­do que Eu­ro­pa vi­ve mo­men­tos ex­tra­or­di­na­ria­men­te gra­ves y que pa­ra su­pe­rar­los es esen­cial una alian­za fran­co-ale­ma­na. “So­mos –ha di­cho en un dis­cur­so en Tou­lon– las dos gran­des eco­no­mías eu­ro­peas y arries­gar con una ruptura en­tre no­so­tros es arries­gar la ruptura del eu­ro”. De­trás de las gran­des pa­la­bras y las de­cla­ra­cio­nes re­tó­ri­cas exis­te una reali­dad amenazante: si quie­bra par­te de Eu­ro­pa, ¿a quién ven­de­rán Fran­cia y Ale­ma­nia?

Es­tas úl­ti­mas se­ma­nas, Mer­kel y Sar­kozy, que ya eran co­no­ci­dos co­mo los Mer­kozy, han des­ple­ga­do una ac­ti­vi­dad fre­né­ti­ca, vién­do­se cons­tan­te­men­te co­mo si fue­ran no­vios enamo­ra­dos. Que­rían te­ner a pun­to las ideas bá­si­cas pa­ra un nue­vo tra­ta­do de la Unión con el fin de sal­var el eu­ro y re­for­zar y ar­mo­ni­zar la in­te­gra­ción fis­cal y pre­su­pues­ta­ria de Eu­ro­pa. Aunque, en prin­ci­pio, los plan­tea­mien­tos van di­ri­gi­dos más con­cre­ta­men­te a los 17 paí­ses de la Eu­ro­zo­na, tam­bién han de­ja­do cla­ro que es­ta­rán abier­tos a los otros diez de la UE.

El guion es­cri­to por los Mer­kozy y que des­pués en­via­ron a Van Rom­puy pa­ra que lo pre­sen­ta­ra en la cum­bre de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno que se es­tá ce­le­bran­do en Bru­se­las. Con­tro­lar el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio es la melodía cons­tan­te del do­cu­men­to. En el pri­mer pun­to ame­na­zan de en­tra­da con un re­fuer­zo de las sanciones pa­ra quie­nes no res­pe­ten el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio fi­ja­do en el 3%. Los que no cum­plan se­rán cas­ti­ga­dos au­to­má­ti­ca­men­te por el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Europeo, sal­vo que se opon­ga una ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da del 85%.

En el se­gun­do pun­to se es­ta­ble­ce que Los tri­bu­na­les cons­ti­tu­cio­na­les de ca­da país vi­gi­la­rán que los pre­su­pues­tos na­cio­na­les se ajus­ten al tra­ta­do. Co­mo en

Es­pa­ña ya he­mos in­tro­du­ci­do con pre­ci­pi­ta­da ra­pi­dez, por un acuer­do sin dis­cu­sión en­tre Za­pa­te­ro y Ra­joy, una en­mien­da en la que se li­mi­ta la cuan­tía del dé­fi­cit, lo úni­co que te­ne­mos que cum­plir es el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal. Tan­ta ar­mo­nía en­tre los dos lí­de­res es­pa­ño­les se lo­gró por im­po­si­ción de la se­ño­ra Mer­kel, que es una maes­tra exi­gen­te a la ho­ra de or­de­nar de­be­res. Co­mo ter­cer pun­to del guion, los Mer­kozy co­la­ron, mi­ran­do de reojo a los mer­ca­dos, que im­pa­gos co­mo los de la deu­da grie­ga no se re­pe­ti­rán ja­más.

En el cuar­to pun­to se no­ta la pri­sa, hay que que­mar eta­pas, por eso el Me­ca­nis­mo Europeo de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra se ade­lan­ta­rá de 2013 a 2012. El des­blo­queo de fon­dos se de­ci­di­rá por el 85%, re­nun­cian­do a la una­ni­mi­dad re­que­ri­da has­ta aho­ra. En el quin­to se es­ta­ble­ce que el go­bierno eco­nó­mi­co de la Eu­ro­zo­na se­rá el Con­se­jo de Pre­si­den­tes de Go­bierno y Je­fes de Es­ta­do que se re­uni­rán to­dos los me­ses mien­tras du­re la cri­sis, y en el or­den del día es­ta­rán siem­pre la com­pe­ti­ti­vi­dad y el cre­ci­mien­to. La ver­dad es que se tra­ta de un ver­da­de­ro gol­pe a la Co­mi­sión Eu­ro­pea y a la mis­ma pre­si­den­cia de la Unión, va­cián­do­las de com­pe­ten­cias. No es el ca­mino pa­ra la crea­ción de una Eu­ro­pa po­lí­ti­ca, pe­ro al pa­re­cer es lo que to­ca.

El úl­ti­mo de los pun­tos ma­ni­fies­ta su con­fian­za en el Ban­co Cen­tral Europeo. Aquí los Mer­kozy ma­ni­fes­ta­ron que la emi­sión de eu­ro­bo­nos por el Ban­co Cen­tral, tan so­li­ci­ta­dos por po­lí­ti­cos y eco­no­mis­tas de va­rios paí­ses, no eran una so­lu­ción a la cri­sis. Mer­kel, en un dis­cur­so, lle­gó a afir­mar que quie­nes los de­fen­dían no ha­bían en­ten­di­do na­da. Los me­ca­nis­mos pa­ra po­ner en mar­cha el nue­vo tra­ta­do se ace­le­ra­rán, se­gún los

Mer­kozy, por la ur­gen­cia de re­cu­pe­rar la con­fian­za en la fia­bi­li­dad de la Eu­ro­zo­na. Za­pa­te­ro, por su par­te, asis­te a es­ta reunión con la voz y las ideas de Ra­joy, que tam­bién son las de él y así se lo hi­cie­ron sa­ber al po­de­ro­so dúo que tra­ta de go­ber­nar la Eu­ro­zo­na.

So­bre­ac­tua­ción.

Las co­sas se ven de for­ma di­fe­ren­te de­pen­dien­do del lu­gar des­de don­de se mi­ren. No ca­be du­da de que tan­to Mer­kel co­mo Sar­kozy so­bre­ac­tua­ron con ex­ce­si­va tea­tra­li­dad en la ex­hi­bi­ción de po­der. La Mer­kel lo hi­zo con más so­brie­dad, pe­ro ha­cien­do ga­la de una so­li­dez gra­ní­ti­ca; Sar­kozy con más his­trio­nis­mo. Los dos mi­ran de reojo a los elec­to­res que pron­to de­ci­di­rán su con­ti­nui­dad o no en el po­der. Mien­tras al­mor­za­ban en el Elí­seo pa­ra per­fi­lar el guion que aho­ra dis­cu­ten los pre­si­den­tes y je­fes de go­bierno, Sar­kozy re­ci­bió una ma­la no­ti­cia: en el son­deo que aca­ba­ba de pu­bli­car

Le Nou­vel Ob­ser­va­teur con vis­tas a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, el pre­si­den­te te­nía el 58% de re­cha­zo fren­te al 37% de sim­pa­tía. Unas ci­fras muy ba­jas pa­ra afron­tar con ga­ran­tías las elec­cio­nes de ma­yo. A pe­sar de la so­bre­ac­tua­ción se su pre­si­den­te, los fran­ce­ses pien­san que es un sa­té­li­te de Mer­kel. Tam­bién Mer­kel lle­va un año y me­dio en­ca­de­nan­do pér­di­das en las dis­tin­tas elec­cio­nes que se han ce­le­bra­do. Esa mis­ma no­che am­bos re­ci­bie­ron la ma­la no­ti­cia de que la agen­cia Stan­dard & Poor’s ame­na­za­ba con qui­tar la ca­li­fi­ca­ción de tri­ple A a Ale­ma­nia, Fran­cia y a otros paí­ses de la Eu­ro­zo­na que pa­san por te­ner una cuen­tas só­li­das. No es­ta­ría mal re­vi­sar el pa­pel de es­tas agencias, que tan­tos erro­res co­me­tie­ron en 2008 y en 2009 por su la­xis­mo, y aho­ra quie­re re­di­mir los erro­res con la du­re­za y la ame­na­za.

Bien ave­ni­dos. Mer­kel y Sar­kozy, an­tes de la reunión que man­tu­vie­ron en el Elí­seo el 5 de di­ciem­bre pa­ra pre­pa­rar la cum­bre de Bru­se­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.