Al­ta­dis: una lar­ga his­to­ria de 375 años

El gru­po ta­ba­que­ro Al­ta­dis, hoy in­te­gra­do en Im­pe­rial To­bac­co, ce­le­bra es­te mes los 375 años del na­ci­mien­to de Ta­ba­ca­le­ra en un con­tex­to di­fí­cil pa­ra el sec­tor.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Co­rría el mes de di­ciem­bre de 1636 cuan­do una Real Cé­du­la crea­ba la Ins­ti­tu­ción del Es­tan­co del Ta­ba­co en Es­pa­ña, cu­yo ob­je­ti­vo fun­da­cio­nal era ex­plo­tar la ven­ta de ta­ba­co co­mo fuen­te de in­gre­sos pa­ra la Ha­cien­da Pú­bli­ca. Ha­bía na­ci­do Ta­ba­ca­le­ra. Aho­ra, 375 años des­pués, y con la em­pre­sa in­te­gra­da en la mul­ti­na­cio­nal Al­ta­dis, pro­pie­dad a su vez de Im­pe­rial To­bac­co Group, la ven­ta le­gal de ta­ba­co en Es­pa­ña si­gue sien­do uno de los me­jo­res ne­go­cios pa­ra Ha­cien­da. En 2011 in­gre­sa­rá en las ar­cas pú­bli­cas cer­ca de 8.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Du­ran­te es­tos 375 años, la his­to­ria de la in­dus­tria del ta­ba­co en Es­pa­ña ha pa­sa­do por va­rios hi­tos im­por­tan­tes. A fi­na­les del si­glo XIX, con­cre­ta­men­te en 1887, las au­to­ri­da­des op­ta­ron por la ges­tión in­di­rec­ta del Es­ta­do y na­cía así la Com­pa­ñía Arren­da­ta­ria de Ta­ba­cos que, en 1945, se trans­for­ma­ría en Ta­ba­ca­le­ra. Tras la en­tra­da de Es­pa­ña en la Unión Eu­ro­pea, en 1986, los tra­ta­dos eu­ro­peos obli­ga­ron a li­be­ra­li­zar el mer­ca­do y Ta­ba­ca­le­ra fue pri­va­ti­za­da. En 1999 se fu- sio­nó con la fran­ce­sa Sei­ta y dio ori­gen al Gru­po Al­ta­dis. Más re­cien­te­men­te, en enero de 2008, Im­pe­rial To­bac­co ad­qui­rió Al­ta­dis.

Unas cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les han he­cho de Es­pa­ña un mer­ca­do di­fí­cil es­te año de aniver­sa­rio. La prohi­bi­ción de fu­mar en es­pa­cios pú­bli­cos que en­tró en vi­gor en enero y las subidas de los im­pues­tos es­pe­cia­les en di­ciem­bre de 2010 han afec­ta­do a los con­su­mi­do­res, que ya es­ta­ban es­pe­cial­men­te sen­si­bi­li­za­dos en re­la­ción a los cos­tes de­bi­do a la di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Las es­ti­ma­cio­nes dis­po­ni­bles del sec­tor in­di­can que el mer­ca­do glo­bal ha des­cen­di­do a 69.200 mi­llo­nes de equi­va­len­tes a ci­ga­rri­llos (en 2010 fue­ron 80.000 mi­llo­nes) con un re­tro­ce­so del 15% en el mer­ca­do de ci­ga­rri­llos y un cre­ci­mien­to del 5% en ta­ba­co de pi­ca­du­ra.

¿Y qué ha he­cho Al­ta­dis en es­te con­tex­to? El gru­po ha cen­tra­do su aten­ción en pro­por­cio­nar a los con­su­mi­do­res la re­la­ción ca­li­dad/pre­cio que bus­can en tiem­pos di­fí­ci­les y ha in­tro­du­ci­do al­gu­nas nue­vas va­rie­da­des de mar­cas y pro­duc­tos. Ha au­men­ta­do los vo­lú­me­nes en seg­men­tos de cre­ci­mien­to del con­su­mo,

co­mo los ci­ga­rri­llos queen si­ze, el ta­ba­co de pi­ca­du­ra con mar­cas de ci­ga­rri­llos y los pu­ri­tos mi­ni. Ade­más, la ma­triz del gru­po, Im­pe­rial To­bac­co, no se ha con­for­ma­do con con­so­li­dar una fuer­te po­si­ción en el mer­ca­do de ci­ga­rri­llos, sino que, a tra­vés de su es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to (tan­to or­gá­ni­co co­mo a tra­vés de ad­qui­si­cio­nes), ha con­se­gui­do ser la nú­me­ro uno mun­dial en ta­ba­co de pi­ca­du­ra, pa­pel de liar y ci­ga­rros.

Y en mi­tad de es­ta pe­que­ña re­vo­lu­ción del ne­go­cio, Al­ta­dis cam­bia­ba de pre­si­den­te en oc­tu­bre. Do­mi­nic Brisby, nue­vo res­pon­sa­ble del gru­po, tie­ne cla­ro que ese es el ca­mino. “En es­te con­tex­to tan com­ple­jo se­gui­re­mos ac­tuan­do co­mo la com­pa­ñía lí­der del mer­ca­do que so­mos, con ra­pi­dez y agi­li­dad, apor­tan­do ren­ta­bi­li­dad a nues­tro gru­po”, di­ce.

Im­pues­tos y con­tra­ban­do.

El con­tex­to com­ple­jo al que se re­fie­re Brisby no es otro que la pre­sión que ha su­fri­do la in­dus­tria del ta­ba­co con las con­ti­nuas subidas de im­pues­tos es­pe­cia­les y el en­du­re­ci­mien­to de la ley an­ti­ta­ba­co. Sin em­bar­go, en el sec­tor se ase­gu­ra que nin­gu­na de las dos co­sas ha fun­cio­na­do co­mo el Go­bierno hu­bie­ra querido. La úl­ti­ma subida fis­cal y la ley an­ti­ta­ba­co –di­cen– es­tán po­nien­do a prue­ba es­te mo­de­lo. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes iniciales del Eje­cu­ti­vo, las ar­cas pú­bli­cas in­gre­sa­rían 8.274 mi­llo­nes de eu­ros en con­cep­to de im­pues­tos de ta­ba­co más 780 mi­llo­nes adi­cio­na­les de la úl­ti­ma subida; en to­tal, pues, unos 9.000 mi­llo­nes de eu­ros. Sin em­bar­go, las úl­ti­mas es­ti­ma­cio­nes se­ña­lan que los in­gre­sos se que­da­rán en 7.900 mi­llo­nes de eu­ros, 1.100 mi­llo­nes me­nos de lo pre­vis­to. Ade­más, el nú­me­ro de fu­ma­do­res no se ha re­du­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, sino que se ha producido un tras­la­do a otros pro­duc­tos, co­mo el ta­ba­co de con­tra­ban­do.

Y es­te es otro de los ca­ba­llos de ba­ta­lla del sec­tor ta­ba­que­ro. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes de Al­ta­dis, las ven­tas de ta­ba­co ile­gal (fal­si­fi­ca­cio­nes más con­tra­ban­do) re­pre­sen­tan ya un 7,7% fren­te al to­tal de las ven­tas de ta­ba­co le­gal con­ta­bi­li­za­das en Es­pa­ña. Es­tos da­tos su­po­nen que, por ca­da cien ca­je­ti­llas de ta­ba­co co­mer­cia­li­za­das le­gal­men­te, otras 7,7 son ad­qui­ri­das de for­ma frau­du­len­ta fue­ra de los ca­na­les au­to­ri­za­dos. La si­tua­ción, ade­más, es es­pe­cial­men­te alar­man­te en An­da­lu­cía, don­de ese por­cen­ta­je su­pe­raría el 10%, y en al­gu­nas pro­vin­cias an­da­lu­zas co­mo Má­la­ga, Cá­diz o Se­vi­lla se si­tua­ría ya cer­ca del 20%. Los da­tos que ma­ne­ja el gru­po re­fle­jan que, an­tes de la si­tua­ción ac­tual, en 2010 se ven­die­ron en Es­pa­ña unos 24 mi­llo­nes de ca­je­ti­llas de con­tra­ban­do, lo que equi­va­le a al­re­de­dor del 1% de las ven­tas to­ta­les de ci­ga­rri­llos ru­bios.

Una si­tua­ción di­fí­cil, sin du­da, pe­ro que el pre­si­den­te de Al­ta­dis no quie­re que em­pa­ñe el cum­plea­ños de la com­pa­ñía. “Nos sen­ti­mos muy or­gu­llo­sos de nues­tra his­to­ria y de nues­tra tra­yec­to­ria. Y es­ta­mos to­da­vía más satisfechos de se­guir sien­do a día de hoy, y des­pués de 375 años, una de las em­pre­sas de re­fe­ren­cia en el pa­no­ra­ma em­pre­sa­rial es­pa­ñol”, afir­ma Do­mi­nic Brisby.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.