Ma­dre su­pe­rio­ra en pie de paz

La pe­rio­dis­ta Isa­bel Pi­sano cuen­ta su ex­pe­rien­cia en Si­ria, un país al bor­de de la guerra ci­vil y en ple­na re­vuel­ta con­tra el ré­gi­men de Ba­char al Asad.

Tiempo - - MUNDO - POR ISA­BEL PI­SANO (Da­mas­co)

Más allá de las co­lum­nas de Ber­ni­ni que ro­dean la pla­za San Pie­tro en el Va­ti­cano, y den­tro de los mu­ros de la le­gen­da­ria for­ta­le­za, un hom­bre tie­ne mie­do, se tra­ta del pa­pa Be­ne­dic­to XVI. Sa­be que en Orien­te los cris­tia­nos es­tán sien­do ex­ter­mi­na­dos. Un mi­llón han si­do ex­pul­sa­dos de Irak, más de 50.000 han si­do ma­sa­cra­dos. No sa­be có­mo pa­rar la ma­tan­za y el exi­lio.

Le­jos de allí, en Si­ria, una mu­jer que ha de­di­ca­do su vi­da a Dios no te­me a na­da ni a na­die, sa­be que su Se­ñor la ne­ce­si­ta. Y que a 80 kms del mo­nas­te­rio don­de vi­ve, en la mar­ti­ri­za­da ciu­dad de Homs, hay que de­cla­rar­le a la guerra la paz. La pren­sa mun­dial no re­fle­ja la ver­dad de lo que es­tá pa­san­do en Si­ria y esa se­rá su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca; hay po­cas o nin­gu­na alu­sión a lo que es­tán pa­de­cien­do los cris­tia­nos so­lo por el he­cho de ser­lo. La ma­dre su­pe­rio­ra Ag­nès-ma­riam de la Croix vi­ve en el Mo­nas­te­rio de Saint Ja­mes, el Mu­ti­la­do, res­tau­ra­do y le­van­ta­do en el Si­glo VI, en una lla­nu­ra in­va­di­da por to­rres de al­ta ten­sión y ro­dea­da por las mon­ta­ñas an­ti­lí­bano: al fon­do, la fron­te­ra li­ba­ne­sa.

En el tra­yec­to en un pe­que­ño au­to­bús des­de Da­mas­co a Homs pa­ra ver al go­ber­na­dor, la ma­dre su­pe­rio­ra cuen­ta re­ta­zos de su vi­da: “Na­cí en Je­ru­sa­lén, de pa­dre pa­les­tino y ma­dre li­ba­ne­sa. Fui­mos ex­pul­sa­dos de nues­tra tie­rra; mis pa­dres me lle­va­ron un día a Jor­da­nia pa­ra co­no­cer al res­to de la fa­mi­lia re­fu­gia­da allí, fue en­ton­ces cuan­do vi el mar por pri­me­ra vez. No po­día en­ten­der có­mo se ha­bía for­ma­do. Pen­sé que mu­chos hom­bres ha­brían he­cho un pozo muy gran­de y lle­va­do cu­bos pa­ra lle­nar­lo du­ran­te días. Pe­ro el mar se mo­vía y eso no te­nía ex­pli­ca­ción. Pre­gun­té a mi tía: ¿quién ha he­cho el mar? Y ella res­pon­dió sin du­dar: Dios. Fue re­ve­la­dor; me pro­pu­se bus­car­lo adon­de quie­ra que fue­se. Po­co des­pués mu­rió mi pa­dre. En ese pe­rio­do me lla­mó la aten­ción un gru­po de hip­pies; iban can­tan­do, lle­va­ban san­da­lias y es­ta­ban cu­bier­tos de flo­res, se di­ri­gían al Lí­bano por­que allí la hier­ba de ca­na­bis es la me­jor del mun­do. Aban­do­né a mi ma­dre pa­ra se­guir­los, ellos me ayu­da­rían a en­con­trar a Dios. Y un día, Él vino a mi en­cuen­tro, me di­jo que se acer­ca­ba el fi­nal de la Hu­ma­ni­dad y me dio un men­sa­je su­bli­me”. An­te mi in­sis­ten­cia en co­no­cer el men­sa­je, ma­dre Ag­nès di­ce: “Un día te lo di­ré”.

Más pro­tec­ción.

El Pa­la­cio de Go­bierno de Homs es­tá ro­dea­do por jar­di­nes y es de már­mol blan­co. El go­ber­na­dor se ha­ce acom­pa­ñar de va­rios pa­triar­cas. La ma­dre to­ma la pa­la­bra, ha­bla de las em­bos­ca­das a la po­li­cía y a los mi­li­ta­res, de los ata­ques a los ci­vi­les en sus ca­sas, de los ho­rren­dos crí­me­nes, de las tor­tu­ras que su­fren los que caen en ma­nos de los si­ca­rios a suel­do de no se sa­be quién. Su voz es fir­me; su ex­po­si­ción, fría; sus ojos, un ma­nan­tial que no ce­sa de de­rra­mar lá­gri­mas. Pi­de pro­tec­ción pa­ra los ci­vi­les, más po­li­cías y tro­pas, más

vi­gi­lan­cia y una es­tra­te­gia pa­ra aca­bar con el es­pan­to. El go­ber­na­dor di­ce que las fron­te­ras son permea­bles; con Irak, 1.000 ki­ló­me­tros de de­sier­to, Tur­quía al Nor­te, Israel y Jor­da­nia, y por cual­quie­ra de ellas en­tran hom­bres y ar­mas.

Hay que sa­lir de la ciu­dad an­tes del atar­de­cer, es muy pe­li­gro­so, mas cae la no­che y re­ci­bi­mos ma­las no­ti­cias, co­rre­mos al hos­pi­tal de Homs. Em­pie­zan a lle­gar he­ri­dos, una ma­dre del ba­rrio de los alaui­tas gri­ta y gri­ta sin con­sue­lo, han rap­ta­do a su hi­jo, se lo de­vol­ve­rán “pe­da­ci­to a pe­da­ci­to”, di­je­ron los se­cues­tra­do­res. Ella su­pli­ca y re­pi­te: “No me lo cor­téis”. La po­li­cía ha arres­ta­do a una ban­da, al­gu­nos son si­rios, otros no. Pre­gun­to a un jo­ven: “¿El ase­dio re­li­gio­so no es so­lo de los cris­tia­nos sino tam­bién de los mu­sul­ma­nes?” Res­pon­de en voz ba­ja: “Los alaui­tas son cas­ti­ga­dos por­que quie­ren a Ba­char al As­sad, y es ese el mo­do de pro­vo­car una guerra ci­vil”.

Ag­nès in­ter­vie­ne: “To­do lo que es­tá pa­san­do tie­ne lu­gar a cau­sa de la guerra del Lí­bano. La de­rro­ta de los cris­tia­nos les hi­zo bus­car de­ses­pe­ra­da­men­te una ra­zón es­pi­ri­tual en la cual re­fu­giar­se y esa era su mi­sión; al ha­ber si­do ven­ci­dos, hu­mi­lla­dos, ase­si­na­dos, co­mo los már­ti­res de an­ta­ño, tu­vie­ron la sen­sa­ción de que el Se­ñor les re­ser­va­ba una prue­ba en la tie­rra de sus an­ces­tros, ple­na de sig­ni­fi­ca­dos pro­fun­dos. Y co­mo en el pa­sa­do, des­de Me­so­po­ta­mia has­ta las ri­be­ras del Ni­lo de­ja­ron un tes­ti­mo­nio de amor y es­pe­ran­za a sus her­ma­nos mu­sul­ma­nes. To­do es­to es una re­pe­ti­ción de la li­be­ra­ción que los mu­sul­ma­nes hi­cie­ron an­te el co­lo­ni­za­dor bi­zan­tino du­ran­te las gue­rras is­lá­mi­cas.

Thierry Meys­san, or­ga­ni­za­dor del via­je pre­gun­ta: “¿Los cris­tia­nos se han con­ver­ti­do en enemi­gos de los oc­ci­den­ta­les?” “Sí –con­tes­ta Ag­nès– el sí­no­do ex­pre­só el ca­rác­ter ára­be de los cris­tia­nos de Orien­te, por in­mer­sión y sim­bio­sis con su en­torno his­tó­ri­co y cul­tu­ral”. Y, “¿no te­me un ata­que al mo­nas­te­rio, no arries­ga de­ma­sia­do?”, le pre­gun­to a la ma­dre su­pe­rio­ra, y ella con­tes­ta: “Te­ne­mos una vía de fu­ga, en las ca­ta­cum­bas ro­ma­nas, que tie­nen una en­tra­da se­cre­ta y por allí se pue­de lle­gar a Lí­bano. An­tes ha­bía un río y se ha­cía el via­je en bar­cas”.

Al día si­guien­te nos di­ri­gi­mos a otro hos­pi­tal, el Mi­li­tar, y vi­si­ta­mos a los he­ri­dos del Ejér­ci­to, al que mer­ce­na­rios em­bos­ca­dos, si­rios y ex­tran­je­ros, per­tre­cha­dos con ar­mas so­fis­ti­ca­das, pro­vo­ca­ron mu­chas ba­jas y gra­ves he­ri­das.

Vio­len­cia con­tra ci­vi­les.

En un vídeo en po­der de las ban­das arres­ta­das por la po­li­cía, una jo­ven se­cues­tra­da es­tá com­ple­ta­men­te des­nu­da, sos­te­ni­da por dos hom­bres a los que so­lo se les ven los bra­zos. Tie­ne la ca­be­za cu­bier­ta con un ve­lo ne­gro. Al­guien lo qui­ta y la ca­be­za cae al sue­lo: ha­bía si­do de­ca­pi­ta­da. Un ma­ri­do ha en­con­tra­do a su jo­ven es­po­sa em­ba­ra­za­da, muer­ta en el sa­lón de su ca­sa con el vien­tre abier­to. Per­dió a la es­po­sa y al hi­jo en el mis­mo ins­tan­te.

Al al­ba del día si­guien­te, sa­li­mos ha­cia Beirut, la ma­dre Ag­nès va a pe­dir ayu­da. El pa­triar­ca de los ma­ro­ni­tas, Bê­cha­ra Rai de An­tio­chia y de to­do Orien­te, nos re­ci­be en su im­pre­sio­nan­te pa­la­cio en lo al­to de las co­li­nas que ro­dean Beirut; ano­che­ce, des­de allí se ve el mar os­cu­re­cien­do has­ta con­fun­dir­se con la no­che.

El pa­triar­ca de­nun­cia que la se­ño­ra Clin­ton de­cla­ró en Da­mas­co: “Quiero la guerra ci­vil”. Y co­mo si eso no bas­ta­se, agre­gó que Sar­kozy ha­bía ma­ni­fes­ta­do en pri­va­do: “Ya es ho­ra de que los cris­tia­nos ha­gan las ma­le­tas y aban­do­nen Me­dio Orien­te”. “En mi pre­sen­cia lo negó e in­ten­tó ser en­can­ta­dor. Los ju­díos quie­ren vol­ver a la tie­rra de la que fue­ron ex­pul­sa­dos”, ter­mi­na el pa­triar­ca.

Ag­nès ex­po­ne la tra­ge­dia de Ba­niás en Ja­rrar, de Homs, al ge­ne­ral Mi­chel Aoun; el hé­roe del Lí­bano no de­ja en­tre­ver nin­gu­na emo­ción. Es­te re­vi­ve la tra­ge­dia de su país y ter­mi­na di­cien­do: “Una so­cie­dad ci­vil no pue­de es­tar ar­ma­da, Hez­bo­llá pa­ra no­so­tros es hoy la ga­ran­tía de de­fen­sa del Lí­bano. Si se lo­gra un acuer­do per­ma­nen­te de paz yo des­man­te­la­ré a Hez­bo­llá”. La pre­gun­ta que que­da en el ai­re es: ¿quién pa­ga a los mer­ce­na­rios en Si­ria? Ca­tar, se­gún con­fe­sio­nes de los arres­ta­dos. Ag­nès ex­pli­ca que el pro­ble­ma no es Si­ria, Si­ria no es re­li­gio­sa, sino que no se so­me­te a las con­di­cio­nes de Israel. Que su his­to­ria co­men­zó en el si­glo I a. de C. En ese pe­río­do tu­vo lu­gar el na­ci­mien­to de la di­nas­tía de em­pe­ra­do­res ro­ma­nos, allí na­ció y vi­vió el em­pe­ra­dor Sep­ti­mio Se­ve­ro y ba­jo el im­pe­rio de Bi­zan­cio fue un im­por­tan­te cen­tro del cris­tia­nis­mo.

Una pre­gun­ta al ge­ne­ral Aoun me ase­dia: ¿No exis­te na­da ni na­die que pue­da pa­rar es­ta ma­tan­za? “Los por­ta­vio­nes ru­sos y chi­nos es­tán en Tar­tus. Las tro­pas te­rres­tres se acer­can al des­tino...”.

Es­tá cla­ro que Fran­cia lle­va la ba­tu­ta en es­te nue­vo com­plot pa­ra crear El Gran

Orien­te Me­dio y el ma­pa di­bu­ja­do por el Pen­tá­gono en 1950 ya ha si­do su­pe­ra­do, el nue­vo lle­ga has­ta el Mar Ro­jo. El Ca

nard En­chai­né sos­tie­ne que los ofi­cia­les de la DGSE, el ser­vi­cio de con­tra­es­pio­na­je fran­cés, han si­do en­via­dos al nor­te del Lí­bano y a Tur­quía con la mi­sión de ins­truir y es­truc­tu­rar los “con­tin­gen­tes” del “Ejér­ci­to de Si­ria li­bre”. La ope­ra­ción es­tá re­agru­pan­do a los “mi­les” de “de­ser­to­res” si­rios. Su je­fe, el co­ro­nel Ryad al-asaad, se en­cuen­tra re­fu­gia­do en Tur­quía des­pués de dos me­ses.

El por­ta­vio­nes Ma­ris­cal Kouz­net­sov de­jó Mour­mansk el 13 de no­viem­bre y, se­gún Aoun, ya es­tá en Tar­tus con una trein­te­na de avio­nes de ca­za y de he­li­cóp­te­ros a bor­do, mi­si­les con ca­pa­ci­dad nu­clear de un al­can­ce de 550 kms... El des­truc­tor an­ti­sub­ma­ri­nos Al­mi­ran­te

Cha­ba­nen­ko for­ma par­te de la es­cua­dra que lo acom­pa­ña.

El ata­que a Si­ria por la OTAN -Fran­cia y Tur­quía en ca­be­za- tie­ne por ob­je­ti­vo la caí­da del pre­si­den­te Ba­char al As­sad y po­ner fue­ra de la ley el par­ti­do Baas. Las úl­ti­mas no­ti­cias son que tam­bién EEUU es­tá en­vian­do sus por­ta­vio­nes a aguas te­rri­to­ria­les si­rias. Las ba­ses pa­ra la Ter­ce­ra Guerra Mun­dial ya es­tán plan­ta­das. Y los cien­tí­fi­cos ru­sos ya se pre­gun­tan si se po­drá so­bre­vi­vir a la ra­dio­ac­ti­vi­dad am­bien­tal.

Tal vez el Dios de Ag­nès ten­ga ra­zón.

Con­flic­to. A la iz­da. ma­ni­fes­ta­ción de apo­yo al pre­si­den­te si­rio, Ba­char al As­sad. A la de­re­cha, la ma­dre Ag­nès-ma­riam de la Croix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.