El tiem­po es di­ne­ro

En el uni­ver­so de cien­cia fic­ción de In Ti­me los protagonistas ro­ban el tiem­po de los ri­cos pa­ra los po­bres.

Tiempo - - CULTURA/VISIONES - SAN­TIA­GO RON­CA­GLIO­LO

ad­mí­ta­lo: us­ted odia a los ri­cos. To­dos odian a los ri­cos. Has­ta los ri­cos odian a los ri­cos que ga­nan más que ellos. Por eso, In Ti­me es una pe­lí­cu­la pa­ra us­ted.

En el uni­ver­so de cien­cia fic­ción de In Ti­me, el tiem­po es di­ne­ro. Li­te­ral­men­te. Un co­che de co­lec­ción cues­ta 59 años de tu vi­da. Un pea­je a la zo­na ri­ca de la ciu­dad, un año. Un bi­lle­te de au­to­bús, dos ho­ras. Los ri­cos vi­ven pa­ra siem­pre. Los po­bres vi­ven al día, y des­pier­tan ca­da ma­ña­na pre­gun­tán­do­se si lle­ga­rán a la no­che.

Por su­pues­to, el tiem­po es un bien es­ca­so. Co­mo el di­ne­ro, no se crea ni se des­tru­ye. So­lo cam­bia de ma­nos. El que tú pier­des lo re­ci­be al­guien más. Y se de­pre­cia cons­tan­te­men­te: a ca­da mi­nu­to tie­nes me­nos en tus ma­nos. En me­dio de es­te cruel ca­pi­ta­lis­mo tem­po­ral, Justin Timberlake y Aman­da Seyfried en­car­nan a una mez­cla de Ro­bin Hood con Bon­nie & Cly­de. Ro­ban tiem­po de los ri­cos pa­ra re­par­tir­lo en­tre los po­bres. Sus aven­tu­ras po­nen a tem­blar a los mer­ca­dos. Los gran­des pro­pie­ta­rios te­men lo peor: si cual­quie­ra tie­ne tiem­po su­fi­cien­te, el va­lor de su ca­pi­tal dis­mi­nui­rá. Sus for­tu­nas val­drán ca­da vez me­nos. ¿Le sue­na?

Ex­per­to en fábulas so­bre nues­tro tiem­po - El Show de Tru­man, Gat­ta­ca- el guio­nis­ta y di­rec­tor neo­ze­lan­dés An­drew Niccol no pre­ten­de di­si­mu­lar la me­tá­fo­ra que ani­ma su his­to­ria, un himno a los re­bel­des an­ti­ca­pi­ta­lis­tas, des­de el 15-M has­ta Oc­cupy Wall Street, con una mo­ra­le­ja que pue­de re­su­mir­se en el eslogan “el pue­blo uni­do ja­más se­rá ven­ci­do”. La de­fen­sa de la lu­cha de cla­ses de Niccol no en­sal­za tan­to la desobe­dien­cia ci­vil co­mo la apro­pia­ción ilí­ci­ta. Su le­ma: “¿Pue­de ro­bar­se lo que ya se ha ro­ba­do?”.

Y sin em­bar­go, a pe­sar de su de­ci­di­da mi­li­tan­cia, In Ti­me no nos so­li­vian­ta. Por el con­tra­rio nos de­ja desa­so­se­ga­dos y con­fu­sos. En otros tiem­pos, las uto­pías de cien­cia­fic­ción co­mo 1984, Odi­sea 2001 o Fah­ren­heit 451 de­ja­ban una puer­ta abier­ta, por la que los pro­ta­go- nis­tas po­dían es­ca­par­se a vi­vir una vi­da me­jor y más li­bre. No sa­bía­mos a dón­de iban, si en reali­dad vi­vi­rían me­jor o si ca­re­ce­rían de se­gu­ro mé­di­co. Pe­ro no se po­nía en cues­tión que fue­se po­si­ble es­ca­par del sis­te­ma opre­si­vo. El fi­nal fe­liz era la fu­ga.

En In Ti­me, la úni­ca al­ter­na­ti­va es la lu­cha. La puer­ta de es­ca­pe so­lo lle­va a con­ti­nuar un com­ba­te in­fi­ni­to con­tra ob­je­ti­vos ca­da vez más gran­des. Y lo que es peor: no que­da na­da cla­ro que, una vez de­rro­ta­dos esos ob­je­ti­vos, so­bre­ven­ga al­go me­jor. Es­ta pe­lí­cu­la nos azu­za pa­ra la pe­lea, pe­ro no nos di­ce cuál se­rá el tro­feo.

En ese sen­ti­do, In Ti­me re­fle­ja el va­cío ideo­ló­gi­co del si­glo XXI: odia­mos a los ri­cos pe­ro no sa­be­mos vi­vir sin ellos. Nues­tros pues­tos de tra­ba­jo y nues­tros cré­di­tos de­pen­den de que es­tén con­ten­tos. La iz­quier­da eu­ro­pea, que li­de­ró los gran­des cam­bios so­cia­les del si­glo XX, ha que­da­do re­du­ci­da a un es­ta­do de áni­mo: odia a los ri­cos des­de la opo­si­ción pe­ro los fi­nan­cia des­de el go­bierno, en los po­cos ca­sos en que si­gue sien­do go­bierno (en Ita­lia no ha querido ni plan­teár­se­lo). La ven­ta­ja de ser co­mu­nis­ta era que, al de­cep­cio­nar­te, po­días vol­ver­te de­mó­cra­ta. Pe­ro cuan­do se de­cep­cio­na un de­mó­cra­ta, ¿en qué se con­vier­te?

Oja­lá ten­ga­mos tiem­po de ave­ri­guar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.