El pe­que­ño cre­tino pro­gre­sa ade­cua­da­men­te

No ce­san las pro­tes­tas con­tra los re­cor­tes en Edu­ca­ción. Pe­ro mu­chos pien­san que el sis­te­ma es­tá en­fer­mo des­de ha­ce de­ma­sia­do tiem­po.

Tiempo - - CULTURA -

So­le an­da es­ta tem­po­ra­da en un es­ta­do de áni­mo que os­ci­la en­tre el ca­breo nor­mal y la ne­ce­si­dad de rom­per co­sas. A So­le la lla­ma­mos to­dos So­le o So­li­ta por­que su nom­bre com­ple­to, Ma­ría de la So­le­dad Ba­chi­ller Pa­ra­guas, sue­na ra­ro y se vuel­ve una se­ve­ra di­fi­cul­tad cuan­do una es pro­fe­so­ra en un ins­ti­tu­to de Ma­drid, por­que ya se sa­be có­mo son los ni­ños, so­bre to­do cuan­do van en ma­na­da.

De eso me ha­bla. So­le, que vo­ta al PP, es­tá has­ta la pei­ne­ta de los re­cor­tes en Edu­ca­ción que ha mon­ta­do do­ña Agui­rre; a ve­ces se po­ne la ca­mi­se­ta ver­de y va a las ma­ni­fes­ta­cio­nes, y otras ve­ces no, por­que pien­sa que es dar ca­be­za­zos con­tra una pa­red (la del apo­yo de los con­ser­va­do­res a la en­se­ñan­za pri­va­da a base de de­te­rio­rar la pú­bli­ca) y que es­to que es­tá pa­san­do no es más que el úl­ti­mo es­pas­mo de una lar­ga ca­tás­tro­fe que em­pe­zó ha­ce ge­ne­ra­cio­nes y que se va a lle­var por de­lan­te al país en­te­ro. Y di­ce, me­nean­do la ca­be­za, que ha­ce tiem­po que su­fri­mos las con­se­cuen­cias.

Me cuen­ta que, en­tre otras mu­chas co­sas, ella da cla­se de una asig­na­tu­ra ex­tra­ña (no re­cuer­do el nom­bre, es com­pli­ca­do) que en reali­dad es la al­ter­na­ti­va a la cla­se de Re­li­gión. Las dos pro­fe­so­ras, la de Re­li­gión y ella, son ami­gas y se po­nen de acuer­do pa­ra que los críos no se les des­man­den de­ma­sia­do, y eso quie­re de­cir que ni So­le da en reali­dad su asig­na­tu­ra (que na­die sa­be lo que es) ni la otra da Ca­te­cis­mo, por­que en­ton­ces no se pon­drían to­dos a ju­gar con el mó­vil. Lo úl­ti­mo que se les ha ocu­rri­do es po­ner­les a los ni­ños pe­lí­cu­las in­tere­san­tes y lue­go co­men­tar­las.

Bien. So­le eli­gió na­da me­nos que ET, el ex­tra­te­rres­tre: los va­lo­res de la amis­tad, de la leal­tad, to­do eso. Lo pri­me­ro que hi­cie­ron las fie­ras fue pre­gun­tar­le a So­le, más o me­nos en el tono que usa­ba Ber­lus­co­ni pa­ra re­fe­rir­se a la par­te pos­te­rior de An­ge­la Mer­kel, si no te­nía una “me­nos an­ti­gua”. Te­nien­do en cuen­ta que la pe­li es de 1982, es pa­ra pen­sar qué ha­brían he­cho los an­ge­li­tos con el mo­bi­lia­rio es­co­lar si les lle­gan a po­ner Mar­ce­lino pan y vino o Ven­ce­do­res o ven­ci­dos, con Spen­cer Tracy y Mont­go­mery Clift de­mos­tran­do éti­ca.

In­me­dia­ta­men­te des­pués, los ni­ños en­tra­ron en ig­ni­ción por­que la pe­li “no em­pe­za­ba”. Us­te­des re­cor­da­rán que los pri­me­ros siete u ocho mi­nu­tos de ET son muy pa­re­ci­dos al prin­ci­pio de Avan­ti!, obra maes­tra de Billy Wil­der: las imá­ge­nes lo di­cen to­do, pro­por­cio­nan una in­men­sa can­ti­dad de in­for­ma­ción, y ade­más de­li­cio­sa­men­te con­ta­da, pe­ro na­die di­ce na­da, no hay diá­lo­gos. Bueno, pues eso, los ni­ños no lo po­dían so­por­tar y vo­cea­ban: “¡Pe­ro pásala! ¿No ves que no em­pie­za? ¡Pásala, que ahí no hay na­da! ¡Si no ha­blan! ¡Da­le al bo­tón de for­guar!” Y aña­dían, bur­lo­nes, los ca­na­llas: “¿Es que no sa­bes cuál es?”

De­jo ha­blar a So­le: “He­mos acos­tum­bra­do a los ni­ños a que las co­sas sean co­mo ellos quie­ren y cuan­do ellos quie­ren, o sea aho­ra mis­mo. Y lo quie­ren to­do. ¿Tie­nen la cul­pa ellos? No: es lo que les es­ta­mos me­tien­do por los ojos to­dos los días. Fí­ja­te en ese anun­cio es­pan­to­so que se ve aho­ra, de unos gran­des al­ma­ce­nes. Sa­le una ni­ñi­ta mo­ní­si­ma y gri­ta: ‘¡Pí­de­te­lo to­do, to­do, to­do! ¡Pí­de­te lo que

te dé la ga­na!’ Ya, ya sé que se re­fie­re a ju­gue­tes, pe­ro ¿qué les es­ta­mos di­cien­do? Que lo pue­den te­ner to­do, y eso no es ver­dad. Que no ha­ce fal­ta es­fuer­zo pa­ra te­ner­lo to­do, no hay más que pe­dir­lo, y eso tam­po­co es así. Y to­do son ju­gue­tes, di­ne­ro, li­ber­tad to­tal, ho­ra­rios, pla­nes. To­do. In­clui­do el pa­se de cur­so con un cos­tal de asig­na­tu­ras sus­pen­di­das, por­que el pe­que­ño cre­tino se pue­de ¡trau­ma­ti­zar! si no se le mien­te que ‘pro­gre­sa ade­cua­da­men­te’. Y, cla­ro, in­clui­do tam­bién que en la pe­li em­pie­cen a ha­blar cuan­do a ellos les sa­le de los... ¿Te das cuen­ta?”.

Com­pe­ti­ción pa­ra pa­dres.

-Aho­ra me vas a de­cir que la cul­pa de to­do la tie­nen los pa­dres -re­zon­gué yo. So­le me mi­ra­ba con cier­ta pe­na.

- In­ci, los pa­dres de aho­ra fue­ron adolescentes ha­ce quin­ce o vein­te años. Y les tra­ta­ron igual o pa­re­ci­do. A mí me pa­só. A ti no, su­pon­go, con lo pa­leo­lí­ti­co que eres. Pe­ro es­to no vie­ne de aho­ra ni mu­cho me­nos. Una com­pa­ñe­ra mía me lo de­cía el otro día: “Pues si mi ma­ri­do y yo po­de­mos com­prar­le un co­che al ni­ño cuan­do ha­ga los 18, por qué no se lo va­mos a com­prar”. ¡Y es pro­fe­so­ra, se su­po­ne que al­go ha­brá es­tu­dia­do! ¿Qué es­tá di­cien­do?

-Pues que el ni­ño quie­re un co­che y que ellos se lo van a com­prar.

-No. ¡No! Es­tá di­cien­do: voy a com­prar el ca­ri­ño de mi hi­jo, cier­to o fin­gi­do, con un co­che que no ne­ce­si­ta, pe­ro que se le an­to­ja. Un ca­pri­cho. No voy a ha­cer que se lo ga­ne, que se lo me­rez­ca, que tra­ba­je pa­ra com­prár­se­lo él: se lo voy a re­ga­lar yo pa­ra que di­ga que me quie­re. Y se lo voy a re­ga­lar por­que, en reali­dad, no se lo es­toy re­ga­lan­do so­lo a él. Me es­toy re­ga­lan­do a mí la gi­li­po­llez de te­ner un hi­jo de 18 años que tie­ne co­che, y la ma­yo­ría de sus ami­gos no. Pue­do pre­su­mir de eso an­te las de­más. Así les es­ta­mos edu­can­do por­que así nos edu­ca­ron a no­so­tros. -Us­ted exa­ge­ra, si­ta So­le. Cál­me­se. -No me da la ga­na. Y no exa­ge­ro, tú lo sa­bes. Nues­tra edu­ca­ción es un desas­tre. ¿Cuán­tas uni­ver­si­da­des hay en Es­pa­ña? -Pues no sé. Vein­te o trein­ta. -No­ven­ta y cin­co. ¿Sa­bes cuán­tas hay en Ale­ma­nia, con ca­si el do­ble de ha­bi­tan­tes? Cin­cuen­ta y ocho. Ese Al­fon­so

Guerra al que tú te em­pe­ñas en vo­tar lo de­cía, con to­da la ra­zón del mun­do: no to­das las ciu­da­des pue­den te­ner AVE, uni­ver­si­dad, ae­ro­puer­to y obis­po. -No lo di­jo exac­ta­men­te así, pe­ro... -Y au­di­to­rio, y pa­la­cio de con­gre­sos, y es­ta­dio olím­pi­co, y por ahí. Es­ta­mos lo­cos, pe­ro no es una com­pe­ti­ción en­tre ciu­da­des o pue­blos con de­li­rios de gran­de­za: es una com­pe­ti­ción en­tre per­so­nas, y so­bre to­do en­tre pa­dres. ¿Por qué to­dos los ni­ños tie­nen que ser uni­ver­si­ta­rios, va­mos a ver? Yo no lo fui. Y fe­liz de no ser­lo, por­que mi vo­ca­ción era otra. Pues me­nu­do dis­gus­to en ca­sa cuan­do di­je que yo que­ría ir a la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal: eso era de po­bres, de ton­tos. Y eso es una men­ti­ra ca­da vez ma­yor, In­ci: aho­ra, pa­ra sa­car el Gra­do Su­pe­rior de la FP tie­nes que es­tu­diar tan­to co­mo pa­ra ser in­ge­nie­ro de lo que te dé la ga­na. Co­mo pa­sa en Ale­ma­nia. -¿Se­gu­ro? -¡In­ci, que les es­toy dan­do cla­se yo! Que lle­va­mos dé­ca­das crian­do ge­ne­ra­cio­nes de uni­ver­si­ta­rios que ni sir­ven pa­ra eso, ni lo ne­ce­si­tan, ni tie­nen vo­ca­ción, ni van a “pro­gre­sar ade­cua­da­men­te”, ni van a en­con­trar tra­ba­jo. Y la com­pe­ti­ción en­tre pa­dres (“¿Tu hi­ja es pe­lu­que­ra? Ay, qué lás­ti­ma... con lo que va­lía...”) es­tá pro­du­cien­do otra ge­ne­ra­ción de fra­ca­sa­dos. Otra más. Pau­sa. Tra­to de que se cal­me. -¿Y qué pe­li les vas a po­ner el lu­nes? So­le se hin­cha, en­ro­je­ce, re­so­pla: -¡ No­ve­cen­to! ¡Que ahí ha­blan to­dos des­de el prin­ci­pio! ¡Jo­li­nes!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.