Y van tres

Nue­va en­tre­ga de Ruiz Za­fón so­bre la Bar­ce­lo­na de la pos­gue­rra.

Tiempo - - SELECTOR - LUIS ALGORRI

El pri­sio­ne­ro del cie­lo. Car­los Ruiz Za­fón. Pla­ne­ta.

co­mo le su­ce­de a cual­quier es­pa­ñol que tie­ne éxi­to, ya sea con los li­bros, la ar­qui­tec­tu­ra o la pa­pi­ro­fle­xia, a Ruiz Za­fón lo po­nen ver­de quie­nes nun­ca lo­gra­rán lo que él ha lo­gra­do. Tam­bién más gen­te, y con ar­gu­men­tos más so­se­ga­dos y se­rios, pe­ro es­tá cla­ro que es ley de vi­da. Es­te hom­bre es el se­gun­do es­cri­tor más vi­li­pen­dia­do en el úl­ti­mo me­dio si­glo es­pa­ñol, su­pe­ra­do so­lo por An­to­nio Ga­la. Pe­ro sus dos pri­me­ras no­ve­las gran­des, La som­bra del vien­to y El jue­go del ángel, ven­die­ron cien­tos de mi­les de ejem­pla­res -más la pri­me­ra que la se­gun­da- en un mo­men­to en que la ti­ra­da me­dia de un li­bro no lle­ga, en nues­tro país, a las 1.500 co­pias. Aho­ra Za­fón po­ne un tí­tu­lo que re­cuer­da a las no­ve­las de Harry Pot­ter y vuel­ve al mis­mo es­ce­na­rio de las dos en­tre­gas an­te­rio­res: la Bar­ce­lo­na de la pos­gue­rra. A la cé­le­bre li­bre­ría de Sem­pe­re lle­ga un ti­po digno de Ro­bert Luis Ste­ven­son, man­co y co­jo; se lle­va una ca­rí­si­ma edi­ción de El conde de Mon­te­cris­to y de­ja pa­ra Fer­mín un men­sa­je digno de la fa­mo­sa “mo­ta ne­gra” de La is­la del te­so­ro. Es una puer­ta a un pa­sa­do na­da agra­da­ble. El lec­tor de­be­rá de­ci­dir si es­tá an­te una en­tre­ga más de una fór­mu­la que ha de­mos­tra­do su efi­ca­cia (el mé­to­do Bayly) o si Za­fón ha vuel­to a lo­grar “una no­ve­la en la que los per­so­na­jes pien­san”, co­mo di­jo un crí­ti­co de la pri­me­ra. En cual­quier ca­so, es di­fí­cil de sol­tar. Eso sin du­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.