“El mer­ca­der de la muer­te ha muer­to ”

SAN RE­MO, RIVIERA ITA­LIA­NA, 10 DE DI­CIEM­BRE DE 1896 · Fa­lle­ce Al­fred No­bel, in­ven­tor de la di­na­mi­ta y fun­da­dor de los pre­mios más pres­ti­gio­sos del mun­do.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Los muer­tos nun­ca quie­ren mo­rir­se, des­de que el hom­bre es hom­bre los muer­tos quie­ren se­guir vi­vien­do en el re­cuer­do de los vi­vos. Los gran­des mo­nu­men­tos más an­ti­guos de la ci­vi­li­za­ción, las pi­rá­mi­des de Egip­to, son los tú­mu­los mor­tuo­rios de Keops, Ke­fren y Mi­ce­ri­nos. Lle­van en pie 4.500 años, y mien­tras lo ha­gan no ha­brán muer­to del to­do aque­llos tres fa­rao­nes.

Los gran­des so­be­ra­nos per­pe­tua­ban su me­mo­ria con gi­gan­tes­cos mau­so­leos –el de Fran­co en el Va­lle de los Caí­dos es aho­ra mis­mo cen­tro de po­lé­mi­ca po­lí­ti­ca, y con ella el ge­ne­ral si­gue vi­vo en­tre no­so­tros-. La Igle­sia ins­ti­tu­yó días de fies­ta pa­ra con­me­mo­rar la muer­te de sus ma­yo­res santos. Los po­de­ro­sos de nues­tros tiem­pos de­jan gran­des for­tu­nas a fun­da­cio­nes que man­ten­gan vi­vo su nom­bre. Pe­ro nin­guno ha te­ni­do tan­to éxi­to en ello co­mo Al­fred No­bel, in­ven­tor de la di­na­mi­ta, cu­yo obi­tua­rio se ce­le­bra ca­da 10 de di­ciem­bre con la más im­por­tan­te ce­re­mo­nia cul­tu­ral del mun­do, la en­tre­ga de los pre­mios No­bel.

En reali­dad, Al­fred No­bel mu­rió dos ve­ces. Cuan­do mu­rió la pri­me­ra vez en Can­nes, el 12 de abril de 1888, un pe­rió­di­co local ti­tu­ló: “Le mar­chand de la mort est mort” (El mer­ca­der de la muer­te ha muer­to). De­ba­jo de­cía: “El doc­tor Al­fred No­bel, que se hi­zo ri­co bus­can­do ma­ne­ras pa­ra ma­tar a más gen­te y más de­pri­sa que nun­ca, mu­rió ayer”.

La no­ti­cia era erró­nea en su par­te fi­nal, no ha­bía muer­to Al­fred No­bel, sino su her­mano Lud­vig. Pe­ro la pri­me­ra par­te sí era cier­ta. El cien­tí­fi­co se ha­bía he­cho in­men­sa­men­te ri­co in­ven­tan­do y fabricando ex­plo­si­vos, brin­dan­do me­dios a los que qui­sie­ran em­plear­los, en la guerra o en el te­rro­ris­mo, pa­ra “ma­tar más gen­te y más de­pri­sa que nun­ca”. No era to­da la ver­dad, co­mo ve­re­mos, pe­ro fue su­fi­cien­te pa­ra con­mo­cio­nar a Al­fred No­bel tan­to o más que el fa­lle­ci­mien­to de su querido her­mano.

Y de ahí sur­gió la idea que ha­ría a No­bel in­mor­tal. No que­ría ser re­cor­da­do co­mo un mer­ca­der de la muer­te. Cuan­do se mu­rie­se de ver­dad los pe­rió­di­cos ten­drían que ha­cer otro gé­ne­ro de co­men­ta­rios, pa­sa­ría a la His­to­ria co­mo un be­ne­fac­tor. Y a eso de­di­có una de las ma­yo­res for­tu­nas del mun­do.

Fa­mi­lia cien­tí­fi­ca.

Al­fred No­bel ha­bía na­ci­do en Es­to­col­mo en 1833, en una fa­mi­lia con tra­di­ción cien­tí­fi­ca e in­ves­ti­ga­do­ra. Des­cen­día de Olof Rud­beck, fa­mo­so na­tu­ra­lis­ta del si­glo XVII, des­cu­bri­dor del sis­te­ma lin­fá­ti­co, y su pa­dre, In­ma­nuel No­bel, era un in­ge­nie­ro que ha­bía in­ven­ta­do el con­glo­me­ra­do de ma­de­ra, en­tre otras co­sas.

Las otras co­sas no eran tan inocen­tes, se tra­ta­ba de lo que en­ton­ces se lla­ma­ba má­qui­nas in­fer­na­les, mi­nas de al­to po­der des­truc­ti­vo, torpe­dos... El zar Ni­co­lás I lo to­mó a su ser­vi­cio du­ran­te 20 años pa­ra que desa­rro­lla­se ar­mas que le hi­cie­ran más po­de­ro­so que sus enemi­gos. Al­fred cre­ció por tan­to en San Pe­ters­bur­go, don­de co­men­zó a es­tu­diar quí­mi­ca con el emi­nen­te quí­mi­co ru­so Ni­co­lai Zi­nin, mien­tras su pa­dre se ha­cía ri­co fabricando ar­mas pa­ra la Guerra de Cri­mea.

La muer­te de Ni­co­lás I su­pu­so sin em­bar­go la rui­na de la in­dus­tria fa­mi­liar, Fon­de­ries et Ate­liers Mé­ca­ni­ques No­bel Fils, pues le su­ce­dió Ale­jan­dro II, un zar pa­ci­fis­ta que pu­so fin a la Guerra de Cri­mea. El jo­ven Al­fred se bus­có la vi­da emi­gran­do a Es­ta­dos Uni­dos, don­de se en­con­tró con otra guerra, la de Secesión. Al­fred pro­si­guió sus es­tu­dios de quí­mi­ca en Nor­tea­mé­ri­ca, pe­ro tam­bién tra­ba-

jó con el in­ge­nie­ro sue­co John Erik­son, que cons­tru­yó pa­ra la Ma­ri­na de guerra unio­nis­ta el pri­mer bu­que aco­ra­za­do de la His­to­ria, el Mo­ni­tor. Pa­re­ce que la vi­da de Al­fred No­bel iba a es­tar fa­tal­men­te li­ga­da a la guerra y la des­truc­ción.

Esa des­truc­ción gol­pea­ría en su pro­pia ca­sa. La in­dus­tria fa­mi­liar, aho­ra di­ri­gi­da por el her­mano de Al­fred, Lud­vig (el de la fal­sa muer­te), se de­di­ca­ba a la fa­bri­ca­ción de ex­plo­si­vos con no­ta­ble éxi­to co­mer­cial. El ita­liano As­ca­nio So­bre­ro ha­bía in­ven­ta­do un nue­vo ex­plo­si­vo, la ni­tro­gli­ce­ri­na, pe­ro más bien pa­re­cía que la hu­bie­ra in­ven­ta­do el mis­mo dia­blo: no so­la­men­te te­nía una po­ten­cia des­truc­ti­va des­co­no­ci­da has­ta en­ton­ces, sino que era muy ines­ta­ble, pa­re­cía te­ner vo­lun­tad pro­pia y es­ta­llar cuan­do que­ría, sien­do pe­li­gro­sí­si­ma pa­ra quien la ma­ni­pu­la­ba y trans­por­ta­ba. En 1864 la fá­bri­ca de la em­pre­sa No­bel en He­le­ne­borg sal­tó por los ai­res, ma­tan­do al her­mano pe­que­ño, Emil.

Di­le­mas mo­ra­les.

Al­fred de­di­có en­ton­ces to­da su cien­cia y ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo a des­cu­brir un mé­to­do que hi­cie­ra se­gu­ra la ni­tro­gli­ce­ri­na. Así, tras va­rias fa­ses de in­ven­tos, lle­gó a lo que en prin­ci­pio se lla­mó “ex­plo­si­vo se­gu­ro No­bel” y que hoy co­no­ce­mos co­mo di­na­mi­ta (del grie­go di­na­mis, fuer­za). To­da la bru­tal fuer­za des­truc­ti­va de la ni­tro­gli­ce­ri­na ha­bía si­do do­mi­na­da por No­bel, co­mo quien lo­gra po­ner­le bo­ca­do a un ca­ba­llo sal­va­je. A par­tir de su in­ven­to, el pe­li­gro, la des­truc­ción, se­ría pa­ra aque­llo con­tra lo que se uti­li­za­ra la di­na­mi­ta, no pa­ra quien la ma­ne­ja­se.

No­bel era una ex­tra­or­di­na­ria mez­cla de cien­tí­fi­co y em­pre­sa­rio, y es­to hi­zo que na­die sino él mis­mo se be­ne­fi­cia­ra de sus in­ven­tos (355 pa­ten­tes a su nom­bre). Su vi­sión co­mer­cial le hi­zo en­trar tam­bién en el in­ci­pien­te ne­go­cio del pe­tró­leo, y en de­fi­ni­ti­va le­van­tó un au- tén­ti­co im­pe­rio eco­nó­mi­co. Pe­ro su la­do de hom­bre de cien­cia le ha­cía plan­tear­se di­le­mas mo­ra­les que re­sul­ta­rían in­só­li­tos en un em­pre­sa­rio.

Es jus­to se­ña­lar que la di­na­mi­ta de No­bel no so­la­men­te ser­vía pa­ra la muer­te y la des­truc­ción, de he­cho fue ca­pi­tal pa­ra el desa­rro­llo del mun­do in­dus­trial en el úl­ti­mo ter­cio del XIX y has­ta nues­tros días, pues gra­cias a ella se desa­rro­lla­ron ex­tra­or­di­na­ria­men­te las obras pú­bli­cas, la mi­ne­ría, la cons­truc­ción de fe­rro­ca­rri­les... Pe­ro por otra par­te, Al­fred No­bel no tu­vo es­crú­pu­los en re­con­ver­tir la cen­te­na­ria em­pre­sa si­de­rúr­gi­ca sue­ca Bo­fors en fá­bri­ca de ca­ño­nes, nú­cleo du­ro has­ta hoy de la im­por­tan­te in­dus­tria ar­ma­men­tis­ta nór­di­ca.

Pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te no que­ría que le lla­ma­ran mer­ca­der de muer­te, y en no­viem­bre de 1895, en el Club Sue­coNo­rue­go de París, fir­mó su fa­mo­so tes­ta­men­to, de­jan­do su enor­me for­tu­na a una fun­da­ción que otor­ga­ría los pre­mios de to­dos co­no­ci­dos, los más pres­ti­gio­sos del mun­do. Mu­rió an­tes de que trans­cu­rrie­se un año en San Re­mo, en la Riviera ita­lia­na, muy cer­ca de Can­nes, don­de ha­bía te­ni­do lu­gar su pri­me­ra muer­te.

Cuan­do ya es­ta­ba mu­rién­do­se sa­lió de la im­pren­ta una obra su­ya, un dra­ma lla­ma­do Né­me­sis. Al­fred No­bel siem­pre ha­bía te­ni­do in­cli­na­cio­nes ar­tís­ti­cas, ha­bía es­cri­to poe­sía, aunque no ha­bía al­can­za­do lo que él creía ma­du­rez li­te­ra­ria has­ta el fi­nal de sus días, con Né­me­sis. Pe­ro sus al­ba­ceas es­ta­ban tan en­tre­ga­dos a la cau­sa de su fa­ma que des­tru­ye­ron to­dos los ejem­pla­res del li­bro. Su asun­to, la trá­gi­ca y es­ca­bro­sa his­to­ria de Bea­tri­ce Cen­ci, un ca­so de in­ces­to, sa­dis­mo y pa­rri­ci­dio en el Re­na­ci­mien­to, fue con­si­de­ra­do es­can­da­lo­so y blas­fe­mo, y la re­la­ción de No­bel con la li­te­ra­tu­ra de­bía ser, y ha si­do, la de má­xi­mo be­ne­fac­tor de los me­jo­res es­cri­to­res.

Así se cons­tru­ye una fa­ma in­mor­tal.

Al­fred No­bel. Era una ex­tra­or­di­na­ria mez­cla de cien­tí­fi­co

y em­pre­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.