Amor y pre­mio No­bel de la Paz

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Al­fred No­bel nun­ca se ca­só, aunque man­tu­vo re­la­cio­nes con una jo­ven flo­ris­ta vie­ne­sa, So­fie Hess, du­ran­te 18 años y le es­cri­bía car­tas que di­ri­gía a “Ma­da­me So­fie No­bel”. Pa­ra pre­ser­var la bue­na fa­ma en la que ha­bía in­ver­ti­do tan­to di­ne­ro, esas car­tas per­ma­ne­cie­ron ocul­tas ba­jo siete lla­ves en el Ins­ti­tu­to No­bel has­ta 1955. Sin em­bar­go, su gran amor pa­re­ce que fue una aris­tó­cra­ta aus­tria­ca, la con­de­sa Ber­ta Kinsky (en la fo­to), que en 1876 en­tró a tra­ba­jar co­mo su se­cre­ta­ria. Es­tu­vo po­co tiem­po con No­bel an­tes de ca­sar­se con otro, pe­ro el in­ven­tor ja­más la ol­vi­dó y man­tu­vie­ron una cá­li­da co­rres­pon­den­cia has­ta su muer­te. Pa­re­ce que fue ella quien le con­ven­ció de que in­clu­ye­ra en­tre sus pre­mios el de la Paz. En 1905, pre­ci­sa­men­te Ber­ta Kinsky re­ci­bió el No­bel de la Paz por sus ac­ti­vi­da­des pa­ci­fis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.