San­gre azul, pe­ca­dos mun­da­nos

El du­que de York, el ma­ri­do de Vic­to­ria de Sue­cia y los prín­ci­pes de Mó­na­co se han vis­to en­vuel­tos re­cien­te­men­te en al­gu­nos es­cán­da­los eco­nó­mi­cos.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR CA­RO­LI­NA PÉ­REZ

De­ba­jo de las pa­me­las, el gla­mour y las rec­tas cos­tum­bres de pro­to­co­lo se esconde a ve­ces una vi­da mu­cho más mun­da­na de co­rrup­ción, es­cán­da­los fi­nan­cie­ros y de al­co­ba que man­chan de reali­dad la san­gre azul de las cua­ren­ta mo­nar­quías que exis­ten en el mun­do. His­tó­ri­ca­men­te, la vi­da de la cor­te ha si­do cal­do de cul­ti­vo de tu­nan­tes, pí­ca­ros, arri­bis­tas y bus­ca­do­res de for­tu­nas que han uti­li­za­do to­do ti­po de es­tra­te­gias pa­ra lo­grar sus pe­cu­nia­rios ob­je­ti­vos. El ca­so en el que es­tá im­pli­ca­do pre­sun­ta­men­te el yerno del Rey, Iña­ki Ur­dan­ga­rín, so­lo es uno más de los es­cán­da­los de mo­nar­quías afec­ta­das por los mis­mos ma­les.

En­tre los ca­sos más co­no­ci­dos apa­re­ce siem­pre la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca. Isa­bel II no so­lo ha te­ni­do que en­fren­tar­se en sus ca­si 60 años de rei­na­do a la se­pa­ra­ción de tres de sus cua­tro hi­jos, sino que tam­bién ha te­ni­do que apar­tar de su ca­mino es­cán­da­los mo­ne­ta­rios. Su hi­jo el prín­ci­pe An­drés, du­que de York, tu­vo que de­jar es­te año su pues­to de re­pre­sen­tan­te de los in­tere­ses co­mer­cia­les del Reino Uni­do en el ex­tran­je­ro tras co­no­cer­se su re­la­ción con el mi­llo­na­rio es­ta­dou­ni­den­se Jef­frey Eps­tein, en­car­ce­la­do 18 me­ses por abu­sar se­xual­men­te de me­no­res. Su amis­tad era tan es­tre­cha que Eps­tein ha­bía pa­ga­do una deu­da de 20.000 dó­la­res (15.000 eu­ros) de la du­que­sa de York, Sa­rah Fer­gu­son, a pe­ti­ción del pro­pio du­que. Una car­ta al Go­bierno de Londres de Step­hen Day, exem­ba­ja­dor en Ca­tar y Tú­nez, re­ve­la que el com­por­ta­mien­to del hi­jo de la rei­na de­ja­ba mu­cho que desear. “Hay que bus­car ur­gen­te­men­te otro pa­pel” pa­ra el du­que de York por sus “ver­gon­zo­sas ac­ti­vi­da­des”, re­za la mi­si­va. An­drés co­bra­ba 300.000 dó­la­res (223.000 eu­ros) al año en gas­tos de re­pre­sen­ta­ción por es­ta ta­rea, que al pa­re­cer le pro­por­cio­nó otras re­ga­lías. A sus 51 años y cuar­to en la lí­nea de su­ce­sión al trono, fue an­fi­trión de fies­tas en Buc­king­ham en ho­nor al yerno del ex­pre­si­den­te tu­ne­cino Zi­ne El Abi­di­ne Ben Ali, tres me­ses an­tes de su caí­da. Co­mo otros mu­chos miem­bros de la reale­za, An­drés tam­bién se reunió con el co­ro­nel li­bio Mua­mar Ga­da­fi du­ran­te una vi­si­ta pri­va­da a Tú­nez en 2008, pe­ro es que ade­más se le re­la­cio­nó con el tra­fi­can­te de ar­mas li­bio Ta­rek Kai­tu­ni.

Pe­ro co­mo sue­le ocu­rrir, el es­cán­da­lo de tin­te eco­nó­mi­co se vio ade­más arras­tra­do por otro de fal­das cuan­do tras­cen­die­ron unas imá­ge­nes del du­que en la re­si­den­cia de Eps­tein en las que apa­re­cía abra­za­do a una jo­ven. Era Vir­gi­nia Ro­berts, ma­sa­jis­ta de 17 años. Esa fo­to des­en­ca­de­nó to­da una se­rie de es­pe­cu­la­cio­nes que lle­va­ron a la con­clu­sión de que el du­que ha­bía ob­te­ni­do los ser­vi­cios se­xua­les de la me­nor, pa­ga­dos por su com­pa­ñe­ro de co­rre­rías.

Pa­ra aña­dir pi­mien­ta al ca­so, su ex­mu­jer, Sa­rah Fer­gu­son, apa­re­ció a con­ti­nua­ción en pú­bli­co pa­ra pe­dir dis­cul­pas por ha­ber per­mi­ti­do que el du­que ob­tu­vie­ra de Eps­tein el “prés­ta­mo” des­ti­na­do a cu­brir par­te de su deu­da per­so­nal, que su-

pe­ra los 6 mi­llo­nes de dó­la­res (4.454.000 eu­ros). Pre­ci­sa­men­te, me­ses an­tes, Fer­gu­son fue víc­ti­ma de la in­ves­ti­ga­ción con cá­ma­ra ocul­ta de un pe­rio­dis­ta. Apa­re­ció en to­das las te­le­vi­sio­nes del mun­do in­ten­tan­do ven­der a un su­pues­to em­pre­sa­rio ára­be la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a su ex­ma­ri­do en un cla­ro ca­so de trá­fi­co de in­fluen­cias.

La pren­sa bri­tá­ni­ca en­con­tró en­ton­ces un fi­lón en las ac­ti­vi­da­des de An­drés, quien di­ri­gió 50 mi­sio­nes co­mer­cia­les al Gol­fo Pér­si­co y Asia, pe­ro es­pe­cial­men­te a las apar­ta­das Azer­ba­yán, Turkmenistán y Ka­zajs­tán. Las ra­zo­nes por las que el du­que te­nía tan­ta re­la­ción con es­tos os­cu­ros Go­bier­nos aún no se han acla­ra­do. Lo que sí ha sa­li­do a la luz es que en 2007 ven­dió, por 20 mi­llo­nes de dó­la­res (14.846.700 eu­ros), es de­cir, cin­co más que el pre­cio ori­gi­nal, una vi­vien­da de 12 ha­bi­ta­cio­nes que ha­bía re­ci­bi­do de su ma­dre Isa­bel II co­mo re­ga­lo de bo­das. La re­si­den­cia fue a pa­rar a ma­nos del yerno del pre­si­den­te de Ka­zajs­tán, Ti­mur Ku­li­ba­yev, y des­de en­ton­ces es­tá ce­rra­da. Lo lla­ma­ti­vo del ca­so es que quien ne­go­ció la ven­ta fue una atrac­ti­va exa­man­te del man­da­ta­rio ka­za­jo, con quien se ha es­pe­cu­la­do que An­drés man­tie­ne una re­la­ción sen­ti­men­tal. Por ca­ram­bo­las le­gis­la­ti­vas, la Jus­ti­cia sui­za ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción con­tra el mi­llo­na­rio ka­za­jo, acu­sa­do de usar los ban­cos del país al­pino pa­ra blan­quear más de 400 mi­llo­nes de eu­ros.

Por su par­te, Vic­to­ria de Sue­cia y su ma­ri­do, Daniel Westling, fue­ron acu­sa­dos en 2010 de un pre­sun­to de­li­to de so­borno. En el cen­tro de la po­lé­mi­ca apa­re­cía un eli­tis­ta via­je de re­ga­lo de bo­das va­lo­ra­do en un mi­llón de eu­ros, que ha­brían re­ci­bi­do pre­sun­ta­men­te a cam­bio de fa­vo­res al gru­po em­pre­sa­rial del mi­llo­na­rio Ber­til Hutl.

Tam­bién su pa­dre, el rey Car­los Gus­ta­vo, se ha vis­to en­vuel­to en los más os­cu­ros es­cán­da­los a raíz de la apa­ri­ción de va­rias pu­bli­ca­cio­nes que han lle­va­do a que el ca­si el 60% de los sue­cos abo­guen hoy día por su re­nun­cia al trono. El li­bro Mo­nar­ca a su pe­sar re­la­ta sus cos­tum­bres alo­ca­das en clu­bes y dis­co­te­cas, siem­pre acom­pa­ña­do de chi­cas jó­ve­nes.

Sin des­men­tir­lo, el mo­nar­ca, de 65 años, hi­zo una sor­pren­den­te de­cla­ra­ción que de­ja­ba en­tre­ver que el de­sen­freno es­tu­vo pre­sen­te en una eta­pa de su vi­da: “He leí­do al­gu­nos ti­tu­la­res que no han si­do agra­da­bles, he ha­bla­do con mi fa­mi­lia y con la rei­na. Pa­sa­mos pá­gi­na y mi­ra­mos ade­lan­te, por­que es­tos asun­tos ocu­rrie­ron ha­ce mu­cho tiem­po”. Se­gún otro li­bro, ti­tu­la­do El pa­drino

sue­co, el pa­sa­do crá­pu­la del mo­nar­ca tam­bién le in­vo­lu­cró en transac­cio­nes sos­pe­cho­sas, a tra­vés de in­ter­me­dia­rios y con che­ques de por me­dio, con un em­pre­sa­rio de la no­che pa­ra evi­tar que sa­lie­ran a la luz fo­to­gra­fías en las que apa­re­ce con jó­ve­nes des­nu­das. En es­te ca­so, el rey tam­po­co negó ta­jan­te­men­te los he­chos y se li­mi­tó a de­cir: “No, es im­po­si­ble que exis­tan. Es di­fí­cil co­men­tar cual­quier co­sa que no se ha vis­to y que na­die más ha vis­to”. Su mu­jer, la rei­na Sil­via, tam­po­co ha es­ta­do li­bre de los fo­cos. En su ca- so, se tra­ta del pa­sa­do de su pa­dre, Carl Au­gust Wal­ter Som­mer­lath, en re­la­ción con el Par­ti­do Na­cio­nal­so­cia­lis­ta Obre­ro Ale­mán en las dé­ca­das de los años 30 y 40 del pa­sa­do si­glo, que han lle­va­do a la rei­na, in­clu­so, a via­jar a Bra­sil pa­ra se­guir la pis­ta na­zi de su fa­mi­lia. Las in­for­ma­cio­nes apun­tan a que Som­mer­lath se be­ne­fi­ció de las me­di­das con­tra los ju­díos pa­ra com­prar a ba­jo pre­cio en 1939 un ne­go­cio que per­te­ne­ció a un ri­co em­pre­sa­rio ju­dío. Ella nun­ca lo ha ne­ga­do: “[El na­zis­mo] era una ma­qui­na­ria, ¿o no? [Mi pa­dre] no era po­lí­ti­ca­men­te ac­ti­vo o sol­da­do (...) Si uno se opo­nía, se opo­nía a to­da una ma­qui­na­ria”, di­jo cuan­do sa­lie­ron a la luz los da­tos. Pe­ro ade­más, la Ca­sa Real dio a co­no­cer su ver­sión a tra­vés de un do­cu­men­tal. “La rei­na la­men­ta por su­pues­to que su pa­dre fue­ra miem­bro del Par­ti­do Na­cio­nal­so­cia­lis­ta en 1934. La rei­na se en­te­ró de su per­te­nen­cia cuan­do era adul­ta y nun­ca tu­vo la po­si­bi­li­dad de

dis­cu­tir es­to con su pa­dre”, de­cía el co­mu­ni­ca­do ofi­cial.

Las re­la­cio­nes con el na­zis­mo han in­ten­ta­do ser bo­rra­das de la his­to­ria de las ca­sas reales eu­ro­peas. El prín­ci­pe Er­nes­to Augusto de Han­no­ver, abue­lo del ma­ri­do de la prin­ce­sa Ca­ro­li­na de Mó­na­co, se hi­zo ri­co com­pran­do em­pre­sas y ban­cos, tras la ex­pro­pia­ción de bie­nes de ju­díos de­por­ta­dos o que ha­bían des­apa­re­ci­do ba­jo la pre­sión de las SS de Hitler.

In­clu­so Es­ta­dos co­mo Mó­na­co han pues­to sus ba­ses so­bre com­pli­ca­dos sis­te­mas de la­va­do de di­ne­ro ba­sa­dos en el se­cre­to ban­ca­rio. En es­te ca­so, el Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas de Fran­cia ha to­ma­do car­tas en el asun­to des­pués de des­cu­brir que el la­xis­mo de la fa­mi­lia Gri­mal­di ha de­ja­do en ma­nos de so­lo tres per­so­nas el con­trol de los de­li­tos fi­nan­cie­ros en un te­rri­to­rio que cuen­ta con de­pó­si­tos por va­lor de 37.000 mi­llo­nes de eu­ros en unas 360.000 cuen­tas ban­ca­rias.

An­drés de In­gla­te­rra. Su ex­mu­jer Sa­rah Fer­gu­son, du­que­sa de York, acu­mu­la una deu­da per­so­nal de 4.454.000 eu­ros.

Vic­to­ria de Sue­cia. En 2010 fue acu­sa­da jun­to a su ma­ri­do, Daniel Westling, de un pre­sun­to de­li­to de so­borno.

Gri­mal­di. Prin­ci­pa­dos co­mo el de Mó­na­co han pues­to sus ba­ses so­bre com­pli­ca­dos sis­te­mas de la­va­do de di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.