La her­mé­ti­ca se­ño­ra Mer­kel

La bio­gra­fía de An­ge­la Mer­kel cuen­ta que lle­gó a la po­lí­ti­ca tar­día­men­te, aunque hi­zo una ca­rre­ra ver­ti­gi­no­sa.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

du­ran­te un en­cuen­tro con un des­ta­ca­do di­ri­gen­te por el que sen­tía gran sim­pa­tía per­so­nal e in­clu­so com­par­tía sus teo­rías po­lí­ti­cas, me di cuen­ta de que me tra­ta­ba de ma­ne­ra ins­tru­men­tal, es de­cir, yo era pa­ra él una sim­ple he­rra­mien­ta de tra­ba­jo. Te­nía que per­sua­dir­me o, me­jor, liar­me con sus ar­gu­men­tos pa­ra con­ver­tir­me en me­ra por­ta­voz de sus pro­cla­mas. Po­co tiem­po des­pués, en una en­tre­vis­ta con otro di­ri­gen­te, muy le­jano de mi ma­ne­ra de pen­sar, me hi­zo sen­tir­me me­nos ins­tru­men­to y más per­so­na. A lo lar­go de dé­ca­das de re­la­ción pro­fe­sio­nal con los po­lí­ti­cos de turno, de tan­tos acer­ca­mien­tos y dis­tan­cias, he apren­di­do, no sin es­fuer­zo, a res­pon­der con la mis­ma mo­ne­da. Se tra­ta de di­fe­ren­ciar la sim­pa­tía per­so­nal de la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca o, lo que es lo mis­mo, de evi­tar el sec­ta­ris­mo. Es la úni­ca ma­ne­ra de va­lo­rar so­lo su cohe­ren­cia, su in­te­gri­dad y su efi­ca­cia y no de­jar­te ob­nu­bi­lar por el fa­na­tis­mo de ma­yor o me­nor in­ten­si­dad.

Con esa ac­ti­tud, pu­ra­men­te ins­tru­men­tal, leo con avi­dez cuan­tas bio­gra­fías o me­mo­rias po­lí­ti­cas caen en mis ma­nos. Me in­tere­sa ave­ri­guar de qué pas­ta es­tán he­chos los per­so­na­jes que ejer­cen el po­der. Me an­ti­ci­po a la tra­duc­ción al es­pa­ñol del li­bro re­cién pu­bli­ca­do en Ale­ma­nia que con­tie­ne con­ver­sa­cio­nes en­tre la her­mé­ti­ca se­ño­ra Mer­kel y su bió­gra­fo, Vol­ker

Re­sing. A pe­sar del tí­tu­lo, Así es­pe­ro ha­cer­lo, con la ayu­da de Dios, sien­to gran in­te­rés por una mu­jer que me pro­vo­ca tan­ta cu­rio­si­dad per­so­nal co­mo re­cha­zo me pro­du­cen sus de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. In­ten­to li­be­rar­me de los nu­me­ro­sos pre­jui­cios que ten­go ha­cia la mu­jer más po­de­ro­sa de Eu­ro­pa o, se­gún ha de­cre­ta­do la

re­vis­ta For­bes, del mun­do. Me sor­pren­de fa­vo­ra­ble­men­te su ti­mi­dez, su des­me­su­ra­do afán de dis­cre­ción, la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se con sus co­le­gas, su apa­ren­te for­ta­le­za de ca­rác­ter e in­clu­so su pe­cu­liar es­té­ti­ca que de­mues­tra un gran sen­ti­do prác­ti­co, pre­fe­ri­ble a la de otras man­da­ta­rias que se de­jan la piel (nun­ca me­jor di­cho en ca­sos co­mo el de la ac­tual pre­si­den­ta ar­gen­ti­na) por apa­ren­tar lo que no son.

Y en con­tras­te con to­do lo an­te­rior, Mer­kel con­fe­só en una en­tre­vis­ta su prin­ci­pal ob­se­sión: “Siem­pre he querido te­ner po­der... Es mi na­tu­ra­le­za”. Leo un ex­ten­so avan­ce de la pro­mo­ción del li­bro, pa­ra tra­tar de en­ten­der por qué que­ría ser po­de­ro­sa una mu­jer con un bri­llan­te fu­tu­ro co­mo doc­to­ra en Fí­si­ca y los de­no­da­dos es­fuer­zos que lle­vó a ca­bo pa­ra con­se­guir­lo. Lle­gó a la po­lí­ti­ca tar­día­men­te, aunque hi­zo una ca­rre­ra ver­ti­gi­no­sa. Cuen­tan que se vio obli­ga­da a so­por­tar el cons­tan­te nin­gu­neo e in­clu­so el des­pre­cio de sus pro­pios co­rre­li­gio­na­rios que, al pa­re­cer, siem­pre la ta­cha­ron de pro­vin­cia­na, sim­plo­na y mon­jil. Pa­ra su­pe­rar el des­dén ge­ne­ra­li­za­do tu­vo que ha­cer­se fuer­te y en­fren­tar­se a

Hel­mut Kohl, su pro­pio va­le­dor. Ya ve­nía cur­ti­da des­de su in­fan­cia en la Ale­ma­nia orien­tal, mar­ca­da por la es­tric­ta dis­ci­pli­na de un pa­dre lu­te­rano, la edu­ca­ción de una ma­dre que re­pe­tía dia­ria­men­te a ella y sus her­ma­nos “Te­néis que ser me­jo­res que los de­más; si no, nun­ca os per­mi­ti­rán es­tu­diar”, vi­gi­la­da de cer­ca por la Sta­si, la po­li­cía po­lí­ti­ca del ré­gi­men es­ta­li­nis­ta, que con­tro­la­ba has­ta de sus en­cuen­tros amo­ro­sos. Cu­rio­sa bio­gra­fía, in­tere­san­te per­so­na­je, a pe­sar del re­cha­zo que me produce su fi­gu­ra po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.