Mi co­che, mis co­pas y yo

El vo­lan­te y el al­cohol si­guen sien­do com­pa­ñe­ros de via­je en las ca­rre­te­ras es­pa­ño­las. Va­rios jó­ve­nes re­cuer­dan el día que per­die­ron el per­mi­so de con­du­cir.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR PE­DRO GAR­CÍA FO­TOS: ELE­NA DEL ESTAL

Vi­cen­te no es Vi­cen­te. Es un nom­bre fic­ti­cio que cu­bre el ros­tro de al­guien que ha apren­di­do una va­lio­sa lec­ción. Las iniciales del nom­bre de Vi­cen­te son J.S.R., tie­ne 24 años y su vi­da cam­bió ha­ce cin­co fi­nes de se­ma­na. Una ta­sa de al­cohol en san­gre “al­tí­si­ma”, se­gún la Po­li­cía Local de Se­vi­lla, y un ex­ce­so de ve­lo­ci­dad hi­zo que el Volks­wa­gen Po­lo de Vi­cen­te cho­ca­se fron­tal­men­te con el Peu­geot 206 de dos ami­gos que vol­vían a ca­sa. Eran las 5.45 h, en ple­na ma­dru­ga­da, y el cru­ce de la ave­ni­da Juan Pa­blo II con la ca­lle Cos­ti­lla­res, en la lo­ca­li­dad se­vi­lla­na de Al­ja­ra­fe, se­ría la tum­ba de aque­llos dos jó­ve­nes, de 22 y 25 años, que sa­lie­ron dis­pa­ra­dos y mu­rie­ron en el ac­to. Vi­cen­te es­pe­ra el jui­cio. Mien­tras tan­to, el juez ha de­cre­ta­do pri­sión pro­vi­sio­nal.

En Es­pa­ña ha llo­vi­do mu­cho des­de aquel mí­ti­co Si be­bes, no con­duz­cas con el que Ste­vie Won­der pro­ta­go­ni­zó en 1986 la pri­me­ra gran cam­pa­ña me- diá­ti­ca de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co con­tra el al­cohol al vo­lan­te: 25 años en los que se ha avan­za­do en ma­te­ria de pre­ven­ción y en los que, tan­to las po­lí­ti­cas ac­ti­vas co­mo la con­cien­cia­ción des­de los pri­me­ros es­ca­lo­nes edu­ca­ti­vos, han sur­ti­do efec­to. Bas­ta con echar un vis­ta­zo a las ci­fras acu­mu­la­das en la úl­ti­ma dé­ca­da pa­ra dar­se cuen­ta de que las co­sas han cam­bia­do, y mu­cho: en­tre 2001 y 2010 la can­ti­dad de prue­bas pre­ven­ti­vas de al­coho­le­mia ha cre­ci­do en unos tres mi­llo­nes, mien­tras la ta­sa

de po­si­ti­vos se ha re­du­ci­do a la mi­tad. Di­cho de otro mo­do: en el año 2001 la Agru­pa­ción de Trá­fi­co de la Guar­dia Ci­vil reali­zó 1.602.648 prue­bas de las que el 5% fue­ron po­si­ti­vas, mien­tras en 2010 el nú­me­ro de prue­bas fue de 4.550.000, con so­lo el 1% po­si­ti­vas.

Pe­ro las ci­fras es­con­den már­ge­nes som­bríos. Fac­to­res co­mo la ex­ten­sión del con­su­mo de dro­gas –en el ocio y en tra­ba­jo– o la re­in­ci­den­cia. Y es que, se­gún ad­vier­te la DGT en su Plan Es­tra­té­gi­co 2011-2020, “cuan­to más se re­duz­ca la ta­sa de con­su­mi­do­res es­po­rá­di­cos de al­cohol que con­du­ce ba­jo los efec­tos del mis­mo, ma­yor se­rá el por­cen­ta­je de po­si­ti­vos de con­duc­to­res con pro­ble­mas al­cohó­li­cos”.

“Iba vo­la­do”.

Co­mo Vi­cen­te, los que vi­ven un ac­ci­den­te pe­ro tie­nen la suerte de sa­lir ile­sos se mues­tran rea­cios du­ran­te años a con­tar su his­to­ria. Mie­do a que la no­ti­cia que­de in­de­xa­da en la Red y mie­do a que al­guien pue­da re­co­no­cer­les. Es el ca­so de An­to­nio –otro nom­bre fic­ti­cio–, de 36 años. Aunque su ca­so no se pa­rez­ca al de Vi­cen­te, ni en pe­li­gro­si­dad ni en con­se­cuen­cias, los dos be­bie­ron y de­ci­die­ron po­ner­se al vo­lan­te.

La de An­to­nio, que nos es­pe­ra en el por­tal de su ca­sa del ba­rrio ma­dri­le­ño de De­li­cias con los pa­pe­les de la de­nun­cia de la Po­li­cía, go­rro y bar­ba de dos días, fue, se­gún sus pa­la­bras, una his­to­ria de “ma­la suerte”, aunque en reali­dad de­be­ría de­cir “ten­tar a la suerte”.

“Aca­ba­ba de ju­gar un par­ti­do y que­dé con un ami­go pa­ra to­mar­nos unas cer­ve­zas e ir­nos a ca­sa pron­to, pe­ro al fi­nal aca­ba­mos a las tres de la ma­ña­na con ocho o diez co­pas en­ci­ma y al­go de co­caí­na –cuen­ta An­to­nio–. Te lo pue­des ima­gi­nar, iba cir­cu­lan­do por la ca­lle Gé­no­va, a la al­tu­ra de la se­de del Par­ti­do Po­pu­lar, y de re­pen­te me en­cuen­tro un con­trol. Me pa­ré y me pre­gun­ta­ron si ha­bía be­bi­do. La ver­dad es que me pu­se un po­co chu­lo y les di­je que yo no ha­bía he­cho na­da, pe­ro que­dé fa­tal por­que lle­va­ba el freno de mano pues­to y el co­che de­bía ir ha­cien­do un rui­do tre­men­do. Iba vo­la­do”.

An­to­nio tie­ne 36 años lo re­cuer­da to­do: “Lle­va­ba el co­che de una ami­ga

por­que el mío es­ta­ba en el ta­ller, así que ima­gí­na­te el lío”. Le re­ti­ra­ron el per­mi­so de con­du­cir y a los po­cos me­ses tu­vo que asis­tir a uno de los cur­sos de re­du­ca­ción vial que or­ga­ni­za la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Au­to­es­cue­las (CNAE). En es­tos cur­sos -hay dos ti­pos, los de re­cu­pe­ra­ción de pun­tos y los de re­du­ca­ción, aunque con­flu­yen en las mis­mas au­las-, que se im­par­ten en una red de 199 au­to­es­cue­las, lo im­por­tan­te es con­cien­ciar al in­frac­tor y pre­pa­rar­le pa­ra la re­in­ser­ción en ca­rre­te­ra con una mez­cla de di­dác­ti­ca y emo­ción a base de li­bros de tex­to, ví­deos de las cam­pa­ñas más im­pac­tan­tes de la DGT y la pre­sen­cia de per­so­nas que no tu­vie­ron tan­ta suerte co­mo Vi­cen­te y An­to­nio.

Re­in­ci­den­tes.

“Re­cuer­do que me que­dé he­la­do –cuen­ta Mar­cos, otro nom­bre fic­ti­cio–, el cur­so em­pe­za­ba a las ocho de la ma­ña­na y era du­ro lle­gar allí y ver a al­guien que se ha que­da­do pa­ra­lí­ti­co y que te cuen­ta una his­to­ria que se pa­re­ce a la tu­ya... La ver­dad es que yo tu­ve suerte”, re­co­no­ce es­te jo­ven de 30 años que re­cuer­da muy bien el día que le qui­ta­ron el car­né: “Ha­bía be­bi­do y me ha­bía dro­ga­do. Es­ta­ba en una fies­ta y nos mo­vi­mos a una dis­co­te­ca. Iba con mi no­via y de­ci­dí mo­ver el co­che pa­ra bus­car apar­ca­mien­to cer­ca de la fies­ta. Me sal­té un se­má­fo­ro y la po­li­cía me vio. Si no me de­tie­nen, po­dría ha­ber te­ni­do un ac­ci­den­te”.

¿Han apren­di­do Mar­cos y An­to­nio la lec­ción? “Aho­ra voy con mu­cho más cui­da­do –re­co­no­ce An­to­nio– pe­ro la ver­dad es que los jue­ves, des­pués del par­ti­do, me si­go to­man­do unas ca­ñas y vol­vien­do a ca­sa en co­che”. Un da­to: se­gún la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na de Trá­fi­co (SEMT), has­ta un 2,5% de los con­duc­to­res “son in­frac­to­res re­in­ci­den­tes y cau­san ca­si la cuar­ta par­te de los ac­ci­den­tes gra­ves, muy gra­ves y mor­ta­les”, lo que su­po­ne que 25 de ca­da 100 po­si­ti­vos del año pa­sa­do re­in­ci­di­rán es­te año.

Ma­nuel Due­ñas López, abo­ga­do de Dvuel­ta, una de las em­pre­sas de ges­tión de mul­tas con más clien­tes de Es­pa­ña, cree que “si bien al prin­ci­pio to­dos [sus clien­tes] mues­tran su arre­pen­ti­mien­to y ase­gu­ran que no vol­ve­rán a co­me­ter el mis­mo fa­llo, la reali­dad es que, al ca­bo del tiem­po, vuel­ven a be­ber y con­du­cir”. Ha­bla­mos de ac­ci­den­tes le­ves o sim­ples in­frac­cio­nes. A su jui­cio, la so­cie­dad es­pa­ño­la “es co­mo es” y “tie­ne el há­bi­to de to­mar una cer­ve­za o una co­pa prác­ti­ca­men­te cual­quier día de la se­ma­na sin ne­ce­si­dad de te­ner­lo pre­vis­to. Aquí –se­gún Due­ñas López– sue­len caer mu­chos”. Eso en un país que, en tér­mi­nos de po­bla­ción, cuen­ta con me-

nos con­tro­les de al­coho­le­mia po­si­ti­vos que Fran­cia o Sue­cia.

Mien­tras las es­ta­dís­ti­cas eu­ro­peas si­túan al al­cohol co­mo ori­gen de al me­nos una ter­ce­ra par­te de las muer­tes pro­du­ci­das en ac­ci­den­tes de trá­fi­co den­tro de la UE, su pre­sen­cia en la con­duc­ción si­gue sien­do, jun­to con la ve­lo­ci­dad, el prin­ci­pal fac­tor de siniestralidad. Con­tra es­to se pre­vé la apa­ri­ción, en un fu­tu­ro cer­cano, de fi­gu­ras co­mo el con­duc­tor pa­si­vo, una per­so­na con res­pon­sa­bi­li­da­des le­ga­les en el he­cho de que al­guien ebrio se pon­ga al vo­lan­te.

Se­gu­ri­dad vial.

Se­gún la ex­pe­rien­cia de Due­ñas, “la reali­dad es que al ca­bo del tiem­po se vuel­ve a be­ber” aunque con mu­cha más cau­te­la: “El he­cho de ha­ber si­do pre­via­men­te cas­ti­ga­do por un de­li­to con­tra la se­gu­ri­dad vial in­ci­de en el san­cio­na­do de ma­ne­ra que”, por un la­do, “qui­zás ya no sa­ca el co­che por la no­che co­mo ha­cía an­tes”, y, por otro, “por las tar­des ya no se to­ma tres o cua­tro cer­ve­zas, sino una”. Por úl­ti­mo, “mu­cha gen­te que pe­se a es­tar be­bi­da no res­pe­ta­ba las se­ña­les de cir­cu­la­ción, tras ser san­cio­na­da, si be­be, las res­pe­ta”.

En ese pun­to es­tá Sebastián, de 31 años, que tam­po­co quie­re dar su nom­bre. Su ca­so po­dría re­su­mir­se en dos pa­la­bras: jus­ti­cia poé­ti­ca. A Sebastián le fal­tan dos me­ses pa­ra que le de­vuel­van el car­né, que le re­ti­ra­ron du­ran­te ocho por dar po­si­ti­vo una no­che en la que, se­gún ase­gu­ra, “no ha­bía lle­ga­do a arran­car el co­che”.

El test de al­coho­le­mia dio 0,87 g/l, pe­ro Sebastián ni si­quie­ra pu­so el pie en el ace­le­ra­dor. Se­gún los es­tu­dios mé­di­cos que uti­li­za la DGT, Sebastián, que se­gun­dos an­tes de que la Po­li­cía le obli­ga­ra a sa­lir del co­che y rea­li­zar la prue­ba de al­coho­le­mia iba a arran­car el co­che y con­du­cir has­ta ca­sa, es­ta­ba su­mi­do en un “es­ta­do de em­bria­guez im­por­tan­te”, con “re­fle­jos muy per­tur­ba­dos, dis­mi- nu­ción no­ta­ble de la vi­gi­lan­cia y per­cep­ción del ries­go”. Un es­ta­do en el que el ries­go de su­frir un ac­ci­den­te se mul­ti­pli­ca por nue­ve. La pa­ra­do­ja se com­ple­ta con la es­ce­na que los tra­ba­ja­do­res más ma­dru­ga­do­res de Ma­drid de­bie­ron con­tem­plar ha­ce aho­ra un año: “Vol­vía a ca­sa de re­sa­ca -cuen­ta Sebastián- y ha­bía dor­mi­do un par de ho­ras. Era sá­ba­do por la ma­ña­na, lle­gué pa­sa­do de ve­lo­ci­dad al in­ter­cam­bia­dor de Mon­cloa y se me cru­zó un co­che. Aca­bé em­po­tra­do en la me­dia­na, a me­dio me­tro del hue­co de la es­ta­ción de au­to­bu­ses. El co­che ca­si se cae por un hue­co de siete me­tros. De­jé el co­che allí y me fui a to­mar una cer­ve­za. Es­ta­ba muy ner­vio­so y no sa­bía qué ha­cer. No quiero ni pen­sar lo que ha­bría pa­sa­do”.

An­to­nio. 36 años “Iba tan bo­rra­cho que no me di cuen­ta de que lle­va­ba pues­to el freno de mano”

Mar­cos. 30 años “Ha­bía be­bi­do y me sal­té un se­má­fo­ro. Si no me de­tie­ne la po­li­cía, po­dría ha­ber te­ni­do un ac­ci­den­te”

Sebastián. 31 años “Me em­po­tré jun­to a una es­ta­ción de au­to­bu­ses y el co­che ca­si se cae por un hue­co de siete me­tros”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.