Cuan­do sa­le a cuen­ta ser in­sul­ta­do

Son ob­je­to de fe­ro­ces crí­ti­cas, pe­ro su suel­do de 100.000 eu­ros al año ha­ce más lle­va­de­ra la la­bor de ar­bi­trar par­ti­dos co­mo el Real Ma­drid-bar­ce­lo­na.

Tiempo - - DEPORTE - POR MIRIAM V. DE LA HE­RA

Más de 30 cá­ma­ras de te­le­vi­sión vi­gi­lan ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos y mi­llo­nes de per­so­nas ana­li­zan con lu­pa su tra­ba­jo. Son los ár­bi­tros, los jue­ces de un es­pec­tácu­lo que es­ta se­ma­na ha lle­ga­do a uno de sus mo­men­tos cul­mi­nan­tes con la ce­le­bra­ción del Real Ma­drid-bar­ce­lo­na.

Da­vid Fernández Bor­ba­lán, al­me­rien­se na­ci­do en 1973, es la es­tre­lla de es­tos días por ar­bi­trar el pri­mer clá­si­co de la tem­po­ra­da, pe­ro de­trás de él hay mi­les de ca­sos. De he­cho, ser co­le­gia­do es­tá de mo­da. Mi­les de jó­ve­nes aman­tes del fút­bol se ins­cri­ben ca­da año en una de las es­cue­las de ar­bi­tra­je que exis­ten en Es­pa­ña. “Ha­ce seis o siete años te­nía­mos dé­fi­cit de ár­bi­tros, pe­ro aho­ra va­mos so­bra­dos”, ex­pli­ca Mar­co San­tu­rio, di­rec­tor de la es­cue­la as­tu­ria­na.

El nú­me­ro de so­li­ci­tu­des pa­ra ser co­le­gia­do se ha in­cre­men­ta­do en­tre el 30% y el 50%, de­pen­dien­do de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. Mu­chos son cha­va­les atraí­dos por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas. “El pri­mer año se sue­len ga­nar unos 200 eu­ros al mes por ar­bi­trar al­gu­nos fi­nes de se­ma­na”, ex­pli­ca Car­los Ca­ba­ñe­ro, se­cre­ta­rio del co­mi­té ara­go­nés. Una pro­pi­na que vie­ne muy bien a los más jó­ve­nes, co­mo Ser­gio Na­va­rro, ár­bi­tro de Ter­ce­ra Di­vi­sión en Ara­gón, que gra­cias a es­te di­ne­ro con­si­guió pa­gar­se los es­tu­dios. Las nó­mi­nas as­tro­nó­mi­cas, al igual que su­ce­de con los ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les, es­tán al al­can­ce de muy po­cos. “En Se­gun­da B el suel­do no lle­ga ni si­quie­ra al sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal”, ex­pli­ca San­tu­rio.

Cam­bio de es­ta­tus.

El ver­da­de­ro sal­to eco­nó­mi­co lle­ga al as­cen­der a Se­gun­da Di­vi­sión. Así, un ár­bi­tro pue­de em­bol­sar­se unos 60.000 eu­ros al año en esa ca­te­go­ría, mien­tras que en Pri­me­ra los suel­dos su­pe­ran con cre­ces los 100.000 eu­ros anua­les, a lo que ha­bría que aña­dir los par­ti­dos in­ter­na­cio­na­les y de otras com­pe­ti­cio­nes co­mo la Co­pa del Rey, que se co­bran apar­te. Unos suel­dos ele­va­dos que sin em­bar­go re­sul­tan in­sig­ni­fi­can­tes com­pa­ra­dos con el sa­la­rio me­dio de cual­quier fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal.

La ma­yo­ría de­ci­de ins­cri­bir­se en una de las mu­chas es­cue­las de ár­bi­tros que exis­ten en Es­pa­ña por­que tie­ne re­la­ción con el mun­do del fút­bol, y en mu­chos ca­sos por­que ade­más co­no­ce la ex­pe­rien­cia de al­gún ami­go o fa­mi­liar que se sa­ca un di­ne­ro ex­tra ar­bi­tran­do. Pe­ro con el tiem­po se dan cuen­ta de que co- no­cer gen­te, ha­cer de­por­te, vi­vir el fút­bol des­de den­tro o te­ner la opor­tu­ni­dad de via­jar son los as­pec­tos más po­si­ti­vos de la pro­fe­sión. “Es una afi­ción, al igual que ser fut­bo­lis­ta”, ex­pli­ca Emi­lio Fernández Te­ren­te, ár­bi­tro du­ran­te más de 30 años, y aho­ra pre­si­den­te del co­mi­té cán­ta­bro.

Sin em­bar­go, ha­blar de ar­bi­tra­je tam­bién es ha­blar del la­do os­cu­ro del fút­bol. La ima­gen del co­le­gia­do es­col­ta­do por la po­li­cía e in­cre­pa­do por una pan­da de ener­gú­me­nos se ha con­ver­ti­do en una es­tam­pa uni­da a es­te de­por­te. So­por­tar los in­sul­tos y las ve­ja­cio­nes del pú­bli­co es la peor ca­ra de la pro­fe­sión. Por suerte, in­ci­den­tes co­mo el pa­ra­gua­zo que re­ci­bió ha­ce po­cas se­ma­nas uno de los jue­ces de lí­nea en el par­ti­do en­tre el Gra­na­da y el Ma­llor­ca son ca­da vez más anec­dó­ti­cos. “A un ár­bi­tro con ba­ga­je los in­sul­tos le im­por­tan un ble­do”, cuen­ta Iña­ki Al­zo­la, que fue du­ran­te años asis­ten­te del co­le­gia­do de Pri­me­ra Lo­san­tos Omar. Ade­más, en las má­xi­mas ca­te­go­rías los ár­bi­tros cuen­tan con la pro­tec­ción de la po­li­cía.

Un apo­yo del que so­lo se be­ne­fi­cian po­co más de 40 ár­bi­tros de los más de 18.000 que hay en Es­pa­ña. “El fút­bol base es­tá des­pro­te­gi­do”, ex­pli­ca Mar­co San­tu­rio, que de­nun­cia el des­am­pa­ro

que su­fren los co­le­gia­dos de ca­te­go­rías in­fe­rio­res, so­bre to­do cuan­do se pro­du­cen in­ci­den­tes en pe­que­ños pue­blos, don­de “si las co­sas se po­nen feas, es­ca­par pue­de ser muy com­pli­ca­do”. Un fa­na­tis­mo que al­can­za a las com­pe­ti­cio­nes es­co­la­res, don­de en lu­gar de fo­men­tar la de­por­ti­vi­dad, pa­dres fue­ra de sus ca­si­llas gri­tan e in­clu­so lle­gan a agre­dir al ár­bi­tro, ape­nas ma­yor de edad.

De su di­la­ta­da ex­pe­rien­cia Al­zo­la ha apren­di­do que al ár­bi­tro, sea cual sea la ca­te­go­ría, “se le ana­li­za con lu­pa”, y por muy im­pe­ca­ble que sea su ac­tua­ción, “siem­pre se le acha­ca al­go”. La­men­ta, ade­más, que cul­par al ár­bi­tro se ha­ya con­ver­ti­do en la for­ma más sen­ci­lla de jus­ti­fi­car una de­rro­ta. Así lo hi­zo Guar­dio­la cuan­do, tras per­der la Co­pa del Rey en la prórroga, in­si­nuó que el ár­bi­tro les ha­bía per­ju­di­ca­do al anu­lar un gol por un fue­ra de jue­go muy jus­to. Aunque si de cues­tio­nar al ár­bi­tro se tra­ta, es el en­tre­na­dor del Real Ma­drid, Jo­sé Mourinho, el que se lle­va la pal­ma, ya que no ha du­da­do en menospreciar los úl­ti­mos triun­fos del Ba­rça, acha­cán­do­los a su­pues­tos fa­vo­res ar­bi­tra­les.

Un ex­tre­mo, el del lla­ma­do Vi­lla­ra­to (la pre­sun­ta in­fluen­cia del pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol, Ángel Ma­ría Vi­llar, pa­ra con­di­cio­nar ar­bi­tra­jes), que el co­lec­ti­vo de ár­bi­tros nie­ga ro­tun­da­men­te. Ase­gu­ran que el co­le­gia­do sa­le siem­pre al cés­ped con la in­ten­ción de acer­tar. “Los ár­bi­tros per­te­ne­cen to­dos a un mis­mo equi­po, el del ar­bi­tra­je”, ex­pli­ca Al­zo­la, que ase­gu­ra que pa­ra in­fluir en un re­sul­ta­do re­sul­ta­ría más fá­cil com­prar a un ju­ga­dor del equi­po con­tra­rio, pa­ra que por ejem­plo se au­to­ex­pul­se, que in­ten­tar com­prar a un ár­bi­tro.

Y es que, mien­tras los fut­bo­lis­tas pue­den cam­biar cons­tan­te­men­te de equi­po, un co­le­gia­do se arries­ga a des­cen­der de ca­te­go­ría.

Ár­bi­tro. Da­vid Fernández Bor­ba­lán, co­le­gia­do del

Ma­drid-ba­rça.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.