El al­ba­ñil que re­tó a Fa­ce­book

Alfredo Arias, elec­tri­cis­ta de una em­pre­sa de re­for­mas de León, des­cu­bre un fa­llo en la red so­cial que per­mi­te su­plan­tar iden­ti­da­des.

Tiempo - - TECNOLOGÍA - PE­DRO GAR­CÍA tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Alfredo Arias tie­ne 36 años y se le­van­ta ca­da día a las siete de la ma­ña­na. Le da un be­so a su mu­jer, se po­ne el mono azul y se sube a su fur­go­ne­ta. Pa­ra él, una jornada cual­quie­ra co­mien­za cuan­do los com­pa­ñe­ros de cua­dri­lla se re­par­ten las obras que tie­nen “abier­tas”. Y al ta­jo. “Lue­go, a las 16 ho­ras, re­co­ge­mos y nos va­mos”. ¿Un día nor­mal pa­ra un al­ba­ñil nor­mal? Na­da de eso.

Alfredo es un ex­per­to en re­des so­cia­les. Mien­tras arre­gla en­chu­fes e ins­ta­la ca­le­fac­cio­nes, tui­tea sus pro­gre­sos y los sube a Fa­ce­book, don­de sus clien­tes pue­den com­pro­bar en tiem­po real có­mo van las obras. Una idea que le ha va­li­do más de 7.000 se­gui­do­res en­tre Twit­ter y Fa­ce­book.

No es ca­sua­li­dad. Cuan­do lle­ga a ca­sa, des­pués de su jornada la­bo­ral, Alfredo re­pa­sa sus “aler­tas y co­rreos elec­tró­ni­cos” y se po­ne en con­tac­to con sus clien­tes -tra­ba­ja pa­ra em­pre­sas co­mo Pro­con­si, de­di­ca­da a la in­te­gra­ción de sis­te­mas in­for­má­ti­cos, o la web de in­for­ma­ción Leonoticias.com-. Y es que es­te elec­tri­cis­ta de for­ma­ción es ex­per­to en már­que­tin di­gi­tal y so­cial me­dia y ayu­da a va­rias py­mes di­se­ñan­do su iden­ti­dad y su es­tra­te­gia di­gi­tal, así co­mo sus ac­cio­nes en re­des so­cia­les.

Cuan­do lle­ga a ca­sa, des­pués de pa­sar to­do el día en­tre ca­bles, ali­ca­tes e ins­ta­la­cio­nes, Alfredo se sien­ta jun­to a su or­de­na­dor y se con­vier­te en Mi­ni­punk, su alias en el mun­do vir­tual: “Con­tac­to con mis clien­tes y les de­di­co un par de ho­ras”, cuen­ta. Lue­go, “des­pués de ce­nar, en lu­gar de ver te­le­vi­sión”, sue­le “prac­ti­car con los tu­to­ria­les” que ten­ga “al­ma­ce­na­dos” y “re­pa­sar lo más re- le­van­te que ha­ya su­ce­di­do en las re­des so­cia­les”. Así que no, Alfredo no es un al­ba­ñil nor­mal. Y no es nor­mal por­que el 99% de sus clien­tes le lle­gan “por In­ter­net”; por­que es­tu­dió elec­tri­ci­dad en un mó­du­lo de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal y el res­to lo ha apren­di­do “bus­can­do en In­ter­net”; por­que, se­gún ha re­fle­ja­do In­te­co, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gías de la Co­mu­ni­ca­ción, en su bo­le­tín ofi­cial, ha des­cu­bier­to un fa­llo sis­té­mi­co en Fa­ce­book que per­mi­te su­plan­tar iden­ti­da­des. Un al­ba­ñil na­ti­vo de la era 2.0 que ha re­ta­do a la red so­cial más gran­de y fa­mo­sa del mun­do.

Un des­cu­bri­mien­to “pe­li­gro­so”.

Aunque Fa­ce­book aún no se ha pues­to en con­tac­to con él, Arias ex­pli­ca su des­cu­bri­mien­to con sus pro­pias pa­la­bras: “Pue­do ha­cer­me pa­sar por ca­si cual­quier usua­rio de Fa­ce­book en­vian­do men­sa­jes pri­va­dos a otros usua­rios de esa mis­ma red so­cial”, ex­pli­ca. ¿Có­mo? “Crean­do un sen­ci­llo for­mu­la­rio y uti­li­zan­do usua­rio@fa­ce­book.com co­mo des­ti­na­ta­rio, y si el re­mi­ten­te que uti­li­ces es un e-mail re­gis­tra­do en Fa­ce­book, (la red so­cial) mos­tra­rá la ca­ra y el nom­bre de esa per­so­na en lu­gar del co­rreo que en­vía”, re­ve­la.

Y lo ha pro­ba­do. En uno de los test de vul­ne­ra­bi­li­dad pu­bli­ca­dos en su blog, El in­ter­nau­ta de León, otro de sus so­bre­nom­bres di­gi­ta­les, se hi­zo pa­sar por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral au­to­nó­mi­co del PSOE de Cas­ti­lla y León, el se­na­dor Ós­car López, y pu­so en su bo­ca el si­guien­te men­sa­je: “Pue­do pe­dir­te el vo­to pa­ra un par­ti­do. Pue­do pro­mo­ver la ven­ta de un pro­duc­to. Pue­do fin­gir que tu pa­re­ja es in­fiel. Sien­do quien soy es fá­cil que me creas”.

Se­gún cree Arias, su des­cu­bri­mien­to re­sul­ta pe­li­gro­so “por­que Fa­ce­book no de­be­ría mos­trar­me la ca­ra y el nom­bre de la per­so­na re­gis­tra­da ya que pue­do ha­cer­me pa­sar por una ca­sa ru­ral e in­vi­tar a to­dos los ami­gos a pa­sar el fin de se­ma­na gra­tis o, sim­ple­men­te, fin­gir ser un po­lí­ti­co y pe­dir el vo­to pa­ra otro, pe­ro tam­bién pue­do ha­cer creer a una per­so­na una in­fi­de­li­dad... Así has­ta don­de nos al­can­ce la ima­gi­na­ción”. De mo­men­to, la no­ti­cia le trae­rá más clien­tes: “He ma­ta­do dos pá­ja­ros de un ti­ro”.

Un al­ba­ñil hac­ker. Arias, fren­te a In­te­co, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gías de la Co­mu­ni­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.