Cul­tu­ra evi­tó que va­rios ar­tis­tas bro­mea­ran an­te el Rey

Ale­jan­dro Sanz, Ma­ría del Mar Bo­net y Jo­se­li­to qui­sie­ron lle­var ga­fas ne­gras du­ran­te la en­tre­ga de las me­da­llas de Be­llas Ar­tes. El equi­po de Sin­de lo im­pi­dió.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

To­do se so­bren­ten­día, bas­ta con su ges­to. So­bra­ban las pa­la­bras. Su­fi­cien­te fue con­cu­rrir co­mo áni­mo, apo­yo y alien­to en el ai­re del gui­ño que ha­bían pac­ta­do Ale­jan­dro Sanz, Ma­ría del Mar Bo­net, Jo­se­li­to y otros pre­mia­dos con la me­da­lla de las Be­llas Ar­tes: pac­ta­ron bro­mear con Su Ma­jes­tad y la os­cu­ri­dad de sus ga­fas oca­sio­na­les dán­do­le una ré­pli­ca igual­men­te ve­la­da. Ca­si un chis­te es­ce­ni­fi­ca­do que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra tan apo­ya­dor de Teddy Bau­tis­ta echó por tie­rra. Les pa­re­ció ges­to irre­ve­ren­te cuan­do so­lo era cor­dial y alen­ta­dor. Que­da­ron chas­ca­dos en es­ta mez­co­lan­za de chu­rras y me­ri­nas pro­pi­cia­da por la gra­tui­dad re­co­no­ce­do­ra de la mi­nis­tra Sin­de. Don Juan Car­los to­mó bue­na no­ta de am­bos com­por­ta­mien­tos.

An­da­ban api­ña­dos en torno al Rey co­mo si fue­sen ca­ba­lle­ros de la ta­bla re­don­da. So­bre­vi­vió su es­pí­ri­tu ro­man­ces­co igual que el Toi­són de Oro, que es la dis­tin­ción más pre­cia­da de Eu­ro­pa, un pre­mio crea­do en 1430 por Felipe el Bueno. Ac­tual­men­te so­lo son 10 de los 60 que pue­den en­tre­gar­se. Uti­li­zan cuen­ta­go­tas pa­ra con­ce­der­los, es pri­vi­le­gio ex­clu­si­vo de don Juan Car­los, que los ha otor­ga­do a ca­si to­dos los mo­nar­cas eu­ro­peos. Javier So­la­na y Víctor Gar­cía de la Con­cha son sus úl­ti­mos re­cep­to­res y se les ha uni­do ha­ce me­nos de un mes Ni­co­las Sar­kozy. Co­men­ta­ban que An­ge­la Mer­kel as­pi­ra a me­re­cer­lo des­pués de que el so­be­rano rom­pie­ra la tra­di­ción ofre­cién­do­se­lo a Bea­triz de Ho­lan­da, Mar­ga­ri­ta de Di­na­mar­ca e Isa­bel II de In­gla­te­rra. Sus embajadores in­cre­men­ta­ban per­fec­tos ba­jo azu­les os­cu­ros o la tra­di­cio­nal ra­ya di­plo­má­ti­ca -de ellos vie­ne lo que es uni­for­ma­do­ra se­mi­ga­la- in­cor­po­ran­do es­te es­ti­lo al buen ves­tir. Que no era el ca­so de la ya ce­san­te Án­ge­les Gon­zá­lez Sin­de, ba­jo un cha­que­tón en grue­so pun­to gris real­men­te inapro­pia­do pa­ra la ci­ta de me­dia tar­de que con­cen­tró en la Fun­da­ción Car­los de Am­be­res a sig­ni­fi­ca­dos vips co­mo el rey Si­meón, el du­que de Hués­car, el le­gen­da­rio du­que de We­lling­ton, Plá­ci­do Aran­go, An­to­nio Bo­net, di­rec­tor de la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do, Fer­nan­do Che­ca o Joa­quín Mar­tí­nez Co­rre­cher.

Con el pin en la so­la­pa.

To­do lo con­tro­la­ba Ra­fael Spot­torno, je­fe de la Ca­sa del Rey, de quien co­men­ta­ban que “se­rá puen­te” en­tre el mo­nar­ca y su he­re­de­ro. Ellos sa­brán, que es­tán muy ata­rea­dos y cor­tan el ba­ca­lao ade­más de co­mér­se­lo. La dis­tin­ción de Si­meón de Bul­ga­ria –con el Toi­són de so­la­pa al que Gar­cía de la Con­cha lla­ma­ba pin con to­da pro­pie­dad- ju­gue­tea­ba con la con­de­co­ra­ción en su ta­ma­ño mí­ni­mo y Miguel Ángel Agui­lar re­co­men­da­ba a sus por­ta­do­res: “Man­tén­gan­la guar­da­da has­ta que apa­rez­ca Su Ma­jes­tad”. En loor de quin­tae­sen­cia­da se­mi­mul­ti­tud lo dio el mo­nar­ca, que hi­zo un buen re­pa­so a lo que pa­re­cían so­ber­bios re­tra­tos de fa­mi­lia in­mor­ta­li­za­dos por Go­ya, Ve­láz­quez o Ru­bens. Una pa­no­plia de re­gias fi­gu­ras co­no­ci­das con la unión co­mún de os­ten­tar el Toi­són. Hoy to­ca de­fen­der al Rey de lo que es­tá tro­nan­do, no me­re­ce ese áci­mo pan nues­tro de ca­da día. “Mi an­te­pa­sa­da Eu­ge­nia de Mon­ti­jo re­cu­pe­ró el Có­di­ce tras la in­va­sión na­po­leó­ni­ca y que­ría ofre­cér­se­lo al du­que de Al­ba, ca­sa­do con su her­ma­na Ma­ría Ma­nue­la. Co­mo se en­te­ró de al­gu­na trai­ción ma­tri­mo­nial aca­bó do­nán­do­lo a la fun­da­ción va­len­cia­na que yo pre­si­do ac­tual­men­te”, ob­ser­vó mien­tras el ex­per­to Juan Lu­na, tan vin­cu­la­do al Mu­seo del Pra­do, aña­dió da­tos iné­di­tos am­plian­do el ca­tá­lo­go. Cuan­do al­gún pre­sen­te co­mo Ángel Ba­ru­tell re­pa­ró en el pa­re­ci­do de Juan Car­los con Car­los IV re­mar­ca­do por Go­ya con ai­re me­lan­có­li­co y au­sen­te, fue contundente y su apre­cia­ción evi­tó ré­pli­cas: “Más que del mo­nar­ca-al­cal­de, es igua­li­to a Luis XVI”, el in­for­tu­na­do mo­nar­ca fran­cés, su pri­mo, por­que las ma­dres eran her­ma­nas.

El conde de Bar­ce­lo­na y su her­mano Jai­me de Bor­bón le ofre­cie­ron pre­cia­da dis­tin­ción vi­ta­li­cia a Fran­cis­co Fran­co, nue­va­men­te ac­tua­lí­si­mo por la ma­nio­bra des­pis­ta­do­ra de otra pro­ble­má­ti­ca na­cio­nal, co­mo re­cuer­da Pi­lar Ur­bano en su obra El pre­cio de la Co­ro­na. El Cau­di­llo la re­cha­zó, cons­cien­te de que era ile­gal aunque a pun­to es­tu­vo de col­gar­se el Toi­són en la bo­da de su nie­ta Car­men con Al­fon­so de Bor­bón. La ex­po re­mar­ca que don Juan Car­los lo re­ci­bió de su abue­lo al po­co de na­cer, aunque

el Rey ase­gu­ra­ba que se le im­pu­so en la pi­la bau­tis­mal.

Don Juan Car­los dio ex­haus­ti­vo re­pa­so de una ho­ra a es­ta ex­hi­bi­ción de re­tra­tos fa­mi­lia­res. Lo hi­zo en pie y con­ser­van­do las os­cu­ras ga­fas Ca­rre­ra mo­de­lo Top-car de 120 eu­ros, que con sus cris­ta­les tra­ta­dos le per­mi­ten mi­rar sin que apa­rez­can sus ojos. Es un mo­de­lo pa­re­ci­do, pe­ro no igual, al que pro­di­ga Cris­tiano Ro­nal­do sin ne­ce­si­dad de ocul­tar se­ña­les de ac­ci­den­tes ca­se­ros.

Un gol­pe ya cues­tio­na­do en su ver­sión ofi­cial. Por allí de­cían que más creían en un tras­pié del mo­nar­ca que apa­re­ció re­ju­ve­ne­ci­do ba­jo el ca­si an­ti­faz. No de­ja­ron de re­pa­sar­lo, pas­ma­dos de su jo­via­li­dad, avi­dez in­for­ma­do­ra y aguan­te fí­si­co, per­ma­ne­cien­do de pie con la cu­rio­si­dad avi­va­da na­da me­nos que una ho­ra. Fir­mó cua­tro lí­neas con la de­re­cha en el Li­bro de oro, su­pe­ra­dos sus pri­me­ros años zur­dos, otra re­ve­la­ción de la Ur­bano en su ex­haus­ti­vo tra­ba­jo re­com­po­ne­dor de un tiem­po.

En la Real Ar­me­ría se en­cuen­tra una vi­tri­na con tres toi­so­nes de We­llin­gon, que los con­ser­vó por de­fe­ren­cia de Isa­bel II, la cas­ti­za, dos son per­te­ne­cien­tes a Juan Car­los. Con­cen­tró ayes ad­mi­ra­ti­vos, co­mo la ve­ne­ra en ru­bís y dia­man­tes don­de so­bre­sa­le en­tre ra­mas ro­jas un bri­llan­te al que cal­cu­la­ron 18 qui­la­tes de pe­so. Per­te­ne­ce a la Ca­sa Real y el Rey lo lle­va en oca­sio­nes ex­cep­cio­na­les.

Mo­men­tos de ad­he­sión, res­pe­to y apo­yo al mo­nar­ca, a quien me ase­gu­ran le cues­ta mu­cho su­pe­rar el es­cán­da­lo, o lo que re­sul­te, de Ur­dan­ga­rín. Y un to­po que ten­go en La Zar­zue­la me ase­gu­ra que el es­quí de la tem­po­ra­da re­cién ini­cia­da vuel­ve a se­pa­rar a los Prín­ci­pes

de As­tu­rias por­que Le­ti­zia si­gue rea­cia a prac­ti­car­lo. Run­rún inaca­ba­ble co­mo el que fo­men­ta la pró­xi­ma re­su­rrec­ción de esa Car­men Ca­mi ca­si asen­ta­da en An­do­rra tras su de­sen­ga­ño amo­ro­so con un Iña­ki Ur­dan­ga­rín que le ha­bía pro­me­ti­do ma­tri­mo­nio. En­se­gui­da la qui­ta­ron de en me­dio.

Ga­la de la aca­de­mia del per­fu­me.

Pe­ro me an­ti­ci­pan que hay va­rios tra­ba­jos es­pe­cia­les reac­tua­li­zan­do su en­fa­do al­go acen­tua­do por la ac­tua­li­dad co­mo los per­fu­mes re­mar­can y de­fi­nen es­ti­los, ma­ne­ras o gus­tos. Y es que la aca­de­mia crea­da por Juan Pe­dro Abe­nia­car si­gue ade­lan­te y con­de­co­ró exal­ta­do­ra las fra­gan­cias del año. Mónica Cruz, en un os­car de la ren­ta nu­de, apro­ve­chó pa­ra ex­hi­bir pér­di­da de ki­los mien­tras Pa­lo­ma Lago lo hi­zo an­ti­ci­pan­do que a los Re­yes Ma­gos les pi­de al­gún pro­gra­ma. Res­plan­de­ció con abri­go en lla­ma­ti­vo la­mé pla­ta mien­tras Car

men Lo­ma­na mos­tró dis­tan­cia­mien­to ba­jo un apa­ño Cha­nel ca­si vin­ta­ge bien real­za­do por los tí­pi­cos co­lla­res per­lí­fe­ros con ca­de­na has­ta la cin­tu­ra. Ella man­tie­ne el cla­si­cis­mo idea­do por

ma­de­moi­se­lle aunque se em­pa­re­jó a Ol­fo Bo­sé, es­pec­ta­cu­lar con rojos pan­ta­lo­nes en pa­na real­za­do­ra de sus dos me­tros. Lo mis­mo ha­cía Pa­qui­ta To­rres con su al­tí­si­mo pe­que­ño Álex, con­tan­do ex­ce­len­cias de la nue­va Miss Es­pa­ña. Una lar­gi­ru­cha bar­ce­lo­ne­sa que rom­pe mol­des y ca­si opa­có a Susanna Gri­so y la pa­re­ce que inevi­ta­ble Ro­mi­na Be­lusc

cio, que ba­te ré­cords de apa­ri­cio­nes por su re­cién es­tre­na­do ro­man­ce con Gu­ti. Los ago­re­ros no les pro­nos­ti­can fu­tu­ro. Pe­ro la veo en­tre­ga­da y tam­bién do­li­da. La re­cu­pe­ra­ción de da­tos de su pri­mer ma­ri­do mo­de­lo que le du­ró tres años hi­zo que bro­ta­sen lá­gri­mas de sus 31, tre­pa­do­res y amo­ro­sos ojos. Un llan­to pre­sen­cia­do por los co­le­gas ma­ti­na­les de Es­pe­jo pú­bli­co.

“Te lo has ga­na­do a pul­so”, sen­ten­ció más de uno, buen co­no­ce­dor de có­mo son es­tas co­sas o lo que ca­be es­pe­rar. “Nun­ca lo hu­bie­ra creí­do de mis com­pa­ñe­ros de pro­gra­ma. Es­toy har­ta y do­li­da”, pro­tes­tó an­te la vein­tea­ñe­ra

An­drea Huis­gen, lo más y re­cién re­pre­sen­ta­dor de la be­lle­za pa­tria. Es hi­ja de ale­mán y ca­ta­la­na y con ella se desaho­gó Ro­mi­na, que ha­ce 12 años con 19, fue

Miss Tu­cu­mán com­pi­tien­do con Lo­re­na

Ber­nal, que tam­bién na­ció en esa pro­vin­cia ar­gen­ti­na. Rie­ron com­pa­ran­do sus es­ta­tu­ras.

Le­ti­cia Sa­ba­ter re­apa­re­ció muy des­mon­ta­da fí­si­ca­men­te en Aco­rra­la­dos co­mo re­sul­ta­do de va­rias ope­ra­cio­nes es­té­ti­cas que el con­cur­so per­mi­te sin es­ti­mu­lar­las co­mo ha­cen en la Ve­ne­zue­la ha­bi­tual pro­vee­do­ra de Miss Uni­ver­so. Son obra maes­tra de su man­te­ne­dor, Omel Sou­sa.

“Es cier­to que me in­ter­vi­nie­ron pa­ra co­lo­car­me más pe­cho y de­jar­me en una ta­lla 90. No es na­da ex­cep­cio­nal ni lla­ma­ti­vo. Lo hi­ce por­que era muy pla­na y des­ajus­ta­ba mi fi­gu­ra”, acla­ró sin nin­gún ti­po de pro­ble­mas mien­tras en la ci­ta re­co­no­ce­do­ra de mag­ni­fi­cen­cias per­fu­ma­do­ras hu­bo abun­dan­te photo

call con los úl­ti­mos de los re­par­tos te­le­vi­si­vos. Sus­ti­tu­yen pe­ro no re­em­pla­zan a los vips ha­bi­tua­les co­mo Car­la Ro­yo, de­jan­do es­te­la de ro­sas em­pol­va­das, que no pol­vo­rien­tas; An­to­nio Ar­be­lla, crea­dor de Lo­co­mía, cum­plien­do 20 años uni­do a esa Eva Al­ma­ya que re­vi­vi­rá a

Ro­cío Ju­ra­do en una se­rie pró­xi­ma de An­te­na-3. Pa­re­ce que la pro­gra­ma­rán a prin­ci­pios de año, pue­de ser su opor­tu­ni­dad y tie­ne mu­cha se­me­jan­za fí­si­ca y ai­re con la chi­pio­ne­ra in­mor­tal

Ro­cií­to y Fi­del ase­so­ran y con­tro­lan –“ella has­ta me pres­tó 15 tra­jes de su ma­dre”–, mien­tras me ase­gu­ra Ro­sa

Be­ni­to que no pros­pe­ra el mu­seo local

in me­mo­riam de la más gran­de. Fal­ta de pre­su­pues­to. De ahí que pro­vi­sio­nal­men­te ha­ya co­lo­ca­do las co­lec­cio­nes en un car­pa a la en­tra­da de Chi­pio­na.

Ama­dor es su trin­cón con­ser­va­dor o man­te­ne­dor y así jus­ti­fi­ca un ale­ja­mien­to ma­ri­tal in­jus­ti­fi­ca­ble.

Eva lo con­tó an­te Le­ti­cia Do­le­ra, con es­co­te ver­ti­gi­no­so que per­mi­tía ver­le el om­bli­go en­tre ca­pas de ra­so azul no­che de más pro­sa­pia que las ca­mi­se­tas que aho­ra pro­mo­cio­na Laura Pon­te. Una be­lle­za co­mo po­cas, al­guien de ros­tro enig­má­ti­co siem­pre real­za­do por un

Miguel Pa­la­cio que vis­tió el abri­go de la no­che con alar­de in­fre­cuen­te da­da su mo­des­tia. Lo en­viu­dó el bar­bu­do Da­río

Ba­rrio, otro de los que fí­si­ca­men­te le­van­tan ayes ad­mi­ra­ti­vos bien asi­mi­la­dos por su ya ha­bi­tua­da es­po­sa. La

du­que­sa de Te­rra­va con­tras­tó su me­le­na ce­ni­za con azul Fran­cia mien­tras As­trid

Kli­sans, mu­jer de Car­los Bau­te, mos­tró trans­pa­ren­cias que per­mi­tían ver­le has­ta más arri­ba de los mus­los. “Car­los an­da por ahí en sus co­sas no sé si dan­do con­cier­tos o con un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo”, bro­meó desafian­do la frio­le­ra tar­de que fue en­ti­bia­da por la sen­sua­li­dad de per­fu­mes re­cién lan­za­dos y pre­mia­dos.

Aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción.

To­do es pró­lo­go, au­gu­rio, an­ti­ci­po na­vi­de­ño y de­seos de cor­dia­li­dad co­mo la mos­tra­da por Ruiz-ga­llar­dón en el 33 aniver­sa­rio cons­ti­tu­cio­nal. To­do se fue en con­tro­lar sus ges­tos a ver si de­la­ta­ba acon­te­ci­mien­tos pró­xi­mos, igual que Es­pe­ran­za Agui­rre con­me­mo­ra­do­ra en una re­cep­ción mul­ti­tu­di­na­ria. No le fal­tan gan­cho y ga­nas a la pre­si­den­ta ma­dri­le­ña, siem­pre en el run­rún po­lí­ti­co y per­so­nal. Al­gu­nos se in­quie­tan an­te su del­ga­dez, te­men una re­caí­da.

“Que ton­te­ría. Adel­ga­cé por pres­crip­ción fa­cul­ta­ti­va, el mé­di­co me re­co­men­dó ha­cer­lo por­que la gra­sa es ma­la pa­ra el cán­cer. En cuan­to a lo de­más, na­da de ir­me co­mo em­ba­ja­do­ra fue­ra de Es­pa­ña. Pe­ro si es­toy re­cién re­le­gi­da”, ca­si pro­tes­tó an­te

Ar­tu­ro Fernández, con cor­ba­ta ra­ya­da, Ni­co­lás Re­don­do y la pe­lea­do­ra Isa­bel Du­rán. Al­ber­to Ruiz-ga­llar­dón des­pis­tó a quie­nes ya no sa­bían si lla­mar­le al­cal­de, em­ba­ja­dor, acaso mi­nis­tro o fu­tu­ro pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados: “Se­guid lla­mán­do­me Al­ber­to y evi­ta­mos com­pli­ca­cio­nes”, ale­gó an­te un Joa­quín Le­gui­na con el que pa­re­cía her­ma­na­do. Co­sas del es­pí­ri­tu na­vi­de­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.