“Es­ta­mos an­te una si­tua­ción po­ten­cial­men­te ex­plo­si­va”

Tiempo - - LA ÚLTIMA - PE­DRO J. RA­MÍ­REZ PE­RIO­DIS­TA

Pe­dro J. Ra­mí­rez (Logroño, 1952) lle­va 30 años di­ri­gien­do pe­rió­di­cos. Ama­do y odia­do a par­tes igua­les, es­te 2011 se­rá muy es­pe­cial pa­ra él por dos mo­ti­vos: ha pu­bli­ca­do un li­bro de 1.300 pá­gi­nas so­bre la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, ‘El pri­mer nau­fra­gio’ (La es­fe­ra de los li­bros), y se ha re­ve­la­do co­mo uno de los miem­bros más ac­ti­vos de la red so­cial Twit­ter. Gra­cias a ello, aho­ra sa­be­mos que, apar­te del pe­rio­dis­mo y de la His­to­ria, sus otras pa­sio­nes son el ba­lon­ces­to y los gin-to­nic.

¿Por qué le ha da­do por la His­to­ria?

Ha­ce tiem­po que ven­go in­tere­sán­do­me por la His­to­ria y, a me­di­da que iba le­yen­do so­bre la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, me iba en­gan­chan­do más. Ha si­do un amor clan­des­tino. Es ver­dad que es un li­bro que no tie­ne na­da que ver con los an­te­rio­res, pe­ro es muy su­pe­rior. Es la obra de mi vi­da. ¿Me equi­vo­co mu­cho si re­su­mo el li­bro di­cien­do que re­fu­ta aque­llo de que hu­bo dos ban­dos, los ja­co­bi­nos y los gi­ron­di­nos? No, he de­mos­tra­do a par­tir de do­cu­men­tos que nun­ca exis­tió el par­ti­do gi­ron­dino. ¿Y por qué se nos en­se­ñó en el co­le­gio que hu­bo un en­fren­ta­mien­to en­tre igua­les? Por­que los his­to­ria­do­res ro­mán­ti­cos y lue­go los mar­xis­tas nos lo pre­sen­ta­ron así con la de in­ten­ción los ja­co­bi­nos de jus­ti­fi­car al dar la el sen­sa­ción gol­pe de de Es­ta­do que se dis­pues­tos tra­ta­ba de a des­truir­se dos par­ti­dos mu­tua­men­te. que es­ta­ban Su el ma­les­tar li­bro re­mi­te ciu­da­dano a lo que que hoy pro­vo­ca es­tá pa­san­do: la ma­la un gru­po ges­tión que eco­nó­mi­ca pro­tes­ta en y la la ca­lle... apa­ri­ción de No pe­ro he es tra­ta­do inevi­ta­ble de in­ter­ve­nir que mu­chos en el crean pre­sen­te, es­tar an­te un es­pe­jo cuan­do leen el li­bro. La lec­ción que hay que sa­car de aquel pe­rio­do es que nin­gún ré­gi­men con­si­gue la es­ta­bi­li­dad si no es ca­paz de pro­por­cio­nar bie­nes­tar. Aho­ra pa­sa al­go pa­re­ci­do.

¿Tan mal es­ta­mos? Es­ta­mos an­te una si­tua­ción po­ten­cial­men­te ex­plo­si­va. En la Fran­cia de aque­lla épo­ca sur­gió un gru­po, los en­ra­gés, que gri­ta­ban “no nos re­pre­sen­tan”, igual que hoy ha­cen los del 15-M. El con­cep­to de “de­mo­cra­cia real” es el te­rreno abo­na­do pa­ra to­das las dic­ta­du­ras. ¿No es un po­co in­jus­to com­pa­rar a los

en­ra­gés con los in­dig­na­dos? Yo no es­toy equi­pa­rán­do­los. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de los en­ra­gés eran muy agre­si­vas y en el ca­so de los in­dig­na­dos no es así, aunque episodios co­mo el cer­co al Par­la­men­to ca­ta­lán o las obs­truc­cio­nes de los de­sahu­cios sí que en­ca­ja­rían per­fec­ta­men­te en la di­ná­mi­ca de ha­ce 220 años. ¿Có­mo es po­si­ble que el di­rec­tor de un pe­rió­di­co ten­ga tiem­po pa­ra es­cri­bir un li­bro de His­to­ria de 1.300 pá­gi­nas? Pues con sa­cri­fi­cio dia­rio: le­van­tán­do­me a las cin­co de la ma­ña­na du­ran­te dos años y de­di­can­do ín­te­gra­men­te las va­ca­cio­nes.

¿Pe­ro de ver­dad lo ha es­cri­to us­ted? [Ri­sas] Bueno, de­bo re­co­no­cer que me lo ha es­cri­to el mis­mo equi­po de ca­te­drá­ti­cos que me es­cri­be los ar­tícu­los de los do­min­gos y que atien­de mi Twit­ter. Hay quien di­ce que ha es­cri­to es­te li­bro pa­ra en­trar en la Aca­de­mia de la His­to­ria... A na­die le amar­ga un dul­ce, pe­ro ese ti­po de co­sas no me han preo­cu­pa­do nun­ca. Lle­va 30 años di­ri­gien­do pe­rió­di­cos. ¿Se plan­tea al­gún día de­jar de ha­cer­lo? Sí, cla­ro, al­gún día de­ja­ré de ser di­rec­tor de pe­rió­di­co por­que los ac­cio­nis­tas así lo quie­ran o por­que lle­gue a una edad en la que no es­té en ple­nas fa­cul­ta­des. Pe­ro nun­ca de­ja­ré de ser pe­rio­dis­ta. ¿El día que de­je de ser di­rec­tor se­rá por­que de­jen de exis­tir los pe­rió­di­cos? No, no. Me voy a ocu­par de que eso no su­ce­da. Soy muy op­ti­mis­ta res­pec­to al fu­tu­ro por­que los pro­ble­mas que nos es­ta­ba crean­do la tec­no­lo­gía, fo­men­tan­do el to­do

gra­tis, tam­bién nos los es­tá re­sol­vien­do al po­ner so­bre la me­sa unos so­por­tes idó­neos pa­ra la ven­ta de pe­rió­di­cos, co­mo son los dis­po­si­ti­vos tác­ti­les. Si so­mos ca­pa­ces de desa­rro­llar eso, vi­vi­re­mos una nue­va edad de oro de los pe­rió­di­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.