Ma­riano Ra­joy y el úl­ti­mo car­tu­cho

El tras­pa­so de po­de­res es­tá a pun­to de cul­mi­nar. Za­pa­te­ro ya es his­to­ria y emer­ge Ra­joy con un ho­ri­zon­te muy pro­ble­má­ti­co, en Es­pa­ña y en Eu­ro­pa, tras la úl­ti­ma y se­mi­fa­lli­da cum­bre de Bru­se­las.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS

Los mi­niem­pleos pro­vo­ca­rán los pri­me­ros ro­ces en­tre el nue­vo Go­bierno y los sin­di­ca­tos

ma­riano ra­joy, ca­si un mes des­pués de ga­nar las elec­cio­nes por ma­yo­ría ab­so­lu­ta, to­da­vía no ha lle­ga­do a La Mon­cloa. Es­tá a pun­to de ha­cer­lo, pe­ro aún le que­da su­pe­rar el úl­ti­mo re­co­do del ca­mino, la in­ves­ti­du­ra par­la­men­ta­ria. La po­lí­ti­ca es­pa­ño­la tran­si­ta a rit­mo de­ci­mo­nó­ni­co en un mun­do ins­tan­tá­neo y glo­bal. El Par­la­men­to bri­tá­ni­co, más an­ti­guo, es tam­bién mu­cho más ve­loz. El vier­nes 9 de di­ciem­bre, Da­vid Ca­me­ron dio la es­pan­ta­da en la cum­bre eu­ro­pea de Bru­se­las que de­bía sal­var de una vez por to­das al eu­ro. Pues bien, el lu­nes 12 el in­qui­lino del fa­mo­so nú­me­ro 10 de Dow­ning Street acu­dió a la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes pa­ra dar ex­pli­ca­cio­nes de su con­tro­ver­ti­da de­ci­sión. Ese día, los dipu­tados es­pa­ño­les ele­gi­dos el 20 de no­viem­bre to­da­vía no ha­bían to­ma­do po­se­sión de sus es­ca­ños, y so­lo esa ma­ña­na, Ra­joy anun­cia­ba sus pri­me­ros nombramientos, sor­pre­sas in­clui­das. Sí. Na­die -di­gan lo que di­gan- con­ta­ba con Je­sús Posada pa­ra pre­si­dir el Con­gre­so de los Dipu­tados, aunque Pío Gar­cía Es­cu­de­ro sí era fi­jo en to­das las qui­nie­las pa­ra pre­si­den­te del Se­na­do. Aquí no fa­lló el pro­nós­ti­co.

Tam­bién esa mis­ma ma­ña­na Iña­ki Ur­dan­ga­rín, el ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na, com­pro­ba­ba que ya no te­nía ca­si nin­gu­na pro­tec­ción Real, con ma­yús­cu­la, más allá del apo­yo de su mu­jer. Ra­fael Spot­torno, nue­vo je­fe de la Ca­sa de Su Ma­jes­tad el Rey, in­ter­pre­tó y apli­có es­cru­pu­lo­sa­men­te los de­seos de don Juan Car­los y no de­jó nin­gu­na du­da. El to­da­vía du­que con­sor­te de Pal­ma se ha­bía pa­sa­do. Y ten­drá que res­pon­der an­te las ins­tan­cias co­rres­pon­dien­tes -la pri­me­ra, la Jus­ti­cia- de sus ac­ti­vi­da­des y ne­go­cios, que qui­zá flo­re­cie­ron du­ran­te años al abri­go de equí­vo­cos uti­li­za­dos por él y sus so­cios con tan­ta ha­bi­li­dad co­mo qui­zá po­ca leal­tad. Pa­ra en­ton­ces los mer­ca­dos sen­ten­cia­ban sin pie­dad el acuer­do im­pues­to por Ale­ma­nia/ An­ge­la Mer­kel, con el apo­yo obli­ga­do de Fran­cia/ Ni­co­las Sar­kozy, de teó­ri­ca re­fun­da­ción de la Unión Eu­ro­pea y de sal­va­men­to de­fi­ni­ti­vo del eu­ro. Las bol­sas se hun­dían y la pri­ma de ries­go de los lla­ma­dos paí­ses pe­ri­fé­ri­cos -aho­ra so­bre to­do Ita­lia y Es­pa­ña- vol­vían a es­ca­lar co­tas im­po­si­bles. La Eu­ro­pa del eu­ro, ca­si fa­lli­da, es­ta­ba “a pun­to de gas­tar su úl­ti­mo car­tu­cho”, co­men­ta­ba con preocupación uno de los prin­ci­pa­les ase­so­res eco­nó­mi­cos de Ma­riano Ra­joy.

En Es­pa­ña, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ya es his­to­ria. Las ma­las no­ti­cias le han acom­pa­ña­do has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to, por­que ca­si al mis­mo tiem­po que los Re­yes y los Prín­ci­pes de As­tu­rias ofre­cían un almuerzo de des­pe­di­da al Go­bierno sa­lien­te, Eu­ros­tat -esa es­pe­cie de Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca europeo- anun­cia­ba que el ín­di­ce de ri­que­za es­pa­ñol re­tro­ce­día en 2010 has­ta don­de es­ta­ba en 2002. Ma­riano Ra­joy, a las puer­tas de La Mon­cloa, ni pro­me­te ni tam­po­co ha­rá mi­la­gros, y se pre­pa­ra pa­ra unos pri­me­ros me­ses de Go­bierno in­fer­na­les y ago­ta­do­res. Los al­tos fun­cio­na­rios de los mi­nis­te­rios te­nían ins­truc­cio­nes de ago­tar sus días li­bres an­tes de la lle­ga­da del nue­vo Go­bierno. Ha­brá po­cas va­ca­cio­nes na­vi­de­ñas en la Ad­mi­nis­tra­ción, qui­zá pa­ra com­pen­sar esa exas­pe­ran­te len­ti­tud del tras­pa­so de po­de­res, una tor­tu­ra pa­ra los que se van y un en­go­rro pa­ra los que lle­gan. La de­mo­cra­cia es tam­bién -y es fun­da­men­tal- res­pe­to a los pro­ce­di­mien­tos y a las for­mas, pe­ro na­da im­pi­de que sean más ági­les. Cris­tó­bal Mon­to­ro, cin­co mi­nu­tos an­tes de co­no­cer cuá­les se­rán sus res­pon­sa­bi­li­da­des a par­tir de aho­ra, ya ha anun­cia­do que se­rá muy di­fí­cil que ha­ya crea­ción ne­ta de em­pleo en 2012, un año del que ya na­die es­pe­ra na­da muy ha­la­güe­ño. La re­ce­sión es­tá aquí, y tam­bién en Eu­ro­pa. Cán­di­do Mén­dez ex­pli­ca ca­si to­dos los días que es­ta­mos in­mer­sos en una se­gun­da olea­da de des­pi­dos ge­ne­ra­li­za­dos, de des­truc­ción de pues­tos de tra­ba­jo.

La re­for­ma del mer­ca­do la­bo­ral es ur­gen­te, pe­ro por muy bue­na que sea no arro­ja­rá re­sul­ta­dos in­me­dia­tos en for­ma de crea­ción de em­pleo y re­duc­ción del pa­ro. Pa­ra en­ton­ces, y aunque aho­ra ni se dan las con­di­cio­nes ni tam­po­co hay am­bien­te, ya po­drían es­tar en mar­cha pro­tes­tas so­cio-la­bo­ra­les. Ra­joy no se ha­ce de­ma­sia­das ilu­sio­nes y cuen­ta con ello, pe­ro aho­ra tam­bién tie­ne de­ma­sia­dos asun­tos ur­gen­tes y muy ur­gen­tes so­bre la me­sa co­mo pa­ra pen­sar en lo que pue­de ocu­rrir den­tro de ocho o nue­ve me­ses, a la vuel­ta del pró­xi­mo ve­rano, al­go que en es­tos mo­men­tos pa­re­ce “lar­guí­si­mo pla­zo”, pe­ro que lle­ga­rá. Las apues­tas apun­tan ha­cia los lla­ma­dos mi­niem­pleos ( mi­ni­jobs) – tra­ba­jo par­cial, sa­la­rios in­clu­so de 400 eu­ros–, co­mo la pri­me­ra fuen­te de con­flic­to. Los re­cla­ma el

Ban­co Cen­tral Europeo, pe­ro los sin­di­ca­tos ya han anun­cia­do que no es­tán de acuer­do. Creen que pue­de ha­ber mu­chos jó­ve­nes que an­te el di­le­ma de na­da o un mi­ni­em­pleo, acep­ten esas con­di­cio­nes. Aña­den que, sin em­bar­go, crea­rán frustración, y tam­bién im­pe­di­rán que mu­chos tra­ba­ja­do­res me­jo­ren sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les y que lo que al prin­ci­pio fue­ra una so­lu­ción se con­vier­ta en pro­ble­ma.

Ma­riano Ra­joy, in­clu­so con más ur­gen­cia que el pa­ro, de­be abor­dar la cri­sis de la deu­da. La úl­ti­ma cum­bre eu­ro­pea ha re­sul­ta­do se­mi­fa­lli­da pre­ci­sa­men­te por eso, por­que no ha pues­to en mar­cha los me­ca­nis­mos que im­pul­sen un des­cen­so con­ti­nua­do de la pri­ma de ries­go de paí­ses co­mo Ita­lia y Es­pa­ña. Na­da más to­mar po­se­sión, la pri­me­ra preocupación del nue­vo equi­po eco­nó­mi­co del Go­bierno se con­cen­tra­rá en ga­ran­ti­zar que en el di­fí­cil 2012, Es­pa­ña -el Es­ta­do y el sec­tor pri­va­do- ten­ga ase­gu­ra­da su fi­nan­cia­ción en los mer­ca­dos, y que ade­más sea a un pre­cio ra­zo­na­ble. Si no lo con­si­gue, en­ton­ces sí, Eu­ro­pa por una par­te y la Es­pa­ña de Ra­joy por otra, ha­brán gas­ta­do sus úl­ti­mos car­tu­chos.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

X Le­gis­la­tu­ra. Ma­riano Ra­joy sa­lu­da a Al­ber­to Ruiz-ga­llar­dón en pre­sen­cia de Es­te­ban Gon­zá­lez

Pons.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.