Los coope­ran­tes es­pa­ño­les es­tán vi­vos

Tiempo - - ZOOM -

Les im­por­ta un pi­mien­to que En­ric Gon­ya­lons y Ain­hoa Fernández es­tu­vie­sen en el de­sier­to ar­ge­lino pa­ra ayu­dar a los re­fu­gia­dos. Eso quie­re de­cir, co­mo es ob­vio, que tam­bién les im­por­tan un pi­mien­to los re­fu­gia­dos. El mis­te­rio­so gru­po Ja­mat Taw­hid Wal Jihad fi Gar­bi, al que to­dos los ex­per­tos vin­cu­lan con Al Qae­da en el Ma­greb, ve en la gen­te eu­ro­pea so­li­da­ria tan so­lo un ne­go­cio: el del se­cues­tro, que sue­le con­cluir con cuan­tio­sos be­ne­fi­cios pa­ra los fa­ná­ti­cos, por­que los go­bier­nos pa­gan siem­pre. En­ric, Ain­hoa y otra cooperante (la ita­lia­na Ro­se­lla Urs­su) fue­ron cap­tu­ra­dos por es­tos fa­ná­ti­cos del di­ne­ro el 23 de oc­tu­bre en Tin­duf. Has­ta aho­ra no se sa­bía na­da de ellos. Aho­ra, los go­bier­nos es­pa­ñol e ita­liano han re­ci­bi­do un vídeo de mi­nu­to y me­dio en el que que­da cla­ro que las víc­ti­mas es­tán al me­nos vi­vas. Di­cen lo que los malna­ci­dos les man­dan de­cir a pun­ta de fu­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.