Bue­na nue­va

Tiempo - - ZOOM - ALICIA CAS­TRO

En aquel tiem­po di­jo Felipe a sus dis­cí­pu­los: voy a po­ner en Mon­cloa una bo­de­gui­ya y un jar­dín de bon­sáis, que es­tá es­to mu so­so. Hí­zo­lo así y el pue­blo, in­clui­dos los fa­ri­seos, le ala­ba­ron por ello. Lue­go lle­gó Az­nar y ha­bló así a los su­yos: qui­ta­ré ese chi­gre y pon­dré una pis­ta de pá­del, y mis raquetazos se mul­ti­pli­ca­rán co­mo pa­nes y pe­ces. Tam­bién lo hi­zo, y mu­chos le se­guían con pal­mas. Más tar­de, Za­pa­te­ro ha­bló des­de el Si­naí: “A ha­cer gár­ga­ras esa pi­ja­da del pá­del, que es co­mo el be­ce­rro de oro, y ado­re­mos al ver­da­de­ro Dios: el ba­lon­ces­to”. Y mon­tó una can­cha. Los fie­les, al­go har­tos ya, aguar­dan a que Ra­joy, se­pa­ra­das las aguas del mar Ro­jo, mon­te allí una pan­ta­lla gi­gan­te y unos so­fás pa­ra ver el Tour y fu­mar pu­ros. Aaa­mén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.