¡Pe­ro hom­bre, Le­des­ma!

Le­des­ma co­men­tó a sus ami­gos que, años atrás, en Ate­nas, le ha­bían pre­sen­ta­do a Onas­sis, pe­ro que no era ló­gi­co que le re­co­no­cie­ra. Sus ami­gos no le con­ce­die­ron nin­gu­na im­por­tan­cia.

Tiempo - - ZOOM - AL­FON­SO US­SÍA

Onas­sis de­jó un re­ca­do en re­cep­ción. Le­des­ma se ju­bi­ló, 30 años más tar­de, en una em­pre­sa de Aris­tó­te­les

Aris­tó­te­les Onas­sis ha­bla­ba un es­pa­ñol per­fec­to con un de­je por­te­ño ad­qui­ri­do en sus años ar­gen­ti­nos. Cua­tro es­pa­ño­les, afi­cio­na­dos al jue­go, se ha­bían reuni­do en el Ho­tel de París de Mon­te­car­lo. Ce­na­ban opí­pa­ra­men­te pa­ra acu­dir más tar­de al ca­sino. Uno de ellos, des­pués de vi­si­tar el cuar­to de ba­ño, lle­gó a la me­sa con la no­ti­cia en la bo­ca: “¡Es­tá Onas­sis en el ho­tel!”. Le­des­ma se in­cor­po­ró y aban­do­nó la me­sa. En el sa­lón prin­ci­pal del ho­tel, en efec­to, es­ta­ba Onas­sis.

Le­des­ma le sa­lu­dó. “Se­ñor Onas­sis, le pi­do un fa­vor. Es­toy en el co­me­dor con tres ami­gos es­pa­ño­les. Voy a de­cir­les que us­ted y yo nos co­no­ce­mos. Si va us­ted a en­trar en el co­me­dor, y cuan­do me vea me sa­lu­da por mi apellido, me lla­mo Ma­nuel Le­des­ma, le que­da­ré agra­de­ci­do to­da mi vi­da”. Onas- sis son­rió y no pro­me­tió na­da. Le­des­ma re­tor­nó a la me­sa. Co­men­tó a sus ami­gos, que años atrás, en Ate­nas, le ha­bían pre­sen­ta­do a Onas­sis, pe­ro que no era ló­gi­co que lo re­co­no­cie­ra. Sus ami­gos no con­ce­die­ron nin­gu­na im­por­tan­cia a la re­ve­la­ción de Le­des­ma. Y de gol­pe, Onas­sis hi­zo ac­to de pre­sen­cia en el co­me­dor, en me­dio de un re­ve­ren­cial re­ci­bi­mien­to por par­te del maî­tre y los ca­ma­re­ros.

No mi­ró ha­cia la me­sa de los es­pa­ño­les, pe­ro al sen­tar­se en la si­lla, lo hi­zo. Y se in­cor­po­ró con una son­ri­sa abier­ta. Lle­gó has­ta la me­sa de los ju­ga­do­res y abra­zó a Le­des­ma. “¡Pe­ro, hom­bre, Le­des­ma, que for­tu­na en­con­trar­te aquí!”. Le­des­ma hi­zo la pre­sen­ta­ción. “Mi ami­go Aris­tó­te­les Onas­sis...”. Los tres ami­gos de Le­des­ma que­da­ron pe­tri­fi­ca­dos. A la ma­ña­na si­guien­te, Onas­sis de­jó un re­ca­do en re­cep­ción. Que­ría ver a Le­des­ma. Lo es­pe­ra­ba en su ha­bi­ta­ción. Fue con­ci­so. “Ne­ce­si­to ca­ra­du­ras osa­dos co­mo us­ted. ¿Quie­re tra­ba­jar en mi gru­po?”.

Le­des­ma se ju­bi­ló, 30 años más tar­de, en una em­pre­sa de Aris­tó­te­les Onas­sis.

18

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.