TEN­SIÓN REAL

Tiem­pos di­fí­ci­les y de cris­pa­ción en el pa­la­cio de la Zar­zue­la por cul­pa de las nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les de Iña­ki Ur­dan­ga­rín, de las que el Prín­ci­pe de As­tu­rias qui­zás pu­do in­tuir al­go. El Rey ha da­do la es­pal­da a su yerno y los du­ques de Pal­ma

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Cuan­do Ra­fael Spot­torno se sen­tó en el cen­tro de la me­sa y sacó de su car­pe­ta unas ho­jas lle­nas de ano­ta­cio­nes, que­dó cla­ro que ese desa­yuno in­for­ma­ti­vo en el pa­la­cio de la Zar­zue­la no se­ría uno más. El je­fe de la Ca­sa del Rey, la úni­ca per­so­na au­to­ri­za­da a ha­blar en nom­bre del mo­nar­ca, iba a ejer­cer por pri­me­ra vez ese pa­pel, y du­ran­te ca­si una ho­ra y me­dia mi­dió has­ta el ex­tre­mo ca­da pa­la­bra que sa­lió de su bo­ca. La gra­ve­dad del mo­men­to así lo exi­gía.

“La mo­nar­quía en­car­na un prin­ci­pio de es­ta­bi­li­dad de gran va­lor po­lí­ti­co en el que la ejem­pla­ri­dad es bá­si­ca”, ase­gu­ró Spot­torno en un mo­men­to de su in­tro­duc­ción ini­cial, en la que fue pre­pa­ran­do el te­rreno pa­ra en­trar de lleno en el asun­to en el que se ha vis­to in­mer­so Iña­ki Ur­dan­ga­rín. Tras que­jar­se de que el es­po­so de la in­fan­ta Cris­ti­na es­té so­me­ti­do “a un jui­cio po­pu­lar al me­jor es­ti­lo de otras épo­cas y re­gí­me­nes”, y ad­ver­tir de que es una “in­jus­ti­cia en es­ta­do ca­si pu­ro” el go­teo “de da­tos se­cre­tos pa­ra él, pe­ro pú­bli­cos pa­ra cual­quier otro”, lle­gó el mo­men­to de co­ger el to­ro por los cuer­nos y ad­mi­tir lo irre­me­dia­ble: “An­te las múl­ti­ples fil­tra­cio­nes con­fu­sas, reite­ra­ti­vas, pe­ro su­fi­cien­te­men­te ilus­tra­ti­vas, sí ten­go que de­cir que no me pa­re­ce un com­por­ta­mien­to ejem­plar”, se­ña­ló el je­fe de la Ca­sa del Rey so­bre Ur­dan­ga­rín.

Si bien Spot­torno in­ten­tó rá­pi­da­men­te es­con­der la mano –“La Ca­sa no pue­de ir más allá por­que se­ría ha­cer un jui­cio in­jus­to”-, en el turno de pre­gun­tas de­jó muy cla­ro que el yerno de don Juan Car­los no par­ti­ci­pa­rá de aquí en ade­lan­te en ac­tos ofi­cia­les de la Fa­mi­lia Real. Un os­tra­cis­mo si­ne die que po­dría am­pliar­se a la hi­ja más pe­que­ña de los Re­yes, al ha­ber es­ta­do en el or­ga­ni­gra­ma del Ins­ti­tu­to Nóos du­ran­te los años en los que es­ta fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro fac­tu­ró 10 mi­llo­nes de eu­ros y que a día de hoy si­gue sien­do pro­pie­ta­ria del 50% de Ai­zóon, una de las em­pre­sas pro­pie­dad de su ma­ri­do que es­tán sien­do in­ves­ti­ga­das por la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción de las Is­las Ba­lea­res.

“Ya ve­re­mos”, di­jo el je­fe de la Ca­sa del Rey so­bre la in­fan­ta Cris­ti­na, con una con­tun­den­cia que so­nó a cas­ti­go, y al que so­lo le fal­tó un pu­ñe­ta­zo en la me­sa. Dos pa­la­bras, en de­fi­ni­ti­va, que en bo­ca de un ve­te­rano di­plo­má­ti­co co­mo él im­pli­can mu­cho más que el me­ro apar­ta­mien­to de sus fun­cio­nes. En es­ta ca­rre­ra de obs­tácu­los pa­ra ale­jar­la lo más po­si­ble del fue­go des­con­tro­la­do, Spot­torno vino a de­cir que in­de­pen­dien­te­men­te de lo que su­ce­da en el fu­tu­ro, el mal ya es­tá he­cho.

Los días más di­fí­ci­les des­de Eva San­num.

La Co­ro­na vi­ve sus días más di­fí­ci­les des­de los ya le­ja­nos tiem­pos de la ruptura sen­ti­men­tal del prín­ci­pe Felipe con la no­rue­ga Eva San­num, con el je­fe del Es­ta­do re­cu­pe­rán­do­se aún de las dos ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas de los úl­ti­mos me­ses y del re­cien­te gol­pe en la ca­ra, y con el to­que de aten­ción que sig­ni­fi­ca pa­ra una ins­ti­tu­ción que es un pi­lar fun­da­men­tal del Es­ta­do el que el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS) de oc­tu­bre ha­ya otor­ga­do a la mo­nar­quía el pri­mer suspenso en­tre los es­pa­ño­les. Ni si­quie­ra la se­pa­ra­ción de la in­fan­ta Ele­na de Jai­me de Ma­ri­cha­lar ha­ce cua­tro años, ves­ti­da en­ton­ces co­mo “ce­se tem­po­ral de la con­vi­ven­cia”, cau­só tan­ta ten­sión en el seno de la Fa­mi­lia Real co­mo el lla­ma­do ca­so Ur­dan­ga­rín.

El Rey ha vi­vi­do es­tas úl­ti­mas se­ma­nas con gran pe­sar y preocupación el con­ti­nuo go­teo de in­for­ma­cio­nes so­bre las ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les de Ur­dan­ga­rín des­de 2002, fe­cha en la que co­men­zó a tra­ba­jar en dos em­pre­sas de la edi­to-

Ni el Rey ni el Prín­ci­pe se han reuni­do con el du­que de Pal­ma des­de que es­ta­lló el ca­so

ra Mo­tor­press, con­cre­ta­men­te en G+J y Oc­ta­gon Ese­dos. En aque­lla épo­ca se in­cen­ti­va­ba des­de di­fe­ren­tes es­ta­men­tos, y se veía bien, que los ma­ri­dos de las in­fan­tas tu­vie­sen un tra­ba­jo por cuen­ta aje­na, pa­ra así no de­pen­der de las re­tri­bu­cio­nes de la Ca­sa Real.

En abril de 2002, es­ta re­vis­ta ti­tu­ló su por­ta­da del nú­me­ro 1.041 de la si­guien­te ma­ne­ra: “Ope­ra­ción Ur­dan­ga­rín. La nue­va y des­co­no­ci­da vi­da del ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na. Có­mo lle­ga­rá a ser pre­si­den­te del COE en 2005”. Es­to úl­ti­mo no lo con­si­guió por­que ese año em­pe­za­ron a cir­cu­lar en­tre los pre­si­den­tes de va­rias fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas las can­ti­da­des que ge­ne­ra­ban sus ne­go­cios pri­va­dos. Ya por en­ton­ces se em­pe­zó a ver que la eti­que­ta “sin áni­mo de lu­cro” es­ta­ba bien ale­ja­da de la reali­dad. Una si­tua­ción que lle­gó a oí­dos del prín­ci­pe Felipe, quien ha­bría si­do el pri­me­ro en lla­mar la aten­ción so­bre es­tas ac­ti­vi­da­des. Sin em­bar­go, qui­zás no fue es­cu­cha­do co­mo él que­ría, y aho­ra es­tá muy en­fa­da­do por el da­ño que se es­tá ha­cien­do a la mo­nar­quía, ya que re­per­cu­te di­rec­ta­men­te so­bre él en su ca­li­dad de he­re­de­ro y pró­xi­mo rey.

Por la puer­ta de atrás del COE.

Ur­dan­ga­rín fue ele­gi­do fi­nal­men­te vi­ce­pre­si­den­te del COE, pe­ro en 2006 sa­lió por la puer­ta de atrás. Con to­do, lo más in­tere­san­te de esa nue­va y des­co­no­ci­da vi­da del du­que de Pal­ma es­ta­ba en los co­mien­zos de su ca­rre­ra em­pre­sa­rial.

Tiem­po ha­bló en­ton­ces con res­pon­sa­bles de la pro­duc­to­ra Oc­ta­gon Ese­dos, que ex­pli­ca­ron cuál era su co­me­ti­do den­tro de la com­pa­ñía: “Su la­bor de más en­jun­dia se cen­tra so­bre to­do en los con­tac­tos con clien­tes de al­to ni­vel: por ejem­plo, si Oc­ta­gon pre­ten­de ce­rrar un con­tra­to so­bre de­re­chos de te­le­vi­sión en trial, en ese pri­mer en­cuen­tro con los di­rec­ti­vos de la te­le­vi­sión es­tá Iña­ki”. Otro ejem­plo de lo que se es­ta­ba sem­bran­do: “Si hay un even­to cu­yo po­si­ble pa­tro­ci­na­dor es Nestlé, en los con­tac­tos iniciales en­tre los man­da­ma­ses de Oc­ta­gon y Nestlé tam­bién par­ti­ci­pa el yerno del Rey”, re­la­ta­ban las ci­ta­das fuen­tes, pa­ra las que te­ner al du­que de Pal­ma en su staff de tra­ba­ja­do­res era “to­do un lu­jo”.

Ur­dan­ga­rín com­pa­gi­nó es­te tra­ba­jo, en el que lle­gó a ser di­rec­tor del área de pla­ni­fi­ca­ción y desa­rro­llo, con su ini­cia­ti­va al fren­te del Ins­ti­tu­to Nóos, con Die­go To­rres co­mo so­cio prin­ci­pal des­de 2002. Aho­ra la Fis­ca­lía que in­ves­ti­ga al es­po­so de la in­fan­ta Cris­ti­na ha am­plia­do sus pes­qui­sas a Kan­tar Me­dia, la an­ti­gua TNS So­fres, por el pre­sun­to ama­ño de un con­tra­to con el Go­bierno ba­lear (tan­to la ofer­ta ga­na­do­ra co­mo las dos per­de­do­ras se re­mi­tie­ron des­de el mis­mo fax: el de la se­de del Ins­ti­tu­to Nóos en Bar­ce­lo­na), así co­mo a Mo­tor­press y Oc­ta­gon Ese­dos, se­gún ha pu­bli­ca­do ele­co­no­mis­ta, con el fin de sa­ber si es­tas com­pa­ñías es­tán im­pli­ca­das en los ne­go­cios par­ti­cu­la­res del du­que de Pal­ma o si sacó pro­ve­cho de las mis­mas pa­ra su en­tra­ma­do em­pre­sa­rial con el que cap­tó fon­dos pú­bli­cos y pri­va­dos de de­ce­nas de ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, ins­ti­tu­cio­nes y en­ti­da­des pri­va­das por to­da Es­pa­ña usan­do el nom­bre de la Ca­sa Real.

Ur­dan­ga­rín se va a en­fren­tar se­gu­ra­men­te a un tor­tuo­so pro­ce­so le­gal que se­rá lar­go y com­pli­ca­do. Ha ele­gi­do co­mo abo­ga­do a Ma­rio Pas­cual Vi­ves, un co­no­ci­do pe­na­lis­ta ca­ta­lán, qui­zás in­tu­yen­do que tan­to la pre­sun­ta eva­sión fis­cal a pa­raí­sos co­mo Be­li­ce co­mo la su­pues­ta mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos pue­den te­ner con­se­cuen­cias pe­na­les pa­ra él, un es­ce­na­rio que na­die en Zar­zue­la se quie­re ima­gi­nar a día de hoy.

Por lo pron­to, el fu­tu­ro la­bo­ral de Ur­dan­ga­rín en Washington pen­de de un fino hi­lo, pues el có­di­go deon­to­ló­gi­co de su ac­tual em­pre­sa no per­mi­te que sus al­tos car­gos es­tén impu­tados. Ade­más, la in­fan­ta Cris­ti­na es­tá muy dis­gus­ta­da con el ca­riz de los acon­te­ci­mien­tos y en su en­torno se vuel­ve a ha­blar de un nue­vo dis­tan­cia­mien­to en­tre am­bos, se­gún ha sa­bi­do Tiem­po. Quie­nes ya se han ale­ja­do pru­den­te­men­te de Ur­dan­ga­rín son el Rey y el Prín­ci­pe de As­tu­rias. Nin­guno de los dos se ha reuni­do con él des­de que el 7 de no­viem­bre es­ta­lla­ra el ca­so con el re­gis­tro de la se­de Nóos en Bar­ce­lo­na, a pe­sar de que han sa­li­do va­rias in­for­ma­cio­nes en es­te sen­ti­do, y ha si­do la in­fan­ta Cris­ti­na la que ha me­dia­do en­tre el du­que de Pal­ma y la Fa­mi­lia Real cuan­do se le ha querido trans­mi­tir al­gún men­sa­je o con­se­jo.

El pro­pio Spot­torno sub­ra­yó va­rias ve­ces a los pe­rio­dis­tas que la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do “es uni­per­so­nal y no co­lec­ti­va”, en un in­ten­to bien cla­ro del mo­nar­ca por de­sen­ten­der­se del pa­sa­do em­pre­sa­rial y pre­vi­si­ble fu­tu­ro pro­ce­sal de su yerno. A don Juan Car­los le hu­bie­ra gus­ta­do po­ner es­te cor­ta­fue­gos mu­cho an­tes, pe­ro aho­ra cree que con su reac­ción por bo­ca de Spot­torno -a quien ha fe­li­ci­ta­do por su tra­ba­jo- ha con­se­gui­do se­pa­rar a la Co­ro­na del ca­so Ur­dan­ga­rín, aunque nun­ca po­drá ha­cer­lo del to­do. “Así son las co­sas. Es co­mo cuan­do al­guien tie­ne un hi­jo y le pue­de que­rer más o me­nos, pe­ro no pue­de de­jar de ser hi­jo”, pu­so co­mo ejem­plo el je­fe de la Ca­sa del Rey.

Au­to­crí­ti­ca.

El cos­te de ello es una con­cien­zu­da au­to­crí­ti­ca por par­te de La Zar­zue­la. “No es sano evi­tar la au­to­crí­ti­ca: de­be­mos sa­car con­se­cuen­cias y co­rre­gir­las”, re­co­no­ció Spot­torno des­pués de que se ha­ya tam­ba­lea­do uno de los pi­la­res, el de la ejem­pla­ri­dad, que ha guia­do a la Co­ro­na des­de ha­ce 36 años.

En es­ta lí­nea, y ade­lan­tán­do­se a lo que le pu­die­ran pe­dir va­rios gru­pos po­lí­ti­cos en las con­sul­tas de es­ta se­ma­na, la Ca­sa Real se ha com­pro­me­ti­do a pu­bli­car es­te di­ciem­bre un des­glo­se de su pre­su­pues­to anual y a es­for­zar­se por re­du­cir­lo. Pe­ro es po­si­ble que el Rey y Spot­torno no se que­den ahí. La po­si­ción del se­cre­ta­rio de las prin­ce­sas, Car­los Gar­cía Re­ven­ga, es de­li­ca­da des­pués de ha­ber si­do te­so­re­ro del Ins­ti­tu­to Nóos cuan­do se pro­du­je­ron los pre­sun­tos he­chos de­lic­ti­vos. Y al­go pa­re­ci­do le su­ce­de a su su­pe­rior je­rár­qui­co, el ge­ne­ral Jo­sé Ca­bre­ra, muy cri­ti­ca­do tras el li­bro de Pi­lar Ur­bano so­bre la rei­na So­fía y que co­mo je­fe de Gar­cía Re­ven­ga de­be­ría ha­ber co­no­ci­do las ac­ti­vi­da­des de Ur­dan­ga­rín.

En­fa­do del Prín­ci­pe. El Prín­ci­pe de As­tu­rias aler­tó en La Zar­zue­la del pe­li­gro que ha­bía en los ne­go­cios de Ur­dan­ga­rín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.