Cuen­tas cla­ras

Tiempo - - OPINIÓN - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

cuen­tas cla­ras, puer­tas abier­tas y mano fir­me. Des­de La Zar­zue­la, el je­fe de la Ca­sa, Ra­fael Spot­torno, ha anun­cia­do trans­pa­ren­cia pa­ra que se co­noz­ca con de­ta­lle el des­tino de la asig­na­ción que re­ci­be ca­da año la Co­ro­na de las ar­cas del Es­ta­do. Se tra­ta de cum­plir una an­ti­gua pro­me­sa y de po­ner de re­lie­ve que el he­cho de que ese di­ne­ro (8,4 mi­llo­nes de eu­ros en el ac­tual ejer­ci­cio) no es­té so­me­ti­do a la fis­ca­li­za­ción del Tri­bu­nal de Cuen­tas no equi­va­le a una ar­bi­tra­ria ba­rra li­bre eco­nó­mi­ca en la más al­ta ins­ti­tu­ción de la so­be­ra­nía na­cio­nal, de ga­ran­tía de la uni­dad de Es­pa­ña y de ar­bi­tra­je y sal­va­guar­dia de los in­tere­ses co­lec­ti­vos. Al­gu­nos pue­den de­cir que el cum­pli­mien­to de es­te com­pro­mi­so de trans­pa­ren­cia, anun­cia­do y apla­za­do des­de ha­ce al­gún tiem­po, es opor­tu­nis­ta, y que es una ma­nio­bra pa­ra ate­nuar el efec­to del ca­so Ur­dan­ga­rín. Y otros man­tie­nen que se tra­ta de una res­pues­ta cohe­ren­te con la dra­má­ti­ca si­tua­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la: un con­tex­to en que la Co­ro­na tam­bién de­be ser ejem-

Na­da me­jor pa­ra la mo­nar­quía que la ho­mo­lo­ga­ción de su sis­te­ma de con­trol al del res­to de las ins­ti­tu­cio­nes

plar, no so­lo con la pre­sun­ción de la bue­na pra­xis en su ad­mi­nis­tra­ción, de la so­li­da­ria aus­te­ri­dad en sus gas­tos, sino tam­bién en la ex­hi­bi­ción de unos nú­me­ros en que fi­gu­ran de­ta­lla­da­men­te pre­su­pues­tos y gas­tos. La luz nun­ca es enemi­ga de la ver­dad sino su me­jor cóm­pli­ce, y na­da me­jor pa­ra ga­ran­ti­zar el pres­ti­gio de la Mo­nar­quía de to­dos que la ho­mo­lo­ga­ción de su sis­te­ma de con­trol al del res­to de las ins­ti­tu­cio­nes.

Es­te no es un asun­to de debate en­tre mo­nár­qui­cos y re­pu­bli­ca­nos, ni si­quie­ra en­tre juan­car­lis­tas mi­li­tan­tes y es­pa­ño­les es­cép­ti­cos y du­bi­ta­ti­vos so­bre el fu­tu­ro de la Co­ro­na. La ac­tua­li­dad ha de­mos­tra­do, con he­chos evi­den­tes, que en la Fuen­teo­ve­ju­na es­pa­ño­la to­dos los pies son de ba­rro, y que lo más efi­caz y lo más jus­to es aten­der al cla­mor so­cial que pi­de mano fir­me y cuen­tas cla­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.