Con­se­cuen­cias del ca­so Ur­dan­ga­rín

Las fil­tra­cio­nes del su­ma­rio han con­tri­bui­do a ha­cer del asun­to una bom­ba de re­lo­je­ría con­tra la Co­ro­na.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

su ma­jes­tad el rey Juan Car­los pro­ba­ble­men­te abor­da­rá el ca­so Ur­dan­ga­rín en su dis­cur­so de No­che­bue­na, en el que, tra­di­cio­nal­men­te, sue­le pa­sar re­vis­ta a los prin­ci­pa­les acon­te­ci­mien­tos que ha vi­vi­do el país du­ran­te el año que es­tá a pun­to de ter­mi­nar y que han mar­ca­do, en cier­to mo­do, la vi­da po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial es­pa­ño­la.

En es­ta oca­sión, en el par­ti­cu­lar an­nus ho­rri­bi­lis que ha te­ni­do que vi­vir don Juan Car­los –con dos ope­ra­cio­nes, una de ro­di­lla y otra en el ten­dón de Aqui­les, tras la in­ter­ven­ción de pul­món, me­ses an­tes, pa­ra ex­tir­par­le un nó­du­lo–, se ha vis­to sor­pren­di­do por las con­se­cuen­cias que pa­ra la mo­nar­quía y pa­ra la Co­ro­na han te­ni­do las su­ce­si­vas fil­tra­cio­nes de las in­ves­ti­ga­cio­nes que el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Pal­ma de Ma­llor­ca y la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, es­tán rea­li­zan­do, des­de ha­ce años, en torno a las ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les de su yerno Iña­ki

Ur­dan­ga­rín, ca­sa­do con su hi­ja me­nor, la in­fan­ta Cris­ti­na, sép­ti­ma en la lí­nea de su­ce­sión a la Co­ro­na, y por ne­go­cios na­da cla­ros con au­to­no­mías (es­pe­cial­men­te en Ba­lea­res y Va­len­cia, don­de sus dos ex­pre­si­den­tes, Jau­me Ma­tas y

Fran­cis­co Camps, es­tán pro­ce­sa­dos por ca­sos de co­rrup­ción o cohe­cho), ayun­ta­mien­tos, em­pre­sas pri­va­das o li­ga­das a la Ad­mi­nis­tra­ción e, in­clu­so, con clubs de fút­bol o con la po­lé­mi­ca SGAE (So­cie­dad Ge­ne­ral de Au­to­res y Edi­to­res), cu­yo ex­pre­si­den­te, Teddy Bau­tis­ta, tam­bién es­tá pro­ce­sa­do y a la es­pe­ra de jui­cio. las in­ves­ti­ga­cio­nes que se vie­nen rea­li­zan­do des­de me­ses an­tes de que el ma­tri­mo­nio Ur­dan­ga­rín-bor­bón de­ci­die­se tras­la­dar su re­si­den­cia a Washington, lu­gar en el que Te­le­fó­ni­ca ha ins­ta­la­do al du­que de Pal­ma co­mo res­pon­sa­ble de la com­pa­ñía en Es­ta­dos Uni­dos, han con­ver­ti­do a Iña­ki Ur­dan­ga­rín, el yerno ideal, en un po­si­ble im­pli­ca­do en de­li­tos de trá­fi­co de in­fluen­cias, frau­de a la Ad­mi­nis­tra­ción, fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos, mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos, de­li­tos fis­ca­les y blan­queo de ca­pi­ta­les, por los que pue­de ser con­de­na­do a más de 15 años de pri­sión.

Las fil­tra­cio­nes del su­ma­rio que per­ma­ne­ce se­cre­to, el de­ta­lle de al­gu­nas de las ope­ra­cio­nes en las que se ha uti­li­za­do la ima­gen de la Ca­sa Real,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.