Los qui­nie­lis­tas

Tiempo - - OPINIÓN - ELISA BENI

país lo­co por el fút­bol y con la es­pe­ran­za pues­ta en la apues­ta que sa­que del apu­ro. Aho­ra es tiem­po de abe­tos y de qui­nie­las. La Li­ga pa­ra en Na­vi­dad, pe­ro buenos son unos mi­nis­tra­bles pa­ra dar­le a la cru­ce­ci­ta. Apos­tan­tes al nue­vo Go­bierno, co­mo de los otros, exis­ten va­rias cla­ses. Los que tie­nen al­gu­na po­si­bi­li­dad de ga­nar. Esos que, al me­nos, han se­lla­do la qui­nie­la, y que es­tán ner­vio­sos y ca­li­bran­do ca­da da­to, ca­da re­sul­ta­do par­cial, so­ñan­do con el mo­men­to en que tal vez su bo­le­to sea el de la suerte. Soy cons­cien­te de que es­ta par­te del sí­mil, la de la for­tu­na, se­ría dis­cu­ti­ble, da­do el ma­rro­na­zo que tie­nen por de­lan­te. El que es­pe­ra de­ses­pe­ra y ellos se es­tre­me­cen si oyen mur­mu­rar su nom­bre -por si eso los eli­mi­na- y se re­con­co­men si no lo oyen, por si es­tán des­car­ta­dos.

Hay otra suerte de apos­tan­tes que desean adi­vi­nar los re­sul­ta­dos pe­ro que no tie­nen chan­ce al­gu­na. Ni si­quie­ra han echa­do la qui­nie­la, so­lo quie­ren sa­ber con an­ti­ci­pa­ción quién se­rá el ga­na­dor pa­ra ha­cer­le la pe­lo­ta an­tes de que re­ci­ba el pre­mio gor­do. Es­ta es­pe­cie, más abun­dan­te de lo que ca­bría es­pe­rar con un po­co de de­cen­cia. Vie­nen lue­go los en­ten­di­dos, que pre­ten­den acer­tar­los pa­ra po­der va­na­glo­riar­se des­pués de lo lis­tos que son, y se­gu­ros de que, si ye­rran, las aguas del fu­tu­ro se lle­va­rán sus osa­días. Y, por úl­ti­mo, es­tán los ob­ser­va­do­res. A esos les bas­ta con es­pe­rar a que un in­for­ma­ti­vo les dé los re­sul­ta­dos el día con­ve­ni­do. Su in­te­rés por esa lis­ta re­si­de ex­clu­si­va­men­te en sa­ber qué ti­po de fu­tu­ro nos la­bra­rá Ra­joy y quié­nes se en­car­ga­rán de ma­te­ria­li­zar­lo. Ca­da 1 o X o 2 les da­rá una pis­ta. Esos son, de le­jos, los que más tie­nen que per­der o que ga­nar. Yo, lo con­fie­so, no soy fut­bo­le­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.