“Reino Uni­do se des­li­za por la pen­dien­te del eu­ro­es­cep­ti­cis­mo y la eu­ro­fo­bia”

Tiempo - - ENTREVISTA -

¿Có­mo ca­li­fi­ca­ría el acuer­do que al­can­zó el Con­se­jo Europeo?

En­tien­do la ló­gi­ca con la que tra­ba­ja el Con­se­jo y que va­lo­re que es me­jor un acuer­do que nin­guno. Pe­ro co­mo so­cia­lis­ta europeo de­plo­ro que sea una res­pues­ta par­cial, in­su­fi­cien­te y ses­ga­da. Par­cial, por­que no aco­me­te el pro­ble­ma de fon­do, que es la de­bi­li­dad con la que na­ció el eu­ro, ca­ren­te de una he­rra­mien­ta po­lí­ti­ca pa­ra su de­fen­sa fren­te a los sal­tea­do­res de ca­mi­nos, los mer­ca­dos. In­su­fi­cien­te, por­que el di­rec­to­rio ger­mano-fran­cés que ha­bla con acen­to ale­mán ha im­pues­to una ver­sión re­duc­ti­va de lo que lla­man unión fis­cal. Ses­ga­da, por­que sir­ve a los in­tere­ses de Ale­ma­nia y la gen­te tie­ne de­re­cho a sa­ber que mien­tras Ale­ma­nia se fi­nan­cia en­tre el 0% y el 1%, cuan­do no con in­tere­ses ne­ga­ti­vos, es­tá im­po­nien­do a los paí­ses con di­fi­cul­ta­des ti­pos de in­te­rés usu­re­ros, ra­ya­nos en el 7%, y to­da­vía pro­mue­ven una re­for­ma de los tra­ta­dos que pre­ten­de im­po­ner sanciones a los paí­ses con ma­yo­res di­fi­cul­ta­des.

¿En­ton­ces por qué Es­pa­ña se ha uni­do a ese acuer­do? In­sis­to en que en­tien­do la ló­gi­ca en la re­so­lu­ción del Con­se­jo.

¿Es me­jor un mal acuer­do que nin­guno?

En­tien­do que en el Con­se­jo no ha­ya una co­rre­la­ción de fuer­zas que per­mi­ta cam­biar el rum­bo de las co­sas, pe­ro co­mo so­cia­lis­ta europeo mi obli­ga­ción es sub­ra­yar que los so­cia­lis­tas eu­ro­peos he­mos ve­ni­do opo­nien­do a to­do es­te desas­tro­so ma­ne­jo de la cri­sis un re­la­to al­ter­na­ti­vo, con un ho­ri­zon­te al­ter­na­ti­vo, con un diag­nós­ti­co dis­tin­to, con una es­tra­te­gia dis­tin­ta y con unas re­ce­tas com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes a las que ha im­pues­to el di­rec­to­rio ger­ma­no­fran­cés.

En Es­pa­ña go­ber­na­ba un pre­si­den­te so­cia­lis­ta.

Es un he­cho que los es­ca­sos mi­nis­tros so­cial­de­mó­cra­tas han si­do so­me­ti­dos a un es­ta­do de si­tio que ha ido res­trin­gien­do su mar­gen de ma­nio­bra. Na­da de lo que ha pa­sa­do es inocen­te. Los so­cia­lis­tas eu­ro­peos de­plo­ra­mos que los pri­me­ros mi­nis­tros so­cia­lis­tas no ha­yan po­di­do con­for­mar una mi­no­ría de re­sis­ten­cia. En el Par­la­men­to europeo tam­bién exis­te una ma­yo­ría de la de­re­cha, pe­ro los so­cia­lis­tas eu­ro­peos es­ta­mos mar­can­do una lí­nea en­tre su en­fo­que y el nues­tro, y ade­más es­ta­mos di­cien­do que el que ellos es­tán im­po­nien­do no nos es­tá sa­can­do de la cri­sis.

¿Qué le pa­re­ce ese no del Reino Uni­do y qué con­se­cuen­cias ten­drá?

Es ilus­tra­ti­vo del mal es­ta­do en que se en­cuen­tra la cons­truc­ción y la res­pues­ta eu­ro­pea fren­te a la cri­sis el que la úni­ca di­so­nan­cia cla­ra fren­te a los acuer­dos al­can­za­dos ha­ya si­do la del Reino Uni­do por las ra­zo­nes equi­vo­ca­das. El Reino Uni­do, re­pre­sen­ta­do en el Con­se­jo con su Go­bierno con­ser­va­dor, res­pon­de a un ins­tin­to atá­vi­co pro­tec- cio­nis­ta de los in­tere­ses fi­nan­cie­ros y es­pe­cu­la­ti­vos con­cen­tra­dos en la City. Es la­men­ta­ble que es­té de la mano de su Go­bierno con­ser­va­dor des­li­zán­do­se por la pen­dien­te, no ya del eu­ro­es­cep­ti­cis­mo, sino de la eu­ro­fo­bia que des­ti­lan los ta­bloi­des bri­tá­ni­cos, que res­trin­gen de ma­ne­ra muy con­si­de­ra­ble el mar­gen de ma­nio­bra de cual­quier Eje­cu­ti­vo bri­tá­ni­co en lo re­la­ti­vo a los asun­tos eu­ro­peos.

¿Qué va a pa­sar a par­tir de aho­ra?

Nin­guno de los re­me­dios par­cia­les, in­su­fi­cien­tes y ses­ga­dos que he­mos ve­ni­do pa­de­cien­do es­tán a la al­tu­ra de los desafíos que afron­ta­mos, y to­dos ellos a ex­pen­sas de la no­ta que el lu­nes si­guien­te de­ban po­ner­nos los mer­ca­dos. El ori­gen del pro­ble­ma en nin­gún ca­so es el dé­fi­cit, que es so­lo un sín­to­ma, es el co­lap­so de la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra pro­vo­ca­da por una eco­no­mía fi­nan­cie­ra que cre­cía 50 ve­ces por en­ci­ma de la pro­duc­ti­va. La re­for­ma de los tra­ta­dos que nos ha­ce fal­ta es la que ata­ja el pro­ble­ma de raíz, dán­do­le al Ban­co Cen­tral Europeo el pa­pel pro­mi­nen­te que no ha desem­pe­ña­do, ca­paz de com­prar di­rec­ta­men­te deu­da de los Es­ta­dos miem­bros, ca­paz de fi­nan­ciar con el Ban­co Europeo de In­ver­sio­nes los pro­yec­tos y los es­tí­mu­los se­lec­ti­vos que per­mi­tan re­cu­pe­rar la sen­da del cre­ci­mien­to y la ge­ne­ra­ción de em­pleo.

¿Es­ta­mos asis­tien­do al fin del eu­ro?

No de­be su­ce­der, y ha­ce tiem­po que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.