Un rincón sa­gra­do y es­tre­lla­do

Cuan­do em­pren­dí mi via­je ha­cia San­tia­go, ha­ce cer­ca de 30 años, la luz de las es­tre­llas era la úl­ti­ma co­sa que te­nía en la ca­be­za.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

hoy en día exis­ten in­fi­ni­dad de me­dios de trans­por­te in­creí­bles. Los bi­lle­tes de avión son más ba­ra­tos que nun­ca y con­du­cir por las nue­vas au­to­pis­tas eu­ro­peas pue­de re­sul­tar un ver­da­de­ro pla­cer. Pe­ro de to­das las ciu­da­des del mun­do que co­noz­co, San­tia­go de Com­pos­te­la es la úni­ca a la que se lle­ga me­jor... a pie. Igual que, al me­nos una vez en la vi­da, a ca­da mu­sul­mán se le exi­ge vol­ver so­bre los pa­sos de su pro­fe­ta Maho­ma des­de La Me­ca has­ta Me­di­na, los cris­tia­nos del pri­mer mi­le­nio sa­bían que la ben­di­ción y la in­dul­gen­cia es­pe­ra­ba a aque­llos que rea­li­za­ban al me­nos una de las tres pe­re­gri­na­cio­nes sa­gra­das de la fe. La pri­me­ra con­du­cía a la tum­ba de San Pe­dro en Ro­ma, por el que los via­je­ros –o ro­me­ros- por­ta­ban el sím­bo­lo de la cruz. Al re­co­rrer el se­gun­do de los ca­mi­nos de la fe, los de­vo­tos lle­va­ban ho­jas de pal­ma a la tum­ba de Cris­to en Je­ru­sa­lén, tal y co­mo hi­cie­ron sus an­te­pa­sa­dos dos mi­le­nios atrás pa­ra re­ci­bir a Je­sús a su lle­ga­da a la Ciu­dad San­ta. El úl­ti­mo de los ca­mi­nos era el que con­du­cía a la tum­ba de San­tia­go, cu­yos res­tos mor­ta­les fue­ron en­con­tra­dos una no­che, en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, des­pués de que un pastor su­mi­do en una re­ve­la­ción tu­vie­ra la vi­sión de un cam­po bri­llan­te ba­jo la luz de las es­tre­llas.

Se creía que, al igual que San­tia­go, la Vir­gen Ma­ría tam­bién ha­bía ido a ese lu­gar po­co des­pués de la muer­te de Cris­to a di­fun­dir las en­se­ñan­zas del Evan­ge­lio y con­ver­tir al­mas al cris­tia­nis­mo. El lu­gar fue lla­ma­do Com­pos­te­la –el cam­po es­tre­lla­do- y allí, al po­co tiem­po, na­ció una ciu­dad que se con­vir­tió en un imán pa­ra los de­vo­tos de to­da la cris­tian­dad. Co­no­ci­dos co­mo pe­re­gri­nos, su sím­bo­lo era una con­cha. En su épo­ca de má­xi­mo apo­geo, en el si­glo XVI, San­tia­go de Com­pos­te­la atraía des­de to­dos los rin­co­nes de Eu­ro­pa a más de un mi­llón de pe­re­gri­nos al año guia­dos úni­ca­men­te por la luz de la Vía Lác­tea. Por sus ca­mi­nos tran­si­ta­ron cre­yen­tes hu­mil­des e ilus­tres, ca­so de Car­lo­magno, san Fran­cis­co de Asís e Isa­bel de Cas­ti­lla.

Cuan­do em­pren­dí mi via­je ha­cia San­tia­go, ha­ce cer­ca de 30 años, la luz de las es­tre­llas era la úl­ti­ma co­sa que te­nía en la ca­be­za. Pe­ro allí es­ta­ba yo, una tar­de, en un ca­fé de León, ro­dea­do de via­je­ros apa­sio­na­dos que con­ta­ban sus his­to­rias de via­je. El pue­blo de Saint Pied de Port que­da­ba ya ki­ló­me­tros atrás y es­ta­ba a me­nos de me­dio ca­mino de San­tia­go. En cues­tión de días iba a cum­plir 39 años y, aunque aún no era cons­cien­te de lo que me iba a su­ce­der, a par­tir de ese mo­men­to na­da en mi vi­da vol­ve­ría a ser igual. Sin em­bar­go, allí, en el ca­mino, el pai­sa­je se mos­tra­ba an­te mí mo­nó­tono y plano. Al vol­ver la vista, na­da cam­bia­ba ex­cep­to por las hue­llas de mis pro­pias pi­sa­das gra­ba­das so­bre el pol­vo que el vien­to bo­rra­ría al caer la no­che. To­do se me an­to­ja­ba su­rrea­lis­ta. “¿Qué es­toy ha­cien­do aquí?”, me pre­gun­ta­ba.

Esa pre­gun­ta me per­se­gui­ría du­ran­te se­ma­nas. ¡Qué ab­sur­da una pe­re­gri­na- ción a pie en los al­bo­res del si­glo XXI! Yo per­se­guía mi sue­ño: des­de que era un ni­ño que­ría ser es­cri­tor, pe­ro ¿es­ta­ba real­men­te pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer lo que im­pli­ca­ba? Des­pués de to­do, re­sul­ta mu­cho más có­mo­do y me­nos arries­ga­do te­ner un sue­ño, aho­ra bien, in­ten­tar vi­vir­lo pue­de con­lle­var frustración o de­rro­tas. Ade­más, ya no era un ni­ño... Pe­ro, a pe­sar de mis du­das, con­ti­nué ha­cia de­lan­te. Mi via­je a San­tia­go se con­vir­tió en mi pri­mer li­bro, El pe­re­grino, y abrió la puer­ta a mu­chos otros.

Uno pue­de es­cri­bir y res­cri­bir cien­tos de his­to­rias en su ca­be­za a lo lar­go de 25 días y 800 ki­ló­me­tros. Du­ran­te el ca­mino vi­si­té mu­chas ca­sas de hués­pe­des y me cru­cé con cen­te­na­res de pe­re­gri­nos de to­das las eda­des, to­dos con con­chas delatoras. Co­no­cí a pa­re­jas que ce­le­bra­ban sus bo­das de oro, char­lé con hom­bres de ne­go­cios es­tre­sa­dos que ha­bían de­ci­di­do dar­se un res­pi­ro y re­pen­sar sus vi­das. Allá don­de fui, ha­bía estudiantes y gen­te jo­ven de to­das las par­tes del mun­do des­cu­brien­do el re­ga­lo que su­po­nía re­unir­se y mez­clar­se con sus se­me­jan­tes. A un día a pie de San­tia­go, re­cor­dé la pe­que­ña co­li­na, el mon­te Ma­rio, so­bre la que los pe­re­gri­nos es­ca­lan pa­ra vis­lum­brar por pri­me­ra vez des­de su ci­ma la ciu­dad icó­ni­ca y su in­men­sa ca­te­dral, al fi­nal de la Vía Lác­tea, cu­yas an­tor­chas han alum­bra­do el ca­mino de su in­creí­ble via­je. A me­dia­dos de los años ochen­ta, ape­nas 400 per­so­nas al año fi­na­li­za­ban el Ca­mino de San­tia­go, co­mo yo hi­ce. Ya en 2010, al­re­de­dor de 450 pe­re­gri­nos lle­ga­ban a San­tia­go ca­da día.

La igle­sia de pie­dra ha per­ma­ne­ci­do in­mu­ta­ble du­ran­te si­glos. En cam­bio, al fi­nal del via­je, es el pe­re­grino el que ha cam­bia­do. En el ca­mino, ca­da via­je­ro des­cu­bre lo po­co que se ne­ce­si­ta en la vi­da. Tras tres días ca­mi­nan­do, to­do el mun­do ter­mi­na des­ha­cién­do­se de la mi­tad del pe­so de su mo­chi­la. Ali­ge­rar la car­ga, pre­ser­var el cuer­po y cui­dar el al­ma. Esas son las lec­cio­nes de San­tia­go de Com­pos­te­la, la ciu­dad que es­pe­ra al fi­nal de un ca­mino que de­be re­co­rrer­se a pie, co­mo ha su­ce­di­do du­ran­te si­glos, pa­so a pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.