La ca­ra in­vi­si­ble del eu­ro

El acuer­do lo­gra­do pa­ra con­te­ner el dé­fi­cit en la úl­ti­ma cum­bre eu­ro­pea ha si­do cri­ti­ca­do por in­su­fi­cien­te. Pe­ro el eu­ro si­gue fun­cio­nan­do. ¿Quién es­tá de­trás de la mo­ne­da?

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS

Ha si­do su­fi­cien­te la úl­ti­ma cum­bre eu­ro­pea y sus de­ci­sio­nes pa­ra aca­bar con los pro­ble­mas del eu­ro? No. Esa es una opi­nión uná­ni­me de los ana­lis­tas. De los que es­tán a fa­vor de que los mer­ca­dos man­den y de los que pien­san que los mer­ca­dos no de­ben man­dar tan­to. Pa­ra los pri­me­ros, los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno de la Unión Eu­ro­pea no han si­do ca­pa­ces de de­jar me­ri­dia­na­men­te cla­ro que nin­gún miem­bro del eu­ro in­ten­ta­rá nun­ca una aven­tu­ri­lla eco­nó­mi­ca en so­li­ta­rio, por­que no se ha pro­gra­ma­do la for­ma­ción de un au­tén­ti­co Go­bierno eco­nó­mi­co europeo. Pa­ra los de­trac­to­res del po­der de los in­ver­so­res, por el con­tra­rio, la cum­bre no ha pues­to a los especuladores en su si­tio. Y aquí sur­ge de nue­vo la pre­gun­ta ¿Ha ser­vi­do pa­ra al­go la fa­mo­sa reunión?

De­pen­de de có­mo se mi­re. Los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno han de­ja­do cla­ro que sal­vo en el ca­so de Gre­cia nin­gún otro país de la zo­na eu­ro se en­fren­ta­rá nun­ca a te­ner que pe­dir que le per­do­nen par­te de su deu­da. Es de­cir, que ga­ran­ti­zan que no ha­brá nue­vas quie­bras, con­tro­la­das o no, de paí­ses de la Eu­ro­zo­na. ¿Se lo han creí­do los mer­ca­dos? So­lo a me­dias. Y, ¿por qué? Pues por una sen­ci­lla ra­zón: un Es­ta­do es al fi­nal co­mo una fa­mi­lia. Si tie­ne mu­chas deu­das de­be preo­cu­par­se de re­du­cir­las pa­ra que el pa­go de los in­tere­ses no se lle­ve el suel­do del mes. Pe­ro si to­dos se de­di­can a aho­rrar co­mo au­tén­ti­cos po­se­sos y no sa­len ni a bus­car tra­ba­jo, al fi­nal los in­gre­sos no lle­gan y en­ton­ces el pa­go de la deu­da se­rá un au­tén­ti­co pro­ble­ma.

Di­cho de otra ma­ne­ra, “las po­lí­ti­cas de ajus­te pa­ra re­du­cir la deu­da y el dé­fi­cit de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas de los Es­ta­dos tie­nen que ir acom­pa­ña­das de al­gu­nas me­di­das que evi­ten el co­lap­so de la eco­no­mía real, del con­su­mo y de la crea­ción de em­pleo, por­que so­lo así se lo­gra­rá que esos mis­mos Es­ta­dos pue­dan re­cau­dar más al au­men­tar la gen­te que pa­ga im­pues­tos. Lo con­tra­rio ha­rá im­po­si­ble que al­gu­nos paí­ses re­duz­can de ver­dad su deu­da, y los mer­ca­dos lo sa­ben”. Esa es, al me­nos, la opi­nión de un ana­lis­ta de un ban­co de in­ver­sión ex­tran­je­ro con su­cur­sa­les en to­da Eu­ro­pa. Y tam­bién pa­re­ce ser la opi­nión del nue-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.