La pa­re­ja del año

Las re­ce­tas de Mer­kel y Sar­kozy com­pli­can la exis­ten­cia a un Ra­joy cu­yo ob­je­ti­vo de­be ser re­du­cir sus­tan­cial­men­te el pa­ro.

Tiempo - - ECONOMÍA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Bien es­tá que asu­ma­mos las con­se­cuen­cias de ha­ber vi­vi­do por en­ci­ma de nues­tras po­si­bi­li­da­des y que acep­te­mos co­mo inevi­ta­bles sa­cri­fi­cios de to­da ín­do­le. La fé­rrea dis­ci­pli­na im­pues­ta des­de Ber­lín y París tie­ne sus as­pec­tos po­si­ti­vos: tras­la­da el men­sa­je de que es­to va en se­rio, de que ur­ge re­vi­sar el mo­de­lo de cre­ci­mien­to europeo. En lo eco­nó­mi­co, el dis­cur­so es in­ape­la­ble. Fal­tan por ver los efec­tos co­la­te­ra­les que va a pro­vo­car en lo so­cial y en lo po­lí­ti­co. Hay que cons­truir una nue­va Eu­ro­pa, par­tien­do de lo eco­nó­mi­co, sí, pe­ro, ¿eso in­clu­ye que ten­ga­mos que re­nun­ciar a los va­lo­res que han he­cho de la Eu­ro­pa de­mo­crá­ti­ca un mo­de­lo pa­ra el res­to del mun­do?

Mé­to­dos y pla­zos.

Los ob­je­ti­vos fi­ja­dos en la cum­bre del pa­sa­do 9 de di­ciem­bre son loa­bles, pe­ro in­sa­tis­fac­to­rios. La dis­cu­sión no es ya si la re­duc­ción del dé­fi­cit y de la deu­da son ajus­tes ne­ce­sa­rios, que lo son, sino el cuán­do y el có­mo lle­var­los a ca­bo; o sea, los pla­zos y mé­to­dos ele­gi­dos pa­ra al­can­zar el equi­li­brio de las cuen­tas pú­bli­cas y re­cu­pe­rar la sen­da del cre­ci­mien­to. Mer­kel y Sar­kozy han sa­cra­li­za­do los ajus­tes, au­to­ri­za­ron la eje­cu­ción po­lí­ti­ca de Pa­pan­dreu y Ber­lus­co­ni y su sus­ti­tu­ción por téc­ni­cos ben­de­ci­dos por el Ban­co Cen­tral, pe­ro sus re­ce­tas pe­can en ex­ce­so de dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co y des­po­tis­mo ilus­tra­do. ¿En qué par­te de la ho­ja de ru­ta del ga­lo y la teu­to­na es­tán las cla­ses me­dias, la Eu­ro­pa so­cial y tra­ba­ja­do­ra, el res­pe­to a las re­glas de la de­mo­cra­cia?

Es­cri­bía Félix Ovejero Lu­cas que “pa­ra una par­te im­por­tan­te del pen­sa­mien­to con­ser­va­dor la de­mo­cra­cia pue­de pres­cin­dir de los ciu­da­da­nos. In­clu­so más: es me­jor que pres­cin­da”. Al­go de eso hay en la po­se cóm­pli­ce y en las de­ci­sio­nes im­pues­tas en es­tos me­ses por la pa­re­ja del año: un cier­to des­pre­cio ha­cia los de­más so­cios de la Unión, a quie­nes se exi­ge fia­bi­li­dad fi­nan­cie­ra no pa­ra ase­gu­rar de­re­chos, sino pa­ra ga­ran­ti­zar en un fu­tu­ro el su­pe­rá­vit co­mer­cial de fran­ce­ses y, so­bre to­do, ale­ma­nes. Da la sen­sa­ción de que pa­ra Mer­kel y Sar­kozy el fac­tor tra­ba­jo so­lo es una com­mo­dity, un apun­te con­ta­ble, un ren­glón más de la cuen­ta de re­sul­ta­dos. Esa es una cues­tión que Ma­riano Ra­joy de­be afron­tar cuan­to an­tes. Por­que pa­ra Es­pa­ña el em­pleo es mu­cho más que una ci­fra. Es el ser o no ser. Y las po­lí­ti­cas de Mer­kozy, ga­ran­tes de la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca pe­ro ra­len­ti­za­do­ras del cre­ci­mien­to (de los de­más), pue­den lle­var­se por de­lan­te an­tes de tiem­po al más no­vel y re­lu­cien­te de los go­bier­nos.

La car­ta enviada por el BCE a Za­pa­te­ro (cu­yo con­te­ni­do co­no­ce al de­di­llo Ra­joy) in­ci­de en la aus­te­ri­dad y exi­ge una se­rie de me­di­das ur­gen­tes, bue­na par­te de las cua­les tie­ne que ver con el mer­ca­do del tra­ba­jo: des­cuel­gue de los con­ve­nios co­lec­ti­vos, eli­mi­nar la vin­cu­la­ción sa­la­rios-ipc, de­va­lua­ción “com­pe­ti­ti­va” de sa­la­rios, “des­le­ga­li­zar” la con­tra­ta­ción de los más jó­ve­nes (ni sa­la­rio mí­ni­mo, ni par­ti­ci­pa­ción en los con­ve­nios)... Aho­ra se ex­pli­ca que Ar­tu­ro Fernández (CEIM) se apli­ca­ra en tor­pe­dear cual­quier acuer­do de la pa­tro­nal con los sin­di­ca­tos: “¿Es­táis gi­li­po­llas o qué? ¡Hay que es­pe­rar al nue­vo Go­bierno!”, cuen­tan que sol­tó en un co­mi­té eje­cu­ti­vo de CEOE cuan­do Juan Ro­sell de­fen­día el acuer­do con UGT y Co­mi­sio­nes Obre­ras.

El pró­xi­mo pre­si­den­te del Go­bierno de­be pro­fun­di­zar en la re­for­ma la­bo­ral. Por obli­ga­ción y por­que es­te país no pue­de se­guir so­por­tan­do el ac­tual ni­vel de pa­ro es­truc­tu­ral. Pe­ro lo que no de­be con­sen­tir -y ahí tie­nen ra­zón los sin­di­ca­tos- es en per­mi­tir que la fle­xi­bi­li­za­ción del mer­ca­do del tra­ba­jo apa­rez­ca co­mo la úni­ca so­lu­ción de to­dos nues­tros ma­les. A no ser que quie­ra asis­tir a una ace­le­ra­ción del des­cré­di­to de la po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.