Las ca­lles gri­tan con­tra Pu­tin

Las acu­sa­cio­nes de frau­de en las elec­cio­nes del 4 de di­ciem­bre han desata­do una pro­tes­ta ciu­da­da­na es­pon­tá­nea que ha sor­pren­di­do a pro­pios y ex­tra­ños.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

No ha­bía cos­tum­bre y por eso ha si­do una sor­pre­sa ver a do­ce­nas de mi­les de ru­sos ma­ni­fes­tar­se en las pla­zas de Mos­cú, San Pe­ters­bur­go, Ka­li­nin­gra­do y mu­chas otras ciu­da­des. Ha­cía 20 años que los ru­sos no sa­lían a la ca­lle, des­de los lu­mi­no­sos tiem­pos en que la pe­res­troi­ka y la glas­nost mar­ca­ron el fin de la fé­rrea dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta. Aho­ra se re­be­lan de nue­vo, bus­can po­ner fin a la au­to­cra­cia de Pu­tin y Med­vé­dev, bueno, más bien de Pu­tin, pues Med­vé­dev es so­lo el pri­mer so­lis­ta del co­ro di­ri­gi­do por el ac­tual pri­mer mi­nis­tro.

Los gri­tos se en­cen­die­ron al co­no­cer los re­sul­ta­dos ofi­cia­les de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del pa­sa­do 4 de di­ciem­bre en las que el par­ti­do Ru­sia Uni­da lo­gró una ajus­ta­da ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Las acu­sa­cio­nes de frau­de fue­ron uná­ni­mes, tan­to des­de to­dos los por­ta­vo­ces de las for­ma­cio­nes par­ti­ci­pan­tes en los co­mi­cios co­mo des­de los que que­da­ron fue­ra del cir­cui­to elec­to­ral por ra­zo­nes bu­ro­crá­ti­cas y ve­tos de dis­tin­ta na­tu­ra­le­za. An­tes de se­guir, con­vie­ne de­te­ner­se en un li­ge­ro aná­li­sis de los re­sul­ta­dos ofi­cia­les en los que, a pe­sar de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, se ve el des­hie­lo del par­ti­do de Pu­tin por su im­por­tan­te pér­di­da de apo­yos en es­tas elec­cio­nes con re­la­ción a las an­te­rio­res de 2007. En 2007, Ru­sia Uni­da ob­tu­vo el 64,30% de los vo­tos, y en las del pa­sa­do día 4, el 49,54%, lo que equi­va­le a una pér­di­da de 15 pun­tos en cin­co años, al­go que po­dría ca­li­fi­car­se de des­ca­la­bro si no ca­ye­ran des­de tan­ta al­tu­ra. Los mis­mos di­ri­gen­tes se ma­ni­fes­ta­ron sor­pren­di­dos por el re­sul­ta­do. No es­ta­ba en con­so­nan­cia con las ex­pec­ta­ti­vas, ni con el des­plie­gue de me­dios em­plea­dos pa­ra al­can­zar una vic­to­ria más ro­tun­da. Los opo­si­to­res y los es­ca­sos ob­ser­va­do­res ex­tran­je­ros de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Se­gu­ri­dad y Coo­pe­ra­ción en Eu­ro­pa (OSCE) ca­li­fi­ca­ron de frau­de el pro­ce­so y de­nun­cia­ron su ma­ni­pu­la­ción, cen­tran­do los ata­ques en Vla­di­mir Chu­rov, je­fe de la Co­mi­sión Elec­to­ral Cen­tral. Des­de en­ton­ces es­tán apa­re­cien­do mul­ti­tud de tes­ti­mo­nios fil­ma­dos en vídeo y gra­ba­dos en au­dio que co­rro­bo­ran las fun­da­das sos­pe­chas.

Cam­bio de tác­ti­ca.

Al prin­ci­pio fue­ron unos po­cos ma­ni­fes­tan­tes los que sa­lie­ron a la ca­lle y la po­li­cía uti­li­zó mé­to­dos ex­pe­di­ti­vos pa­ra di­sol­ver­los, las te­le­vi­sio­nes pú­bli­cas y las con­tro­la­das por el Go­bierno no da­ban no­ti­cias de es­tos acon­te­ci­mien­tos. En cam­bio, las re­des so­cia­les de In­ter­net se in­cen­dia­ron cla­man­do con­tra la fal­si­fi­ca­ción elec­to­ral y las ma­nio­bras an­ti­de­mo­crá­ti­cas de Pu­tin y los su­yos. A tra­vés de es­tas re­des se con­vo­có la ma­ni­fes­ta­ción del sá­ba­do día 11. To­do eran sor­pre­sas, la ria­da de ma­ni­fes­tan­tes acu­día a las pla­zas y al ver su nú­me­ro, Pu­tin y Med­vé­dev cam­bia­ron de tác­ti­ca. Que­rían evi­tar que una re­pre­sión vio­len­ta mul­ti­pli­ca­ra el ren­cor y au­men­ta­ra el nú­me­ro de in­dig­na­dos. Lle­na­ron las ca­lles de po­li­cías, pe­ro con la or­den de no in­ter­ve­nir, sal­vo que hu­bie­ra pro­vo­ca­cio­nes vio­len­tas. Los or­ga­ni­za­do­res tam­bién or­de­na­ron man­te­ner las ma­ni­fes­ta­cio­nes den­tro de coor­de­na­das pa­cí­fi­cas, pe­ro sin re­nun­ciar a los es­ló­ga­nes ra­di­ca­les. La pla­za Bo­lót­na­ya de Mos­cú se lle­nó de pan­car­tas y de cin­tas blan­cas, el co­lor sím­bo­lo de la re­be­lión. La pan­car­ta que se re­pe­tía en múl­ti­ples rin­co­nes y con más éxi­to era la que de­cía: “Con­tra el par­ti­do de los ban­di­dos y de los la­dro­nes”, alu­dien­do a la Ru­sia Uni­da de Pu­tin. Es un eslogan sim­ple, des­crip­ti­vo, ya que no bus­ca­ba ser in­ge­nio­so, co­mo ase­gu­ra­ba uno de los por­ta­do­res. Bus­ca­ba to­car las sen­si­bi­li­da­des pri­ma­rias con al­go que se co­men­ta ha­bi­tual­men­te en­tre la ciu­da­da­nía, por­que la co­rrup­ción in­va­de es­ta au­to­cra­cia a la que con­si­de­ran cla­ra­men­te in­efi­caz. Exis­te un sen­ti­mien­to ge­ne­ra­li­za­do de que na­da fun­cio­na.

A lo lar­go de las tres ho­ras que du­ró el mi­tin-ma­ni­fes­ta­ción, por la tri­bu­na des­fi­ló el más va­ria­do pai­sa­na­je de ora­do­res, no so­lo res­pon­sa­bles de los par­ti­dos au­to­ri­za­dos y no au­to­ri­za­dos sino tam­bién pin­to­res, pe­rio­dis­tas, mú­si­cos, es­cri­to­res e in­te­lec­tua­les de las más di­fe­ren­tes ga­mas. Pe­dían la anu­la­ción de las elec­cio­nes y la con­vo­ca­to­ria de nue­vos co­mi­cios, ese era el pun­to en el que coin­ci­dían to­dos, pe­ro tam­bién exi­gían la li­be­ra­ción de los pre­sos po­lí­ti­cos, la li­ber­tad de pren­sa y la le­ga­li­za­ción de los par­ti­dos ve­ta­dos por el Go­bierno. Las te­le­vi­sio­nes ru­sas, al con­tra­rio de lo que hi­cie­ron los pri­me­ros días, y co­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.