La­cri­mo­sa

La lá­gri­ma es uno de los más atá­vi­cos ges­tos, aquel que pue­de con­te­ner la ira, la fe­li­ci­dad, la ale­gría o el do­lor.

Tiempo - - CULTURA - RICARDO ME­NÉN­DEZ SAL­MÓN

la po­lí­ti­ca no so­lo es el triun­fo de lo po­si­ble o una téc­ni­ca pa­ra do­mar los ins­tin­tos. Es tam­bién un ar­te del ges­to. Des­de la an­ti­quí­si­ma es­tam­pa del ga­lo Ver­cin­ge­tó­rix rom­pien­do su es­pa­da an­te la po­tes­tad de Ju­lio César has­ta la en­tre­vis­ta que Da­vid Frost le hi­zo a Ri­chard Ni­xon y en la que el vie­jo zo­rro re­pu­bli­cano con­fe­só ha­ber men­ti­do al pue­blo de los Es­ta­dos Uni­dos, me­dia un tiem­po que no pue­de ser ce­ñi­do so­lo por los ca­len­da­rios, aunque los uni­ver­sa­les que am­bos ges­tos re­su­men -el po­der, el mie­do, la ver­güen­za, la do­mi­na­ción, la co­di­cia- so­bre­vi­ven más allá de las épo­cas y de las cos­tum­bres.

El po­lí­ti­co sa­be que su ges­to, es­cru­ta­do en el aho­ra en que su­ce­de y en el des­pués de las he­me­ro­te­cas, no es el sim­ple ges­to de otro mor­tal, sino que el car­go que lo so­por­ta y el en­torno que lo le­gi­ti­ma con­for­man una cons­te­la­ción de sig­ni­fi­ca­do in­fi­ni­ta­men­te re­so­nan­te. Si cual­quier ser hu­mano es lo que ha­ce, es­ta ver­dad pe­ro­gru­lles­ca co­bra ran­go de ce­le­bra­ción o de con­de­na en el ca­so del po­lí­ti­co. Así, por ejem­plo, una pa­la­bra -ma­ni­fes­ta­ción oral del ges­to, des­ti­la­do del ges­to, glo­sa del ges­to- se pue­de con­ver­tir en un des­tino. Bas­ta pen­sar en cier­tos afo­ris­mos que Chur­chill prohi­jó tras la ba­ta­lla de In­gla­te­rra, en la res­pues­ta con la que De Gau­lle negó cle­men­cia tras la con­de­na a muer­te de Bra­si­llach o en un Cas­tro ins­pi­ra­do con su in­su­pe­ra­ble con­clu­sión: “La His­to­ria me ab­sol­ve­rá”.

Las lá­gri­mas de El­sa For­na­ro, la mi­nis­tra de Tra­ba­jo de Ita­lia, han sa­cu­di­do a mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do. De pron­to, pa­ra pas­mo de las au­dien­cias y de las ro­ta­ti­vas, pa­ra asom­bro de las aca­de­mias y del pú­bli­co de a pie, un po­lí­ti­co llo­ra en di­rec­to mien­tras des­gra­na an­te su par­la­men­to un ro­sa­rio de me­di­das des­ti­na­das a so­fo­car el ham­bre de la hi­dra eco­nó­mi­ca que nos de­vo­ra sin pie­dad. La lá­gri­ma, uno de los más atá­vi­cos ges­tos, aquel que pue­de con­te­ner en su fla­co con­ti­nen­te la ira, la fe­li­ci­dad, el do­lor, la ale­gría, el exi­lio, el amor, la muer­te, el na­ci­mien­to, el éx­ta­sis, el pá­ni­co, el ren­cuen­tro o la pér­di­da, al ser de­rra­ma­da por un po­lí­ti­co que es­tá sien­do es­cru­ta­do por la opi­nión pú­bli­ca y fil­ma­do por las te­le­vi­sio­nes de me­dio mun­do, se con­vier­te en un ras­go de su­per­la­ti­va emo­ción y, por en­de, en un ins­tan­te ines­pe­ra­da­men­te hu­mano.

Pe­ro sea­mos ho­nes­tos. Las lá­gri­mas de El­sa For­na­ro con­mue­ven no tan­to por lo que sig­ni­fi­can (la lás­ti­ma que una me­di­da de aus­te­ri­dad apli­ca­da a per­so­nas hu­mil­des pro­vo­ca en ca­si to­dos no­so­tros), co­mo por pro­ce­der de quien pro­ce­den (pues la per­ver­sión de la po­lí­ti­ca ha con­ver­ti­do ha­ce tiem­po a to­dos sus ac­to­res en hom­bres y mu­je­res que, a efec­tos prác­ti­cos, son en­car­na­cio­nes ma­quia­vé­li­cas, aje­nas a to­da sin­ce­ri­dad emo­ti­va). De mo­do que, en reali­dad, no so­lo sus com­pa­trio­tas, sino to­dos los po­lí­ti­cos del mun­do de­be­rían es­tar­le agra­de­ci­dos a es­ta abue­la ita­lia­na que, por unos días, les ha de­vuel­to, en for­ma de lá­gri­ma, la con­fian­za de to­dos aque­llos que tie­nen, des­de ha­ce de­ma­sia­do tiem­po, ra­zo­nes co­ti­dia­nas pa­ra llo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.