La obra maes­tra de un ar­tis­ta

El fran­cés Mi­chel Ha­za­na­vi­cius di­ri­ge una pe­lí­cu­la úni­ca: en blan­co y ne­gro, mu­da y ge­nial.

Tiempo - - CULTURA - POR GLO­RIA SCO­LA (Toronto)

en ple­na era del 3d hay que te­ner mu­chas aga­llas pa­ra ha­cer una pe­lí­cu­la en blan­co y ne­gro y mu­da. Tam­bién re­quie­re va­lor, o al me­nos áni­mo, acer­car­se a un ci­ne a ver un fil­me de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. No lo du­den. Há­gan­lo. Van a dis­fru­tar mu­chí­si­mo. Así lo hi­cie­ron los que la vie­ron en el fes­ti­val de Can­nes, en el de Mon­treal, en el de Toronto, en el de San Sebastián... y así lo co­rro­bo­ran los nu­me­ro­sos pre­mios ob­te­ni­dos has­ta la fe­cha. The Ar­tist, di­ri­gi­da por el fran­cés de 44 años Mi­chel Ha­za­na­vi­cius, no es ar­te y en­sa­yo en ab­so­lu­to. Es un me­lo­dra­ma con to­ques de hu­mor que fas­ci­na. Por sus imá­ge­nes, su ilu­mi­na­ción, su mú­si­ca, su ar­gu­men­to, sus in­ter­pre­ta­cio­nes... To­do en la pe­lí­cu­la es bueno.

Am­bien­ta­da en el Holly­wood de los años 20, na­rra la his­to­ria de una es­tre­lla del ci­ne mu­do (in­ter­pre­ta­da por Jean Du­jar­din, ca­ris­má­ti­co y pre­mia­do co­mo me­jor ac­tor en el pa­sa­do fes­ti­val de Can­nes) que ve có­mo su po­pu­la­ri­dad ba­ja en pi­ca­do con la apa­ri­ción del ci­ne so­no­ro. Ade­más, hay una tra­ma ro­mán­ti­ca, una mues­tra mag­ní­fi­ca de có­mo fun­cio­na­ba la ma­qui­na­ria del ci­ne en la épo­ca do­ra­da de Holly­wood, pe­ro es me­jor sa­bo­rear­la sa­bien­do lo mí­ni­mo del ar­gu­men­to. “Mi de­seo es que cuan­do uno sal­ga del ci­ne, se le ol­vi­de que la pe­lí­cu­la era mu­da y se acuer­de de la his­to­ria”, con­fe­sa­ba Ha­za­na­vi­cius en el fes­ti­val de Toronto. Pue­de sen­tir­se sa­tis­fe­cho, por­que lo con­si­gue.

“La idea de ha­cer una pe­lí­cu­la mu­da se me ocu­rrió ha­ce años. Na­die ha es­ta­do acos­tum­bra­do a ese for­ma­to des­de ha­ce tiem­po. Es pu­ro ci­ne. No sa­bía si po­dría ha­cer­lo, ya que al prin­ci­pio el ci­ne era muy jo­ven, en los años 20, pe­ro yo hoy ten­go la téc­ni­ca pa­ra ha­cer­lo”. Ro­da­da en 35 días en lu­ga­res mí­ti­cos de Holly­wood (“¡la ca­ma en la que cier­ta ma­ña­na se des­pier­ta el pro­ta­go­nis­ta es la de Mary Pick­ford!”), la pro­duc­ción es fran­co­bel­ga, no ame­ri­ca­na.

Pa­ra evi­tar el pas­ti­che –“imi­ta­ción o pla­gio que con­sis­te en to­mar de­ter­mi­na­dos ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de la obra de un ar­tis­ta y com­bi­nar­los, de for­ma que den la im­pre­sión de ser una crea­ción in­de­pen­dien­te”, se­gún la RAE– el ci­neas­ta vio in­fi­ni­dad de pe­lí­cu­las de esa épo­ca. “Que­ría com­pren­der las re­glas del jue­go y en­se­gui­da me di cuen­ta de que una co­me­dia o una co­me­dia iró­ni­ca no se sos­ten­dría du­ran­te ho­ra y me­dia. El for­ma­to de ci­ne mu­do im­po­ne una cier­ta for­ma de ver la pe­lí­cu­la por par­te del es­pec­ta­dor, así que el me­lo­dra­ma y la his­to­ria de amor en­ca­jan me­jor con ese for­ma­to. To­dos los lar­go­me­tra­jes de Char­les Cha­plin son me­lo­dra­mas con al­go de hu­mor”.

Pa­ra los ac­to­res su­pu­so un re­to in­ter­pre­tar per­so­na­jes que no ha­blan. Jean Du­jar­din es­tu­dió con de­ta­lle có­mo se mo­vían los ac­to­res del ci­ne mu­do, du­ran­te seis me­ses y a dia­rio apren­dió a bai­lar claqué con un pro­fe­sor y se lo pa­só en gran­de. “Es­to no es mi­mo o una pan­to­mi­ma. Que­ría que los ac­to­res in­ter­pre­ta­ran sus per­so­na­jes igual que si fue­ra una pe­lí­cu­la so­no­ra, pe­ro me re­sul­tó di­fí­cil plas­mar eso en el guión”.

Ha­za­na­vi­cius, co­no­ci­do por sus pe­lí­cu­las en las que pa­ro­dia el ci­ne de es­pías (OSS 117: El Cai­ro, ni­do de es­pías o OSS 117: Per­di­do en Río, am­bas pro­ta­go­ni­za­das por Jean Du­jar­din), con­fía en el fu­tu­ro co­mer­cial de The Ar­tist. “¡Yo creo que va a ser fan­tás­ti­co!”, ex­cla­ma.

En cues­tión de ga­lar­do­nes es­tá arra­san­do. Ya ha ga­na­do el pre­mio a Me­jor Pe­lí­cu­la del Círcu­lo de Crí­ti­cos de Nue­va York, del de Washington DC, en los fes­ti­va­les de St. Louis, Los Ham­ptons... y aunque a la ho­ra de es­cri­bir es­tas lí­neas no se sa­bían las no­mi­na­cio­nes a los Glo­bos de Oro (anun­cia­das el 15 de di­ciem­bre) sí pa­re­ce que op­ta­rá a los Os­car, cu­yas no­mi­na­cio­nes se anun­cian el 24 de enero y se en­tre­ga­rán el 26 de fe­bre­ro. Pa­se lo que pa­se, The Ar­tist es la obra maes­tra de un ar­tis­ta. Una de­cla­ra­ción de amor al ci­ne en su es­ta­do más pu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.